miércoles, 11 de enero de 2017

Caramel Pudding Chiffon Cake

  Ya estamos inmersos en la rutina de nuevo y no puedo estar más cansada estos días ya que un asunto familiar lo ha complicado todo un poco, pero ahí vamos ya con el trabajo y el comienzo de las clases para los chicos.


  Pero lo que no podía dejar de hacer era estrenar mi regalo de Reyes, y es que siempre se portan bien, pero lo de este año ha sido lo más, una Kitchen Aid nuevecita de color verde. Quería preparar algo que me dejar comprobar lo estupenda que es, y no me ha decepcionado ni un poquito chico. Monta las claras que es una maravilla, bueno y las yemas, y lo que se tercie.


  No es mi primer chiffon cake, incluso he preparado algunos angel, pero creo que ninguno me ha quedado tan tan tan esponjosísimo y eso que habían resultado estupendos, pero para mí éste ha sido el mejor.


  Ingredientes:

* 7 yemas de huevo (los huevos deben estar a Tª ambiente).
* 90 gr. de pudding de caramelo.
* 90 ml. de aceite vegetal.
* 125 ml. de leche (a Tª ambiente también).
* 180 gr. de harina.
* 1 cucharadita de levadura.
* 1/2 cucharadita de sal.
* 7 claras de huevo.
* 90 gr. de azúcar.
* 1/4 cucharadita de cremor tártaro.


  Preparación:

- En el cuenco de la batidora batimos las yemas de huevo hasta que se pongan pálidas y suaves.

- Añadimos el aceite y seguimos batiendo hasta que quede todo bien combinado.

- Agregamos la leche y batimos a velocidad baja durante 1 minuto.

- Es el momento de que echemos el pudding de caramelo, continuamos batiendo a velocidad baja hasta que quede bien incorporado.

- Por último añadiremos la harina, junto con la levadura y la sal (todo previamente tamizado). Reservamos.

- Ahora vamos a montar las claras a velocidad lata, hasta que estén espumosas.

-  Agregamos el cremor tártaro y continuamos batiendo hasta que se formen picos suaves.

- Poco a poco vamos añadiendo el azúcar sin dejar de batir hasta que se formen picos duros.

- Transferimos 1/3 del merengue en la mezcla de yema de huevo y mezclamos con nuestra espátula con movimientos envolventes.

- Repetimos la operación en otras 2 tandas.

- Vertemos la mezcla en el molde sin engrasar y horneamos en el horno precalentado a 160ºC, durante unos 50 minutos o hasta que al insertar un palillo éste salga limpio.

- Invertimos el molde y dejamos enfriar por completo. Si no tenéis el molde apropiado como es mi caso podéis apoyar los bordes del molde sobre algo que lo mantenga elevado. Y es que la idea de que termine de enfriar por completo en el molde y hacia abajo es que no baje el bizcocho, ya que su propio peso hará que se mantenga así de voluminoso y esponjoso.

- Ya completamente frío desmoldamos, es muy posible que necesitéis pasar algún cuchillo afilado por el filo para que salga del molde, ya que no al no estar engrasado (lo que es absolutamente necesario para que podamos colocarlo hacia abajo sin que se nos salga) dificulta un poco esta labor.

  Yo le preparé un glaseado de chocolate y rematé con esos trocitos de toffe y esos merengues pequeñitos, pero podéis hacer con lo que más os guste. Si lo dejáis sin nada el bizcocho por sí sólo es una maravilla.


  Pues ya está, espero que os guste la receta, todo el mundo ha dicho que era fantástico así que ojalá os decidáis a prepararlo y me contéis qué tal os queda. Y preparaos, porque estoy loca por sacarle rendimiento a mi batidora nueva. Muchos besotes.


lunes, 2 de enero de 2017

Roscón de Reyes (de chocolate, plátano y dulce de leche)

  Ea, pues ya han pasado Noche Buena y Noche Vieja y ya están los Reyes Magos de camino. Y aunque sea acabando ya las fiestas navideñas debo decir que es el día que más me gusta, que más disfruto desde siempre.


  Desde la ilusión que tenía cuando era una cría a la que tengo ahora por ver las caras de mis hijos cuando abran sus regalos, aunque ya no sean tan pequeños, para mí sigue teniendo la misma magia y el mismo encanto.


  Y es que todo va en función de las ganas que uno le quiera poner, verdad??? Ojalá no perdiéramos nunca esa ilusión infantil y viviéramos todo con esa alegría, a pesar de los pesares. Yo creo que no está mal lo de esforzarse, aunque sólo sea unos días al año (aunque estaría genial que fueran todos) por alegrarle la vida un poco a los que tenemos al lado, ese tipo de cosas nos hacen más felices a todos.


  Este año nuestro roscón es un poco distinto, ya sabéis que me encanta hacerlo cada año de un modo diferente y dándole vueltas este año se me ocurrió que fuera así. No sé si os gustará que lo cambie un poco o sois de los que no os gusta saliros de lo clásico, pero bueno, como el clásico lo podéis encontrar en muchísimos blogs pues yo me salgo un poco de la norma para ofreceros este.


  Ingredientes:

* 250 gr. de leche.
* 30 gr. de levadura fresca prensada.
* 50 gr. de azúcar.
* 50 gr. de mantequilla.
* 1 huevo.
* 450 gr. de harina de fuerza.
* Un pellizco de sal.
* 1 taza de nata para montar.
* 1/2 taza de dulce de leche.
* 2 plátanos.
* Cobertura de chocolate (la que tengáis costumbre de preparar).


  Preparación (en thermomix):

- Ponemos en el vaso de la thermomix la leche, la levadura, el azúcar y la mantequilla; y programamos 1 minuto, Tª: 37ºC, velocidad 2.

- Incorporamos el huevo y mezclamos 10 segundos, velocidad 3.

- Añadimos la sal y la harina y mezclamos 15 segundos, velocidad 4.

- A continuación amasamos durante 3 minutos, vaso cerrado, velocidad espiga.

- Dejamos reposar la masa dentro del vaso con el cubilete puesto durante hora y media.

- Retiramos la masa del vaso, desgasificamos con la mano y la trasladamos a una mesa de trabajo enharinada donde amasaremos hasta conseguir una masa elástica que no se nos quede pegada a las manos.

- Le damos la forma al roscón, yo he decidido partir la masa por la mitad para hacer dos, pero eso ya a vuestro antojo.

- Dejamos levar durante otra hora y media para que doble su volumen.

- Podéis pintarla con huevo o mantequilla, yo decidí dejarlo tal cual ya que iba a cubrirlo con la cobertura de chocolate.

- Precalentamos el horno a 200ºC y horneamos durante unos 15 minutos (tened en cuenta que yo he empleado la mitad de masa).

- Retiramos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.

- Mientras montamos nuestra nata, cuando esté firma le agregamos el dulce de leche y seguimos batiendo hasta que nos quede todo bien integrado. Con la medida de nata que os doy da para rellenar los dos roscones, pero necesitaréis 2 plátanos para rellenar cada roscón.

- Una vez frío, lo cortamos por la mitad, aplicamos la cobertura de chocolate y decoramos a nuestro gusto.

- Y una vez endurezca la cobertura podemos abrirlo para rellenar con nata y los plátanos cortados en rodajitas.


  En casa ha encantado el toque que le he dado este año. La masa queda tiernecita y el sabor es fantástico aunque no se ajuste al tradicional. Solo me queda deciros que espero que los Reyes os traigan todo eso que deseáis y mucho más si puede ser y enviaros montones de besotes.

sábado, 31 de diciembre de 2016

Panna Cotta con Tocino de Cielo

  Anda, otro año que se nos va, y otro año que aparezco por aquí para desearos lo mejor para el que viene y como siempre con una recetita. Me hubiera encantado poder haberla enseñado ayer, pero encartó irnos a comer fuera y allá que fuimos y ya me fue imposible hacer las fotos y la entrada.



  Pero es que esos momentos familiares no me gusta perdérmelos por nada del mundo. A los chicos les encanta eso de salir a comer y al final termina siendo una fiesta para todos.



  Ha sido un año complicado, con muy malos ratos, con muchos cambios, pero en estos últimos meses todo se ha ido enderezando y se encauza hacia un futuro mejor, lleno de ilusiones y esperanzas. Si soy sincera, lo que más fuerzas me da es pensar que a mi pequeño sólo le quedan unos meses en el colegio donde está y pronto podremos desvincularnos de un lugar que nos ha traído muy malas experiencias en los últimos tiempos.


  Ingredientes:

  Para el Tocino de Cielo:

* 6 huevos.
* 400 gr. de azúcar.
* 400 gr. de agua.

  Para la Panna Cotta de Buttermilk (o suero de leche):

* 1+1/2 tazas de nata (para montar).
* 1/2 taza de soft light brown sugar (lo de siempre, si no la encontráis pues azúcar moreno).
* 4 hojas de gelatina.
* 2 tazas de buttermilk (ya sabéis que si no tenéis la oportunidad de comprarla, se puede hacer de forma casera. hay montones de recetas por la red, yo la compro en Aldi, por si os viene bien saberlo).


  Preparación:

  Del Tocino de Cielo (en thermomix):

- Preparamos un almíbar con el agua y el azúcar poniendo ambos en el vaso y programando 15 minutos, Tª Varoma y velocidad 2.

- Se deja enfriar el líquido fuera del vaso.

- Una vez templado el almíbar, echamos al vaso con la mariposa puesta 3 yemas y 3 huevos enteros y programamos 1 minuto, velocidad 2 y vamos echando lentamente en almíbar.

- Colamos la mezcla y la repartimos en nuestros vasitos caramelizados previamente.

- Ahora los colocamos al baño María bien tapaditos con papel de aluminio a 200ºC durante 45 minutos.

- Los dejamos templar y metemos en el frigorífico hasta que estén bien firmes.

  De la Panna Cotta de Buttermilk (o suero de leche):

- En un bol pequeño hidratamos las hojas de gelatina.

- En una cacerola mediana, combinamos la nata y el azúcar y lo cocinamos a fuego medio hasta que esté caliente. Retiramos del fuego.

- Añadimos la gelatina hidratada y bien escurrida a la nata caliente y removemos hasta que se disuelva.

- Vertemos la buttermilk y removemos de nuevo hasta que quede bien integrada.

- Repartimos en los vasitos sobre el tocino de cielo y refrigeramos al menos 4 horas, yo os recomiendo toda una noche, estará mucho más firme.


  Veo a mi hijo mayor feliz en el instituto donde va este curso, y eso es lo que quiero también para mi hijo pequeño. Al final lo que más importa es eso, la familia y viéndolos bien a ellos estamos todos mucho mejor. Venga, pues espero que tengamos muy buena estrella este año todos (por eso he puesto tantas en las fotos) y muchísimos besotes. ¡¡¡Feliz 2.017!!!

sábado, 24 de diciembre de 2016

Red Velvet Cheesecake Cake

  Hola a todos, pues como cada año me gusta publicar aunque sea el mismo día de Noche Buena para poder así desearos lo mejor para estas fechas. No he parado de hornear, pero por desgracia no he tenido tiempo como para hacer fotos y escribir alguna entrada, eso sí, todo lo que he preparado ha gustado muchísimo, así que con eso me doy por satisfecha.


  Quería repetir esta tarta Red Velvet con tarta de queso, y es que la preparé para la mesa dulce de los profes que hago cada año, pero ni la catamos y tenía una pintaca que nos tenía a todos en casa embobados. Así que me dije que para Noche Buena, y aquí está. Será el postre que remate nuestra cena, aunque como veréis ya hemos dado cuenta de ella, aunque solo fuera para poder confirmaros que está riquísima...jejeje


  Pues eso, que está la mar de buena, que desde que la vi por la red me tenía obsesionada y es tan buena idea como parece así a simple vista. La combinación es perfecta, como cabía esperar y os la recomiendo a todos, si no para estas fechas, para cuando encarte.


  Ingredientes:

  Para la tarta de queso:

* 580 gr. de queso crema, a Tª ambiente.
* 2/3 taza de caster sugar (si no la encontráis, pues azúcar blanco del normal).
* Una pizca de sal.
* 2 huevos grandes, a Tª ambiente..
* 1/3 taza de crema agria.
* 1/3 taza de nata (para montar).
* 1 cucharadita de extracto de vainilla.

  Para el Red Velvet:

* 2+1/2 tazas de harina para todo uso.
* 1+1/2 tazas de caster sugar (si no la encontráis, pues azúcar blanco del normal).
* 3 cucharadas de caco en polvo sin azúcar.
* 1+1/2 cucharaditas de bicarbonato sódico.
* 1 cucharadita de sal.
* 2 huevos grandes, a Tª ambiente.
* 1+1/2 tazas de aceite de girasol.
* 1 taza de suero de leche (o buttermilk).
* Colorante rojo en pasta, si usáis así, en pasta, os basta con una cucharadita.
* 2 cucharaditas de extracto de vainilla.
* 2 cucharaditas de vinagre blanco.

  Para el frosting:

* 300 ml. de nata para montar.
* 200 gr. de queso grema.
* 1/2 taza de azúcar glas (tamizada).


  Preparación:

  De la tarta de queso:

- Precalentamos el horno a 180ºC y preparamos un molde con spray antiadherente cubriendo el fondo con papel de horno (también engrasado). También debemos envolver el fondo y los laterales (por fuera) con papel de aluminio.

- Usaremos una fuente grande que llenaremos con agua caliente y la meteremos en el horno a la espera de nuestra tarta de queso, para cocinarla al baño María.

- En el vaso de la batidora echamos el queso crema y lo batimos hasta que consigamos que esté suave y más cremoso.

- Añadimos el azúcar y la sal y batimos bien.

- Agregamos los huevos, uno a uno, batiendo entre ellos para que vaya quedando todo bien integrado.

- En un bol pequeño mezclaremos la nata agria, el suero de leche y el extracto de vainilla.

- Agregamos a la mezcla anterior y mezclamos bien, que nos quede una masa homogénea.

- Horneamos al baño María durante unos 45 minutos, debe verse bien doradito por arriba.

- Una vez horneada, la dejamos enfriar y después metemos en el congelador, yo la dejé toda la noche.


  Del Red Velvet:

- Precalentamos el horno a 180ºC y preparamos nuestros moldes con spray antiadherente.

- En un bol grande mezclamos la harina, el caco en polvo, el bicarbonato y la sal (todo tamizado) junto con el azúcar.

- En el vaso de la batidora agregamos los huevos, el aceite, el suero de leche, el colorante alimenticio, el extracto de vainilla y el vinagre y batir a velocidad media-baja hasta que estén bien integrados..

- Añadimos ahora los ingredientes secos y volvemos a mezclar bien.

- Una vez conseguida una mezcla homogénea, la vertemos repartida entre nuestros dos molde y horneamos durante unos 45-50 minutos, o hasta que al insertar un palillo, este salga limpio.

- Ya horneados, los dejamos enfriar en el molde durante unos diez minutos y dejamos que se termine de enfriar en una rejilla.


  Del frosting:

- Vertemos todos los ingredientes en el vaso de la batidora hasta obtener una crema suave pero firme.


  Montamos el pastel:

  Pues esto ya es bien fácil, nuestra capa de Red Velvet, la capa de tarta de queso (aún congelada) y nuestra otra capa de Red Velvet. Cubrimos con nuestro frosting y decoramos a nuestro gusto y al frigorífico hasta la hora de servir.



  Hoy no me enrollo mucho, que la receta aunque no es complicada, sí que es un poco larga y aún me quedan montones de cosas por hacer. Desearos, como os decía al principio, lo mejor; que disfrutéis días como el de hoy y mañana rodeados de la familia y las personas que queréis que al fin y al cabo eso es lo importante aunque suene muy tópico. Besotes para todos y Feliz Navidad!!!

viernes, 9 de diciembre de 2016

Christmas Shopping Cake

  Pues ya tocaba hacer algo navideño, todos lo hacemos. El puente (o semana rara como ha sido este año) de La Inmaculada es el pistoletazo de salida para que saquemos las decoraciones de los trasteros y pongamos nuestras casas de gala para la época que se avecina.


  No estoy yo con el espíritu navideño de otros años, no sé por qué y es que gracias a Dios no tengo motivos para estar más triste o desganada. Pero esta vez me ha pillado con el cuerpo así, supongo que todo es ponerse y hacer ganas.


  En cualquier caso, fuera cual fuera mi estado de ánimo tenía que preparar esta tarta, la de todos los años, la del escaparate de mi amigo Antonio y quería que fuera algo diferente a la de otros años y a ser posible un poco más personalizada y relacionada con su negocio.


  Como me gusta calentarme la cabeza (aunque después me duela) para ver lo que voy a hacer. Bicheo por la red, me fijo en los escaparates, en las decoraciones de los centros comerciales y de la ciudad, en las felicitaciones navideñas que me encuentro y voy recopilando ideas en mi cabeza hasta que al final se enciende la bombillita y me digo: "Esto es".


  Y no sólo me gusta este proceso cuando se trata de una tarta, que ahí ando también pensando gamberradas para la comida del curro, travesuras para entregar los regalos que tengo que hacer, previsualizando la felicitación que me gusta hacer con los compañeros del trabajo...en fin, que me estoy dando cuenta de que lo que más me gusta siempre es el factor sorpresa, eso es lo mejor siempre. No es que sea yo una hermanita de la caridad pero me encanta ver las caras de alegría de los demás, es que eso siempre genera buenos recuerdos y buen rollo y la vida se hace más fácil y llevadera de esa manera.


  La Navidad es la época del año más propicia para todas estas cosas, por eso cuando se aproxima mi coco no deja de maquinar como dice mi marido y se me ocurren montones de cosas. Y haciendo solamente una parte ya me dice todo el mundo que estoy un poco loca, no quiero pensar si las llevara todas a cabo lo que me dirían.


  La tarta de hoy no lleva receta, está hecha con dummies para que se conserve toda la Navidad sin que haya percances desagradables. Así que únicamente me queda deciros que a empezar con buen pie y con buen espíritu estos días para recibir la Navidad con la mejor disposición posible. Muchos besotes.

lunes, 28 de noviembre de 2016

Carrot Cake

  Pues no publico con la periodicidad con la que me gustaría, pero ahí sigo, haciendo cositas. En esta ocasión se trata no sólo de un pastel de zanahoria maravilloso, sino que además es una promesa cumplida por fin.


  Sí, una promesa que hice hará ya como un año y medio, y es que después de comernos una porción de tarta de zanahoria en nuestro viaje a Londres mi marido me pidió que algún día le preparara una. Yo lo prometí entonces y no quería dejar pasar su cumple este año sin hacerla y aquí está.


  Hemos probado algunas que se venden por establecimientos aquí en Málaga y lo cierto es que no tienen nada que ver con la que probamos en Londres, muy secas y terrosas, ni siquiera se acercaban al sabor que debe tener una tarta de zanahoria. Y por fin hemos podido comer una buena tarta de zanahoria, eso sí, ha tenido que ser en casa y tras hacerla yo.


  La receta sin ser muy complicada es sencillamente estupenda, así que si no encontráis un sitio que la haga a vuestro gusto preparad ésta porque es una verdadera delicia.

  Ingredientes:

  Para el bizcocho:

* 1+1/2 tazas + 2 cucharadas de aceite vegetal.
* 1 taza de caster sugar.
* 1 taza de soft dark brown sugar.
* 6 huevos.
* 1 cucharadita de extracto de vainilla.
* 3+1/4 tazas de harina para todo uso.
* 1 cucharada de canela en polvo.
* 2 cucharaditas de bicarbonato sódico.
* 2 cucharaditas de sal.
* 1 cucharadita de levadura en polvo.
* 1/2 cucharadita de nuez moscada en polvo.
* Una pizca de clavo molido.
* 450 gr. de zanahorias ralladas.

  Para el frosting:

* 240 gr. de queso crema.
* 200 gr. de mantequilla sin sal, a Tª ambiente.
* 1 cucharada de extracto de vainilla.
* 1/2 cucharadita de sal.
* 7 tazas de azúcar glas tamizada (o más, si es necesario para que quede del espesor deseado).


  Preparación:

  Del bizcocho:

- Pre-calentamos el horno a 180ºC y engrasamos los moldes, yo en este caso he usado 3 moldes de 18 cm. y los he engrasado con spray desmoldante usando papel encerado para el fondo.

- En el vaso de la batidora juntamos el aceite, el caster sugar y el soft dark brown sugar (si no encontráis estos tipos de azúcar pues usáis azúcar blanca y azúcar morena respectivamente, las de siempre). Y batimos hasta que queden bien integrados.

- Después añadimos los huevos, uno a uno, como siempre, batiendo bien entre ellos, consiguiendo que quede una mezcla homogénea.

- Ahora es el momento del extracto de vainilla. Volver a batir bien.

- En un bol mezclamos los ingredientes secos. Recordad que hay que tamizarlos para que la masa del pastel nos quede bien fina.

- Agregamos la mezcla de ingredientes secos al vaso de la batidora y batimos a velocidad media hasta que se mezclen bien.

- Luego echamos nuestra zanahoria rallada y la incorporamos suavemente a mano con nuestra espátula.

- Vertemos la mezcla bien repartida entre los 3 moldes y horneamos durante unos 30 minutos, o hasta que al insertar un palillo, éste salga limpio.

- Una vez horneados esperamos 10 minutos antes de desmoldar. Yo en el caso de los layer cakes como éste, uso un truquillo que ya os he contado alguna vez. Cuando los desmoldo, aún muy calientes los envuelvo en film transparente y los dejo reposar durante toda la noche, y si os salido algo de copete y los ponéis boca abajo, el copete desaparecerá. El resultado al día siguiente es que quedan esponjosísimos y no necesitan ningún tipo de jarabe para aportarle humedad.

  Del frosting:

- En el vaso de la batidora batimos la crema de queso junto con la mantequilla a velocidad media durante un minuto, o hasta que esté suave y sin grumos.

- Agregamos el extracto de vainilla y la sal y continuamos batiendo hasta que quede todo bien integrado.

- Bajamos la velocidad a media-baja y añadimos poco a poco el azúcar glas tamizado.

- Aumentamos la velocidad a media-alta y batimos hasta que se mezcle todo bien.

- Si queda demasiado espeso, podemos agregar una cucharadita o dos de leche. Si es demasiado fina, podemos agregar más azúcar glas.


  Pues ahí la tenéis, ni siquiera os he dejado una del corte completo porque nos pusimos a probar y dejamos el trozo sin un buen cacho...jajaja. Al menos es una prueba de lo bueno que está. Muchos besotes para todos.

viernes, 18 de noviembre de 2016

Cider Pound Cake

  Hace unos meses os contaba que me iba de Digestivo, el servicio donde había estado durante 8 años y os enseñaba lo que les llevaba como despedida. Pues bien, ahora vuelvo a Digestivo y os enseño el bizcocho con el que me he despedido de Cirugía y con el que me he reencontrado con mis compis de Digestivo.



  Salió tan rico para la despedida de mis chicas de la sexta, que decidí repetir para el reencuentro. Además así tenía la oportunidad de hacer alguna foto para enseñároslo. La primera vez lo preparé en un molde de Nordic-Ware, pero después compré estos moldecitos tan monos y se me antojó estrenarlos. Aunque lo cierto es que da igual, en ambos casos ha salido igual de estupendo.


  La despedida resultó muy emotiva y es que a pesar de haber estado tan pocos meses en este último servicio, fui tan bien acogida que pronto empecé a sentirme muy a gusto. Y madre mía la de cosas que he aprendido, he desempolvado el capítulo curas a marchas forzadas, y es que cuando estás sin hacer algo durante mucho tiempo de forma habitual pues no queda otra que reciclarse.



  Por otro lado la alegría del reencuentro. Ver las sonrisas en las caras de compañeros al saber de mi vuelta ha sido gratificante y emocionante. Ha sido como volver de un largo viaje a casa, estar algo descolocada, pero pasado un rato pues ya parecía que nunca me había ido.


  Ingredientes:

* 3 tazas de azúcar.
* 300 gr. de mantequilla sin sal, a Tª ambiente.
* 6 huevos.
* 3 tazas de harina para todo uso.
* 1/2 cucharadita de sal.
* 1/2 cucharadita de levadura.
* 1 cucharadita de canela en polvo.
* 1/2 cucharadita de nuez moscada molida.
* 3/4 cucharadita de clavo molido.
* 1 taza de sidra de manzana.
* 1 cucharadita de extracto de vainilla.


  Preparación:

- Pre-calentamos el horno a 180ºC.

- En un bol tamizamos juntos la harina, la sal, la levadura, la canela, la nuez moscada y el clavo, reservar.

- En el bol de la batidora cremamos juntos la mantequilla y el azúcar, hasta que nos quede suave y esponjoso.

- Ahora vamos añadiendo los huevos, como siempre, de uno en uno, batiendo bien entre ellos para que queden bien integrados en la masa.

- En otro bol combinamos la sidra y el extracto de vainilla.

- Vamos añadiendo la mezcla de harina a la de mantequilla alternando con la de sidra, como suele ser habitual, la harina en 3 veces, empezando y acabando con ella.

- Vertemos la mezcla en nuestro molde, que si no es de papel como el que he usado hoy tendréis que engrasar previamente.

- Horneamos durante 80-90 minutos, o hasta que al insertar un palillo, éste salga limpio.

- Dejaremos enfriar unos diez minutos antes de desmoldar, y una vez desmoldado que se termine de enfriar sobre una rejilla.



  Lo mejor de todo esto es cómo he sentido el cariño de los compañeros, tanto de un lado como del otro. La de cosas bonitas que me han dicho cara a cara, o a través del WhatsApp, incluso por Facebook. No podéis imaginar lo afortunada que me siento al verme tan arropada.

  En fin, que tanto unos como otros agradecieron mucho este bizcocho, así que os lo recomiendo del todo. Y como siempre muchos besotes para todos, pero hoy me vais a permitir que vayan especialmente dirigidos a mis compañeros, a todos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...