miércoles, 22 de diciembre de 2021

Irish Cream Whoopie Pies

  Estoy empezando poquito a poquito con esto de hornear y volver a publicar en el blog, así que de momento no tengo nada especialísimo para Noche Buena, algo caerá al final, pero como no quiero andar nerviosa pensando en las fotos y todas esas cosas a última hora, pues aquí estoy hoy para desearos felices fiestas. Disfrutad lo que podáis de estos días en los que parece que todo se vuelve a complicar y volvemos a vivir el día de la marmota una y otra vez.



  Precisamente, de estos pastelitos dejé un par en casa para mis chicos y el resto fueron a parar al hospi para mis compis, no es que hayamos terminado de estar bien, pero estas caídas en picado una y otra vez van a poder con la salud mental de tantos y tantos sanitarios que cada día lo entregan todo.



  Se hace complicado aguantar una y otra vez tantos envites, y los que leáis esto a lo mejor no lo creéis, pero tanto pacientes como familiares desde el gran confinamiento están más demandantes y agresivos. Pareciera que nosotros tuviéramos la culpa de algo de esto y se nos hace responsables de cosas que no están a nuestro alcance, pero es lo que hay.

  Ingredientes: 

  Para los bizcochitos:

* 1+ 3/4 tazas de harina para todo uso.

* 3/4 taza de cacao en polvo sin azúcar.

* 1+ 1/2 cucharaditas de bicarbonato sódico.

* 1/2 cucharadita de sal.

* 5 cucharaditas de mantequilla sin sal, a Tª ambiente.

* 1/2 taza de azúcar.

* 1/2 taza de azúcar moreno.

* 1 huevo grande.

* 1 taza de crema irlandesa.

* 1 cucharadita de extracto de vainilla.

  Para el relleno:

* 12 cucharadas de mantequilla sin sal, a Tª ambiente.

* 1+ 3/4 tazas de azúcar glas.

* 1-2 cucharadas de crema irlandesa.



  Preparación:

  De los bizcochitos:

- Precalentamos el horno a 180ºC y forramos la bandeja del horno con papel encerado para hornear. Reservamos.

- En un bol mediano tamizamos y mezclamos la harina, el cacao en polvo, el bicarbonato y la sal. Reservamos.

- En el vaso de la batidora mezclamos la mantequilla  y los azúcares con la paleta, a velocidad media-alta, hasta que nos quede suave, lo que nos llevará aproximadamente unos 3 minutos.

- Añadimos el huevo y volvemos a batir hasta que esté pálido y esponjoso lo que necesitará de unos 2 minutos a velocidad media-alta.

- Bajamos un poco la velocidad y agregamos la mitad de la mezcla de la harina poco a poco sin dejar de batir, luego la crema irlandesa y terminamos con la otra mitad de mezcla de harina, batiendo hasta que nos quede todo bien integrado.

- Con una cuchara de helado colocamos bolas sobre la bandeja de horno y horneamos 12-15 minutos.

- Dejamos enfriar sobre una rejilla.

  Del relleno:

- Mezclamos en el vaso de la batidora la mantequilla y el azúcar a velocidad media hasta que esté sueva y esponjoso, unos 3-5 minutos.

- Incorporamos la crema irlandesa y batimos hasta que estén combinados todos los ingredientes.


  Montaje final:

- Pasamos la mitad de nuestros whoopie pies por la parte curva por el glaseado de chocolate y los colocamos sobre una rejilla para que suelten el sobrante. 

- Si queréis poner alguna decoración, como yo, que he puesto unos sprinkles navideños, aprovechad este momento en tanto en cuanto seca esta cobertura.

- Una vez ya ha secado la cobertura, con una manga pastelera colocamos la crema pastelera sobre la otra mitad de whoppie pies que habíamos dejado reservados sobre la parte plana.

- Ya sólo nos queda colocar encima nuestras mitades con cobertura y listo...ya tenemos montados nuestros whoopie pies al completo.

  Bueno pues ya está, ya tenéis otra receta rica para estas fiestas. Sólo me queda desearos que paséis unos días estupendos de la manera que podáis, que os cuidéis y que disfrutéis de buenos manjares. Así que felices fiestas a todos, hoy especialmente a todos esos compis que necesitan tantos y tantos ánimos. Muchos besotes y Feliz Navidad!!!

sábado, 11 de diciembre de 2021

Turron Bundt Cake 2.0

  Pues no sé qué mosca me ha picado, no lo sé, pero aquí estoy de nuevo. Debe ser el ambiente navideño que siempre me despierta mis mejores instintos, el caso es que por aquí he vuelto y eso es señal de una única cosa, de que me encuentro mejor, mucho mejor de ánimos que hace unos meses.



  He necesitado terapia y derramar muchas lágrimas y he pensado, he pensado tanto que hasta ha dolido, pero me ha servido para llegar a muchas conclusiones, a las que aún le ando dando vueltas, pero he alcanzado un punto en el que sé que las decisiones que he tomado, aunque difíciles, son las que tienen que ser.



  Que cuáles son? Pues dejar a un lado a algunos familiares y ser consciente de que lo único que aportan a mi vida son cosas malas, lo que ahora se dice "personas tóxicas", yo los llamo de una manera bastante más basta, pero yo soy así, muy basta y muy bruta. Y me he dado cuenta de que aunque habrá heridas que estén ahí siempre por el daño que ya me han hecho, no debo dejar que me hagan aún más y me he dado cuenta de que soy más feliz a pesar de todo, y yo que ya he estado muy malita y con algo muy serio, tengo que priorizar eso en mi vida, tengo que aprovechar el tiempo que tenga, ya sea mucho o poco y disfrutar de las personas que quiero y me quieren, solo es eso.



  Bueno, y para estar más contenta tengo que volver a mis pasteles, aunque no los pueda comer, ya sabéis que me encanta darle de comer a todo el mundo cosas ricas, así que ayer llevé este bizcocho de turrón a mis compis del trabajo, versión 2.0, porque ya hay otra versión anterior en el blog, aunque creo que esta es mucho mejor, la he preparado ya muchas veces en los últimos años y es que gusta muchísimo, así que tomad nota.

   Ingredientes:

* 250 gr. de turrón de Jijona.

* 5 huevos de tamaño L, a Tª ambiente.

* 200 gr. de azúcar.

* 225 gr. de harina para todo uso.

* 200 ml. de nata para montar.

* 16 gr. de polvo para hornear.

* 75 gr. de mantequilla, a Tª ambiente.

* Una pizca de sal.




  Preparación:

- Precalentamos el horno  a 200ºC y engrasamos el molde, quienes me seguís sabéis que yo lo hago con espray desmoldante.

- En el vaso de nuestra batidora, con las varillas montamos nuestras claras con la pizca de sal a punto de nieve y reservamos.

- Ahora en el vaso de la batidora, ya retiradas y reservadas las claras montadas, añadimos la mantequilla y el azúcar y batimos a velocidad media-alta con la paleta, hasta que nos quede una mezcla pálida y esponjosa.

- Después añadimos las yemas de los huevos, como siempre, una a una y dejando que se vayan integrando bien en la mezcla, hasta que consigamos que nos quede cremosa.

- Desmenuzamos el turrón, lo añadimos y seguimos batiendo.

- Es el momento de la harina y la levadura (ya tamizadas) que iremos agregando poco a poco, sin dejar de batir.

- Por último, incorporamos las claras, y ya a mano y con movimientos envolventes con nuestra lengua pastelera.

- Vertemos en el molde, bajamos la Tª del horno a 180ºC y horneamos unos 60 minutos, yo a mitad del proceso lo tapo con papel de aluminio para que no se hornee demasiado por arriba, ya que después la base del bizcocho nos quedará más tostada de la cuenta,

- Una vez horneado dejamos reposar durante unos 10 minutos tras los cuales desmoldamos sobre una rejilla y dejamos enfriar.

  Pues ya está, no prometo estar cada semana, ni siquiera de manera regular por aquí, pero tengo ganas de estar , sin estrés, sin nervios, cuando me apetezca, pero seguir por aquí, al fin y al cabo. Así que como siempre, muchos besotes y hasta la próxima entrada.

lunes, 21 de junio de 2021

White Chocolate and Blueberry Cupcakes

  Pues no había tenido ni ganas de subir una receta en las últimas semanas, apenas horneo ahora, mis fuerzas están algo mermadas y mis ánimos más bien bajitos. Necesito ayuda, lo reconozco, me cuesta un vida levantarme cada mañana y afrontar lo de un día normal, ni más ni menos, mi estado físico no ayuda porque en tanto en cuanto conseguimos que mi cuerpo se adapte al tratamiento para la diabetes me faltan fuerzas, así que así es complicado que me levante con alegría.



  Ya estoy pidiendo ayuda, sé que no puedo continuar así, que necesito un empujón importante y en ello estoy. No puede ser que tenga días en los que por cualquier bobada me ponga a llorar como una tonta, esa no soy yo, de verdad. Siempre me he considerado una persona muy fuerte, muy dura, capaz de poder con todo, pero quizás todos tengamos un límite y puede que la enfermedad haya sido el mío para no poder avanzar más yo sola.



  La semana pasada fui a mi servicio para que mis compis me sacaran sangre para una analítica que me había pedido uno de tantos médicos como me están viendo y una de mis compañeras me daba ánimo y me decía: "Venga Yoli, que tú siempre has sido muy positiva", y es verdad. Sabéis cuál era mi primera frase del día a las ocho de la mañana cuando nos quedaban 14 horas de trabajo por delante: "Venga niñas, que ya mismo nos vamos"; siempre he intentado estar contenta y animar a los demás, pero últimamente no puedo.



  En fin, que ahí estoy intentando salir a flote, no quiero que mi familia me vea triste y decaída, así que no me queda otra que seguir luchando y en esa lucha he cumplido 47 añitos, así que ahí os dejo la receta que usé para ese día, porque por muy triste que esté no puedo dejar de ser yo y tenía que preparar algo, aunque fuera algo sencillo.

  Ingredientes:

  Para la magdalena:

* 430 gr. de harina para todo uso.

* 255 gr. de caster sugar (azúcar ultrafina para repostería, si no  la encuentras, pues azúcar de la de siempre).

* 1/2 cucharadita de sal.

* 3 cucharaditas de levadura.

* 125 ml. de aceite de oliva.

* 125 gr. de mantequilla, sin sal, a Tª ambiente.

* 2 cucharadas de yogurt griego o crema agria (yo usé esto último).

* 1 cucharadita de extracto de vainilla.

* 2 huevos grandes, a Tº ambiente.

* 200 gr. de chocolate blanco, derretido y enfriado.

* 200 gr. de chips de chocolate blanco.

* 300 gr. de arándanos.

  Para el frosting:

* 2 taza de mantequilla sin sal, a Tª ambiente.

* 2 cucharadita de vainilla en pasta.

* 8 tazas de azúcar glas tamizada.

* 4 cucharadas de nata para montar.



  Preparación:

  De la magdalena:

- Precalentamos el horno a 180ºC y preparamos el molde para los cupcakes con los papelitos que hayamos escogido.

- En el vaso de la batidora agregamos la harina, el polvo de hornear, la sal (estos tamizados) y el azúcar.

- A velocidad baja mezclamos durante un par de minutos para ayudar a que todo se combine bien.

- A continuación en una jarra o un bol agregaremos la leche, los huevos, el yogurt, el aceite y el extracto de vainilla y mezclamos bien.

- Añadimos los ingredientes húmedos a los secos y batimos a velocidad media hasta que todos los ingredientes queden bien integrados.

- Es la hora de incorporar el chocolate blanco derretido que teníamos reservado, batimos de nuevo, y ya solo nos quedan los chips de chocolate blanco y os arándanos que iremos integrando en la mezcla con una espátula a mano con movimientos envolventes.

- Repartimos la mezcla en los moldes y horneamos durante unos 20-25 minutos o hasta que al insertar un palillo, este salga limpio.

 Del frosting:

- En el vaso de la batidora colocamos la mantequilla, la nata y la vainilla y batimos con las varillas a velocidad medio-alta hasta que se suavice la mantequilla.

- Poco a poco vamos añadiendo el azúcar glas sin dejar de batir hasta obtener nuestro frosting. Si nos apetece una textura más o menos suave podemos agregar o quitar algo de nata.

- Dividimos el frosting en unas cuantas partes con los colores que prefiráis y los colocamos en mangas pasteleras diferentes con boquillas diferentes, eso ya a vuestro gusto.

- Después mezclé varios tipos de sprinkles.


  Pues ya está, mi reto estos días era escribir la entrada, me lo voy proponiendo así, que si un día hacer la receta, otro las fotos, otros la edición de las fotos, otro la del vídeo, etc., total que llegar hasta aquí se está convirtiendo en todo un proceso, pero no importante es llegar no?. pues eso, aquí estoy. Muchos besotes y hasta la siguiente entrada.

martes, 25 de mayo de 2021

Chromatica Cake

  El tiempo pasa volando y ya tocaba otro cumple en casa, y es que estos meses vamos uno detrás de otro, uno en abril, otro en mayo y otro en junio. ya después descansamos hasta noviembre, pero ahora se juntan las celebraciones.



  Y mi hijo mayor de repente va... y cumple ni más ni menos que 18 años, buffff... si me parece que fue ayer cuando iba aterrorizada de parto al Materno, era mi primer embarazo y la verdad es que estaba muy asustada, y cuando por fin  pude verle la carita me pareció el niño más guapo y maravilloso del mundo, y me lo sigue pareciendo, no nos vamos a engañar, la pasión de madre sigue ahí y creo que va a más por día...jajaja.

  Aunque yo creo que tengo motivos para sentirme orgullosa de él porque es tan bueno, tan noble, tan buen chico que lo único que se puede hacer con él es quererlo, y es que le pasa a todo el mundo, aunque empiece con mal pie con un profe al final termina encariñado con él, sus compis de clase lo quieren, y en casa, pues qué os voy a contar yo. Podría ser mejor estudiante??? pues sí, pero lo cierto es que su actitud ha cambiado mucho y me encanta verlo así de responsable ahora.



  La tarta???, pues es una receta de un bizcocho ligero de vainilla relleno con nata, aquí la gracia era hacer una versión de las Oreos de Chromatica de Lady Gaga, la versión americana, que además eran un regalo sorpresa por su cumple, que estaba loco por ver y probar esas galletas. Así que la tarta también tenía que ser sorpresa hasta el final para que no intuyera el regalo, total, que me lo he pasado estupendamente preparándole todas estas sorpresitas.

  Ingredientes:

  Para el bizcocho:

* 256 gr. de harina para todo uso.

* 200 gr. de azúcar.

* 2 cucharaditas de polvo de hornear.

* 1 pizca de sal.

* 160 gr. de suero de mantequilla o buttermilk (se pude sustituir por leche).

* 85 gr. de mantequilla sin sal, a Tª ambiente.

* 1/2 cucharadita de extracto de almendra.

* 2 cucharaditas de extracto de vainilla.

* 4 claras de huevo, a Tª ambiente.

* Colorante rosa.

  Para el relleno:

* 1 taza de nata bien fría.

* 4 cucharadas de azúcar, eso a vuestro gusto.

* Colorante verde.



  Preparación:

  Del bizcocho:

- Precalentamos el horno a 180º y preparamos nuestros moldes engrasándolos y forrándolos con papel encerado.

- En el vaso de la batidora con las varillas montanos nuestras claras de huevo hasta que no quede espeso y con picos suaves. Reservamos.

- En el mismo bol combinamos la harina, el polvo de hornear, la sal (todos estos tamizados) y el azúcar.

- Agregamos la leche, la mantequilla, los extractos y el colorante, sin dejar de batir, uno detrás de otro, hasta que nos queden todos los ingredientes bien integrados.

- Añadimos las claras de huevo que incorporaremos a mano con movimientos envolventes con nuestra lengua pastelera.

- Repartimos la masa en los moldes y horneamos entre 25-30 minutos o hasta que al insertar un palillo, este salga limpio.

- Una vez retirados del horno los dejamos reposar en el molde unos 10 minutos tras los cuales retiramos del molde y envolvemos en film transparente, yo los suelo preparar por la tarde y los dejo así envueltos hasta el día siguiente.

  Del relleno:

- Echamos la nata bien fría junto con el azúcar  y el colorante en el vaso de la batidora y batimos a velocidad alta con las varillas hasta que veamos nuestra mezcla bien montada

  Montaje:

- Pues colocamos nuestras capas de bizcocho alternando con las capas de nata y copamos la parte de arriba como más nos guste.

  Como veis, una tarta muy sencilla y aunque yo no sea fan de Lady Gaga creo que con esos colores ha quedado bastante resultona. A él le ha encantado y al final es eso lo que cuenta, que él lo disfrute y viva ese día con ilusión y alegría aunque tenga una abuela loca que pretenda amargarnos el día a todos, por suerte, no lo consiguió. Muchos besotes y hasta la próxima receta.

martes, 18 de mayo de 2021

Irish Cream Brownies

  Pues la semana pasada no pude o no quise publicar porque mi estado de ánimo fue un horror, sí, físicamente no me encuentro mal, pero por desgracia mi ánimo fluctúa mucho y no porque yo no  ponga de mi parte por encontrarme bien y con ganas de hacer cosas, pero cuando parece que voy remontando y me encuentro mejor pues vienen y me lo fastidian.



  Y diréis que quién me hace eso, pues estoy harta, así que lo voy a decir abiertamente, mi propia madre. Sí, esa señora se ha dedicado a maltratarme tanto física como psicológicamente desde que tengo uso de razón y he necesitado muchos años y muchos palos para llegar a la conclusión de que su presencia en mi vida y en la de mi familia es completamente dañina y que es mucho mejor para todos tenerla lejos.



  Aunque, claro, ella no piensa eso e insiste en hacernos la vida imposible y por más que yo quiera permanecer lejos e impasible por mi propio bien es algo que no puedo evitar, así que una y otra vez vuelvo a caer en la tristeza más absoluta, y vuelvo a necesitar de tiempo para recuperarme un poco y seguir hacia adelante.

  Ingredientes:

  Para el brownie:

* 2 + 1/2 tazas de harina para todo uso.

* 1 cucharadita de sal.

* 1/2 cucharadita de polvo de hornear.

* 2 tazas de chispas de chocolate semidulce.

* 1 taza de mantequilla sin sal.

* 1 + 1/2 tazas de dark brown sugar (si  no, pues azúcar moreno normal y ya está).

* 2 huevos grandes.

* 1/2 taza + 1 cucharada de licor de crema irlandesa, cantidad dividida.

  Para el glaseado:

* 120 ml. de nata.

* 240 gr. de chocolate semidulce, picado en trozos grandes.



  Preparación:

  Del brownie:

-  Precalentamos el horno a 180ºC, engrasamos el molde, forramos con papel encerado y volvemos a engrasar (yo siempre lo hago con spray desmoldante).

- En un bol mediano tamizamos la harina, el polvo de hornear y la sal, reservamos.

- En otro bol derretimos el chocolate con la mantequilla, y dejamos que vaya atemperando (yo lo hice en microondas, como siempre en tiempos cortos a unos 300 vatios).

- En el vaso de la batidora mezclamos el azúcar moreno, los huevos y 1/2 taza de licor de crema irlandesa.

- Una vez batidos añadimos la mezcla de mantequilla y chocolate y batimos hasta que se integre bien con el resto de ingredientes.

- Ahora añadimos la mezcla de harina y volvemos a batir, a velocidad baja, lo justo hasta que quede una masa homogénea.

- Vertemos en el molde y horneamos durante unos 40-45 minutos.

- Retiramos del horno y untamos con la crema irlandesa que nos quedaba mientras aún esté caliente.

  Del glaseado:

- Calentamos la nata en un cazo hasta que esté a punto de hervir.

- Retiramos del fuego y vertemos sobre el chocolate picado, revolvemos hasta que el chocolate esté completamente derretido.

- Vertemos el glaseado sobre nuestro bizcocho y decoramos a nuestro gusto, yo me decidí por estos peta-zetas de chocolate.

  habrá quien se pregunte que por qué hablo de cosas tan personales en un blog de recetas de repostería, pero de siempre, si hay alguien que siga este blog sabrá que a parte de un lugar donde colgar recetas se trata también de mi terapia, así que cuando tengo algo que decir lo escribo aquí, no es que tenga mucha repercusión porque no es que lo lea mucha gente, pero para mí es importante, así que por eso aquí sigue. Muchos besotes para los que lleguéis hasta aquí y hasta la próxima receta y desfogue personal.

miércoles, 5 de mayo de 2021

Maria Cookies Bundt Cake

  Pues aquí vuelvo, con una receta que he repetido ya unas cuantas veces, pero para la que nunca sacaba un hueco para fotografiar y poder enseñaros el resultado. Es un bizcocho realmente delicioso, da igual las veces que lo repita, todo el mundo lo agradece. Yo creo que  mi subconsciente no me dejaba hacerle fotos para que no parara de repetirlo...jajaja



  Y a pesar de que yo ya no pueda comer estas cosas, no quiere decir que no las siga preparando para los demás. De cualquier manera yo tampoco solía comer mucho de mis propios dulces, así que eso no me cuesta demasiado, bueno, quizás con el bizcocho que os traigo hoy un poquito, pero cuando no se puede, pues no se puede.



  Y es que a raíz de todo esto no puedo comer ni grasas, ni sal, ni azúcar porque resulta que también soy diabética, esa siempre ha sido una herencia esperada. Curioso tener un blog de repostería una diabética como yo, pero bueno, cosas más raras se habrán visto...digo yo.

  Ingredientes:

* 250 gr. de mantequilla, a Tª ambiente.

* 200 gr. de azúcar (yo suelo utilizar azúcar fina de repostería o caster sugar, pero no hay problema con el azúcar normal).

* 3 huevos, a Tª ambiente.

* 1 cucharada de extracto de vainilla.

* 300 gr. de galletas María.

* 225 gr. de leche condensada.

* 1 cucharadita de polvo de hornear.

* 1 pizca de sal.

* 120 ml. de leche o suero de leche (yo ya le he puesto de todo, suero de leche, nata agria, yogurt, leche,... y con todo ha salido bien, éste en concreto lleva suero de leche).



  Preparación:

- Precalentamos el horno a 180ºC y engrasamos el molde que vayamos a utilizar.

- En un procesador de alimentos trituramos las galletas hasta convertirlas en polvo. Lo reservamos junto a la sal y la levadura.

- En un bol pequeño mezclamos la leche condensada con el suero de leche (o la leche, o lo que uséis)

- En el vaso de la batidora mezclamos la mantequilla y el azúcar a velocidad media-alta hasta que ahay blanqueado y aumentado su volumen.

- Añadimos los huevos, uno a uno, batiendo bien entre ellos para que se vayan integrando bien a la masa.

- Agregamos la vainilla y batimos de nuevo.

- Bajamos la velocidad y vamos añadiendo poco a poco los ingredientes secos, alternando con los líquidos, empezado  y terminando con los secos, hasta obtener una mezcla homogénea.

- Vertemos la masa en el molde y horneamos durante 60 minutos, o hasta que al insertar un palillo, este salga limpio. Yo, a la media hora le coloco un trozo de papel de aluminio en la parte superior del molde para que no se dore demasiado.

  Pues hasta aquí he llegado hoy, una receta nueva que os recomiendo que hagáis sí o sí y que la probéis, que está la mar de rica. Yo, a pesar de no poder comerlos, seguiré preparando cositas para los que me rodean, que ellos no tienen la culpa, así que muchos besotes y hasta la próxima entrada.

miércoles, 28 de abril de 2021

Chocolate Layer Cake

  Algunos os preguntaréis que qué ha pasado conmigo en estas semanas, otros lo sabéis ya, per en cualquier caso no he dicho nada por aquí, así que toca contar la historia y es que hace justo un mes sobre esta hora estaba ingresada en la observación de urgencias y casi camino de la UCI, había sufrido un infarto y tenían que someterme a un cateterismo para despejar algunas arterias obstruidas.



  La cosa estaba más complicada de los que parecía en principio y tuvieron que someterme a un segundo cateterismo dos días después, y parece ser que me libré de la intervención en quirófano abierta en canal porque a pesar de que es una intervención dolorosa aguanté bastante bien el tirón.

  Total, que ayer, mientras celebrábamos el cumple de mi pequeño me daba cuenta de que estaba viva y por suerte, debo decirlo, me pilló trabajando, así que gracias a la intervención de mis compis todo fue rapidísimo. Así que eso, que estoy viva, al principio estaba eufórica, había salido de ese trance y todo el mundo ha sido conmigo..., bufff, no tengo palabras de agradecimiento para expresarlo. Unos días después vino el bajón, asimilar algo así es no es fácil y me encontraba agobiada, saturada y sin ganas de nada.

  Pero ayer era el cumple de mi peque y sí o sí tenía que estar a la altura, prepararle su tarta y estar a su lado, que un poco más y no estoy pa contarlo.

  Ingredientes:

  Para el bizcocho:

* 2 tazas de harina para todo uso.

* 2 tazas de azúcar.

* 3/4 taza de cacao en polvo, sin azúcar.

* 2 cucharaditas de polvo de hornear.

* 1+1/2 cucharaditas de bicarbonato sódico.

* 1 cucharadita de sal.

* 1 taza de leche.

* 1/2 taza de aceite vegetal, yo lo he usado de oliva.

* 2 huevos.

* 2 cucharaditas de vainilla en pasta.

* 1 taza de agua hirviendo.

  Para la cobertura:

* 1 taza de nata bien fría.

* 4 cucharadas de azúcar, eso a vuestro gusto.

* 3 cucharadas de cacao en polvo (tipo Cola-Cao).



  Preparación:

  Del bizcocho:

- Forramos y engrasamos tres moldes para la tarta de unos 18-20 cm. y precalentamos el horno a 180ºC.

- En un bol tamizamos juntos la harina, el caco, el polvo de hornear, el bicarbonato y la sal.

- Vamos añadiendo sin dejar de batir, la leche, el aceite, los huevos y la vainilla hasta que nos quede una mezcla suave.

- Agregamos por último el agua hirviendo y mezclamos  hasta que nos quede una mezcla homogénea.

- Repartimos la masa en los moldes y horneamos entre 25-30 minutos o hasta que al insertar un palillo, este salga limpio.

- Una vez retirados del horno los dejamos reposar en el molde unos 10 minutos tras los cuales retiramos del molde y envolvemos en film transparente, yo los suelo preparar por la tarde y los dejo así envueltos hasta el día siguiente.

  De la cobertura:

- Echamos la nata bien fría junto con el azúcar  y el cacao en el vaso de la batidora y batimos a velocidad alta con las varillas hasta que veamos nuestra mezcla bien montada

  Montaje:

- Pues colocamos nuestras capas de bizcocho alternando con las capas de nata y la recubrimos a nuestro gusto.

  Como veis es una tarta sencilla, pero según mi familia es la mejor que he hecho jamás de chocolate, así que los voy a creer. No creáis que no he preparado nada en estas semanas, es que no tenía ganas de hacer fotos y tampoco de escribir entradas con recetas pendientes que andan por ahí. Pero hoy me ha parecido un buen momento, además he querido acompañar la tarta con esa bandeja que me hizo mi peque hace ya algunos años por el Día de la Madre por eso de que está cerca también y aunque yo tenga una madre horrible debo decir que mis hijos me han hecho sentirme a mí la mejor madre del mundo. Bueno, que seguiré por aquí, contándoos mi vida y nuevas recetas, que muchos besotes y hasta la siguiente entrada.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...