sábado, 14 de mayo de 2011

Magdalenas de nubes ( Reto semanal de lagdalena: S-13 ).

  Como cada semana, enseñando los deberes a las profes para que pongan nota. Los deberes esta semana consistían en unas magdalenas de nubes, no me digáis que no suena bien ehhh???


  En mi casa nos encantan estas chuches, así que las hice lo más pronto que pudo permitírmelo mi salud, un poco tocada en los últimos días con un catarrazo de los de aupa. De esta tanda le llevamos media docena al profe-tutor de mi hijo mayor, Don Sergio, no es la primera vez, en Navidades los cupcakes se convirtieron en el regalo principal.


  De un tiempo a esta parte la repostería ha pasado a ser uno de mis regalos más habituales. ¿Por qué? Por varios motivos, sin implicar conocer excesivamente bien a la persona en cuestión constituye un presente personalizado, quiero decir que no se necesita saber el perfume preferido de la persona en cuestión, ni sus gustos en lectura, ni su talla. No estaría de más saber su sabor dulce favorito, pero escogiendo un sabor que guste a la mayoría no se suele fallar. Estamos rodeados de tanta gente a la que hasta le tomamos cariño pero conocemos tan poco...¿verdad?


  Como los profes de mis hijos, ellos pasan muchas horas al día al día con sus maestros y nos cuentan anécdotas sobre ellos, acudimos a tutorías regularmente y te das cuenta de que conocen muy bien a tu peque, aunque tú realmente sabes muy poco sobre ellos. Sabes si son más dulces o estrictos, cómo le demuestra cariño a tu  hijo, hasta dónde puede llegar su paciencia y un montón más de cosas, pero no tienes tanto contacto directo con ellos, así que cuando quieres agradecerles todo lo que hacen por tu familia cuidando y enseñando a tus niños te planteas cómo, qué tipo de detalle les gustará y  deseas que sea algo que no pase a ser un trasto más sin utilidad alguna y que no suponga más que una molestia.


  Así que cuando descubrí que a los demás les gustan mis pasteles pues decidí que era un regalo ideal, hecho con cariño y dedicado expresamente para esa persona sin necesidad de conocer a fondo a la misma. Ya lo he contado en alguna ocasión pero me encanta llevar también pastelitos al trabajo, es una forma de demostrar mi cariño a las personas que comparten tantas horas contigo, aunque también hay que decir que no me hace tanta gracia cuando lo disfruta alguien a quien no aprecio tanto, ¿por qué mentir?, siempre hay con quien sintonizas mejor y a quien le tomas más cariño, y también están esas personas por las que no sientes tanta admiración por unos u otros motivos.


  Hace poco me decía un compì que lee de vez en cuando este blog: "No veas cómo las sueltas...". Sí, es verdad, como se dice por aquí, desfogo a base de bien y me quedo la mar de a gusto, y quien se dé por aludido pues que se dé, por algo será. No es que no me guste decir las cosas a la cara, pero de cuando en cuando una se tiene que morder la lengua para evitar situaciones incómodas, no sólo para mí misma, sino también para los que me rodean. Ser muy clara, a veces trae consecuencias, y procuro soltarlo sólo cuando creo que la situación pasa a ser insoportable y no puedo guardármelo más. Esto tiene sus consecuencias, claro y es que cuando me callo demasiado es como si me consumiera y se manifiesta en forma de migarñas o neuralgias insoportables que al final sufrimos mi familia y yo.


  Y es que siempre hay alguien que cuando te ve feliz siente esa necesidad de meter cizaña, de provocar situaciones estresantes y de intentar amargarte la existencia. Me voy haciendo más mayor, es ley de vida, y voy aprendiendo más y mejor cómo manejar estas circunstancias, pero no deja de ser un fastidio que alguien base su vida en complicársela a los demás.

  Bueno, pues hoy también me he explayado, esto se va pareciendo mucho a un confesionario, así que ya mismo os veo poniéndome penitencias...jejeje. Venga, empecemos con los ingredientes:

* 100 grs. de nubes blancas pequeñas.
*  225 grs. de harina blanca.
* 55 grs. de cacao en polvo.
* 1 cucharada (15grs) de levadura química en polvo.
* Una pizca de sal.
* 115g. de azúcar moreno de caña (yo puse 175 grs).
* 2 huevos.
* 200 ml. de leche.
* 6 cucharadas de aceite de girasol que se puede sustituir por 85 grs. de mantequilla en pomada ( yo esos 85 grs. de margarina).

  Y ahora con la preparación:

- Con unas tijeras, cortamos las nubes a la mitad (yo como tenía nubes grandecitas las corté en muchos trocitos).

- En un cuenco grande ponemos los ingredientes secos: tamizamos la harina junto con el cacao, la levadura y la pizca de sal y añadimos el azúcar y las nubes.


- En otro cuenco batimos ligeramente los huevos e incorporamos la leche y el aceite.


- Hacemos un hueco en el centro de los ingredientes secos y vertemos los líquidos batidos. Mezclamos para unir todos los ingredientes sin trabajar demasiado la masa.


- Repartimos la mezcla en los moldes y , enseguida, horneamos durante aproximadamente 20 minutos, hasta que estén altas, doradas y firmes.

- Al sacarlas del horno, las dejamos reposar 5 minutos y las retiramos del molde, colocándolas en una rejilla hasta que se enfríen.


   El frosting en este caso es una buttercream de nubes que nos ha encantado a todos, el resultado es parecido al super-frosting que ya os enseñé hace unos meses, yo lo encuentro más firme y brillante, y con ese saborcito tan rico de las nubes, necesitaremos:

* 100 gramos de nubes.
* 450 gramos de mantequilla.
* Una taza de leche, que son unos 240 cc.
* Una taza y media de azúcar glass, unos 180 grs.

La elaboración es muy sencilla, os la pongo tipo Thm que resulta más cómodo, pero se puede hacer igualmente sin ella:

- Primero ponemos la leche y las nubes y programamos un par de minutos a 70ºC y velocidad 2- 3, vamos, lo justo para que las nubes queden bien derretidas e integradas.


- Una vez hecho esto, dejamos reposar la mezcla hasta que quede al menos templada o a Tª ambiente.

- Ahora con la Thm poniendo la mariposa, a velocidad 2-3, sin tiempo ni Tª, vamos añadiendo la mantequilla a trozos y el azúcar glass de forma alterna.

- El proceso debería llevarnos unos 10-15 minutos, habrá un momento en que os parecerá que la mezcla se va a cortar, no decaigáis, seguid con el proceso, que no debe llevaros más de 10-15 minutos.

- Pasado este tiempo os encontraréis con un frosting cremoso, firme y brillante.


  Pues esto es todo chicas, el resultado ha sido muy muy bueno, hasta ahora no lo he dicho de ninguna, pero éstas pienso repetirlas.

14 comentarios:

  1. Tu foto en el grupo me había encantado, pero esto de ver tantas juntas....wowww!!! Te han quedado genial, un color precioso y una apariencia tan de...juguete..!!! Me encantan!:)

    ResponderEliminar
  2. Deben de haber estado riquísimas!!, muchas gracias por compartir la receta.

    ... y a los que incomodan... no hacerles caso... no vale la pena perder un tiempo hermoso.

    Un besito

    ResponderEliminar
  3. Guau !!!! que bonitas y que esponjosas !!!
    Bss

    ResponderEliminar
  4. Te han quedado preciosas y muy esponjositas. Si que es un regalo estupendo.

    ResponderEliminar
  5. Qué ricas con un café. ¿Me sirves uno? Gracias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Que monada! con tu permiso nos quedamos por aquí!

    ResponderEliminar
  7. Guapa, soy maestra, y si me regalan unas magdalenas así, le pongo a tu niño sobresaliente!! jejeje, en serio, son detalles que los profes agradecemos, porque quien tiene un detalle contigo, de alguna manera, está acordándose de ti y de labor en el colegio. El profesor de tu hijo estará encantado, lo cuidas muy bien. Bueno, besos!

    ResponderEliminar
  8. Estoy totalmente de acuerdo que es un bonito detalle, y además no ocupa sitio en una estantería jeje, te han quedado preciosas me encantan las nubes, tengo que probar ese frosting tan delicioso
    besotes

    ResponderEliminar
  9. Yolanda, ya te dije y te lo repito: son espectaculares!!!! Me chifla tu frosting de nubes, yo lo hago con los mismos ingredientes pero diferentes cantidades, y me queda más esponjoso... tengo que probar el tuyo que tiene una pintaza y un brillo.....

    Besotes!

    Eva

    ResponderEliminar
  10. Hola guapa!!!!! madre mía que magdalenas tan ummmmmmmmmmmmmmmmmm, tienen que estar riquísimas y ese frosting que bien te ha quedado!!! Gracias por compartir la receta guapa, a ver si me animo a hacerla un día de estos. Besos guapa!!!!

    ResponderEliminar
  11. sonia, una semana más, espectaculares!!

    ResponderEliminar
  12. Tienes toda la razón. Las magdalenas geniales, tengo que perder el miedo hacer esos churritos tan monos. También sería bueno tener alguna boquilla Wilton... tengo las de ikea y sólo he hecho nubes de patata al horno... Cuando quieras hacer una quedada de café con magdalenas yo me apunto... P.D. Voy hacer ahora mismo el bizcocho de tableta de chocolate para los míos y el de manzana con mascarpone para las chicas del comedor del cole de mi niña... Me encantan tus recetas

    ResponderEliminar
  13. Tienen una pinta fabulosa, seguro que muy ricas. A mi también me encanta regalar las cosas dulces que hago. Este año empezó el cole mi niño y en navidad, cumple y alguna cosilla más allá que le he enviado galletas para todos los de su clase, me encanta, al igual que me ha encantado visitarte.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Gracias a todas por vuestras palabras, siempre supone una alegría que otra persona dedique unos minutos a darte su opinión y con ella, su cariño, claro.
    Fátima,ya conozco a más de un maestro que me dice que si una madre le ragalara estas cosas le pomdría un sobresaliente. Yo creo que es una forma de reconocer su labor, yo que también trabajo para los demás lo entiendo así, y comprendo que se tiene un sueldo para hacerlo, pero el agradecimiento a quien lo hace con tantas ganas y tan bien hay que demostrarlo.
    Coque, echa un vistazo al bunst de hoy, que es para flipar y también te lo apuntas...jejeje
    Eva, yo también probaré tu frosting que tiene una pinta genial.
    De nuevo gracias a todas por estar ahí, sois un encanto. Besotes.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...