miércoles, 27 de mayo de 2020

Red Velvet Layer Cake

  Pues el domingo pasado mi hijo mayor cumplía ni más ni menos que 17 añitos de nada. Cada año digo lo mismo : ¡Cómo pasa el tiempo!, y lo peor es que es verdad, y es que cada cumpleaños recuerdo el día de su nacimiento y me parece que fue ayer. En fin que seguiré diciéndolo cada año, supongo.


  Y en este estado de desescalada, en Málaga aún en fase 1 celebró mi niño su cumple. Él es quien más adora mis pasteles del mundo mundial, mi fan número 1, además es el que nunca me pide nada. Espera pacientemente a que se me ocurra lo que sea, siempre es el primero en probarlo y el que siempre me dice que todo está rico. Aunque yo sé cuando lo prueba lo que es verdaderamente especial, porque lo veo en sus ojitos cuando le da el primer bocado y es que es pura transparencia.


  Así que considerando todo esto tenía que prepararle algo especial. A él le encanta todo lo Red Velvet y me di cuenta de que nunca había preparado un Red Velvet Layer Cake en toda regla, había llegado el momento, y quería que fuera verdaderamente hermoso, y no sé lo que os parecerá a vosotros, sé que tiene sus defectillos, pero a él le ha encantado y con eso me doy por satisfecha.

  Ingredientes:

  Para los bizcochos:

* 340 gr. de harina para todo uso.
* 35 gr. de harina fina de maíz.
* 20 gr. de cacao en polvo sin azúcar.
* 1 cucharadita de bicarbonato sódico.
* 3/4 cucharadita de sal.
* 115 gr. de mantequilla sin sal a Tª ambiente.
* 425 gr. de azúcar.
* 240 ml. de aceite vegetal.
* 3 huevos grandes.
* 2 cucharaditas de extracto de vainilla.
* 1+1/4 cucharaditas de vinagre blanco.
* 2-3 cucharadas de colorante rojo.
* 240 ml. de suero de leche o buttermilk.

  Para el relleno:

* 450gr. de queso crema a Tº ambiente.
* 225 gr. de mantequilla sin sal, a Tª ambiente.
* 480 gr. de azúcar glas tamizada.
* 2 cucharaditas de extracto de vainilla.
* Una pizca de sal.


  Preparación:

  De los bizcochos:

- Precalentamos elhorno a 180ºC y engrasamos los moldes que vayamos a utilizar (yo lo hago con spray desmoldante), forrando los fondos después con papel encerado y engrasándolos de nuevo.

- En un bol mediano tamizamos la harina, la harina fina de maíz,el cacao en polvo, el bicarbonato y la sal. Reservamos.

- En el vaso de la batidora de pie batimos la mantequilla y el azúcar a velocidad media.alta durante 3-4 minutos, hasta que obtengamos una mezcla esponjosa y pálida.

- Después agregamos el aceite e incorporamos bien.

- Luego los huevo, uno a uno, como siempre, batiendo bien entre ellos.

- Ahora añadimos la vainilla y el vinagre y volvemos a batir.

-  Por último, el colorante rojo y batimos hasta que nos quede una mezcla homogénea.

- A velocidad media agregamos la mitad de la harina, batimos bien, ahora el suero de leche, volvemos a batir y por fin la otra mitad de la harina, batiendo otra vez hasta que queden todos los ingredientes bien integrados.

- Repartimos de manera igualada la mezcla en los moldes y horneamos durante unos 40-50 minutos, o hasta que al insertar un  palillo, este salga limpio.

- Yo en este tipo de pasteles suelo preparar los bizcochos el día anterior para dejar que enfríen con tranquilidad, y mi truquillo es que recién horneados los desmoldo y los envuelvo en film transparente, os aseguro que con ese calor residual que queda ahí quedan más tiernos y esponjosos.

  Del relleno:

- Batimos la mantequilla y el queso crema a velocidad media durante unos 2 minutos.

- Agregamos el azúcar en 2 veces, batiendo bien entre adiciones.

- Y por fin echamos la vainilla y la sal, batiendo bien de nuevo.

  Montaje:

  Quería que quedasen unas capas altas, ya sabéis que me encantan las tartas muy altas, pero estos calores no favorecían mucho que se mantuviera un relleno frime, así que corría el risgo de que se aplastara al colocar encima las capas de bizcocho.

  Así que la estrategia fue la siguiente. Coloqué el relleno con mi manga pastelera sobre cada bizcocho, dejé enfriar bien en el frigo, como unas dos horas, y tras pasar ese tiempo monté una capa encima de la otra. De esta manera conseguí que se mantuviera la forma del relleno y  que no se viniera abajo en el montaje.

  Para rematarla, unas fresitas bañadas en chocolate, unas hojas de menta y unos pocos sprinkles por encima. Y listooooo!!!!



  Aún queda un trocito que sé que se rematará hoy. La tarta quedó realmente grande y prácticamente se la ha comido él sólo, porque el peque no ha querido y mi marido y yo hemos cogido algún pequeño trocito. Así que la está disfrutando de lo lindo. Si hasta le dije de broma que era muy grande y que me la iba a llevar al trabajo y sabéis lo que me dijo? Que de eso nada, que esa tarta era suya...jajaja.

  Bueno, espero que la preparéis y la disfrutéis tanto como en casa, yo de momento os dejo que tengo mucho que hacer y os envío muchos besotes, hasta la próxima receta.

martes, 19 de mayo de 2020

Chocolate Pudding Bundt Cake

  Últimamente me piden mucho dulces con chocolate, sobre todo mi pequeño que podría pasarse el día comiéndolo sin protestar ni una mijilla chica, le encanta en todos sus formatos. Así que en estos días me he esforzado un poco más por darle el gusto, por eso veréis que es el protagonista de muchas de mis recetas.


  No os creáis que sólo ha sido él, incluso en el trabajo alguna compi me lo dejaba caer, y como yo no sé decir que no, pues aquí que me tenéis, aunque yo no sea especialmente chocolatera.


  Dicen eso de que el chocolate sube el ánimo y lo cierto es que aún sigue haciendo falta levantarlo un poco a pesar de que la situación haya mejorado. Ahora viene otra fase dura, la de la crisis económica que están sufriendo muchísimas familias. Es una pena la de consecuencias que ha tenido todo esto.


  Pero estoy segura de que no nos vamos a dejar vencer, muchos volverán a seguir luchando por sacar sus negocios adelante y dar trabajo, y otros que no nos  hemos resentido pues tenemos que empezar a gastar un poco para que ellos vuelvan a resurgir.

  Ingredientes:

* 1/4 taza de mantequilla sin sal, a  Tª ambiente.
* 1+1/2 tazas de azúcar.
* Un sobre de pudding de chocolate (de unos 100 gr.).
* 4 huevos grandes.
* 1+1/4 tazas de leche.
* 1/3 taza de aceite de oliva.
* 1 cucharada de extracto de vainilla.
* 1+3/4 tazas de harina para todo uso.
* 3 cucharadas de harina de maíz.
* 4 cucharaditas de polvo de hornear.
* 1 cucharadita de sal.


  Preparación:

- Precalentamos el horno a 180ºC y engrasamos un molde.

- En un bol tamizamos juntos la harina, la harina de maíz, el polvo de hornear y la sal.

- Ahora en el vaso de la batidora a velocidad media-alta batimos juntos la mantequilla y el azúcar, hasta que nos quede una mezcla pálida, suave y esponjosa.

- Agregamos la mezcla de pudding y batimos bien.

- Añadimos los huevos uno a uno, batiendo bien entre ellos para que queden bien incorporados.

- En un bol combinamos la leche, el aceite y el extracto de vainilla.

- Alternamos los ingredientes secos con los húmedos, en tres veces, empezando y terminando siempre con los ingredientes secos.

- Vertemos la masa en el molde y horneamos unos 50-60 minutos o hasta que al insertar un palillo, este salga limpio.

- Una vez horneado, dejamos reposar en el molde unos 10 minutos tras los cuales desmoldamos y dejamos que se termine de enfriar sobre una rejilla.

- Yo le he añadido un glaseado de chocolate, pero como siempre, eso ya a vuestro gusto.



  Hasta aquí hemos llegado hoy, espero que os parezca una receta fácil y apetecible y la preparéis para vuestras familias y amigos, sobre todo ahora que ya podemos empezar e vernos en la mayor parte de España, aunque sea por grupos y con las debidas precauciones. Sólo me queda enviaros muchos besotes y despedirme hasta la próxima entrada.

martes, 12 de mayo de 2020

Pastéis de Nata

  Está claro que esta pandemia nos ha traído muchas cosas muy malas, a mí me han afectado muchas de ellas muy directamente ya que trabajando en el hospi ha habido muchísimos cambios, reubicaciones y momentos muy  muy duros. Y no es que mis últimos años fueran muy buenos, pero siempre tenía en vista la ilusión de un viaje que durante unos días nos ayudara a desconectar.


  Este año no podremos hacer el viaje que con tanta ilusión estaba planeando, y aunque me da mucha pena me conformo con poder aplazarlo para el próximo verano (ojalá todos los problemas fueran como ese), pero eso no me quita poder, mientras tanto, revivir momentazos de otros viajes, aunque sea a través de la cocina.

  Así que rememorando nuestro viaje del año pasado ya he preparado, debo confesar que en más de una ocasión, estos Pastéis de Nata (o Pastéis de Belém) de los que dimos buena cuenta el verano pasado en nuestra travesía por Portugal, que cosa más rica.


  Esta receta para Thermomix no debe ser la original, pero se adapta bastante bien y el sabor está bien conseguido. Además es muy cómoda de preparar y no lleva demasiado tiempo, factores importantes a tener en cuenta cuando tienes que preparar comida para un par de días y dejar coladas hechas y la casa limpia, porque yo sigo en el mismo plan que siempre y mis horarios siguen siendo maratonianos para poder conciliarlo todo.


  Ingredientes:

* 250 ml. de leche.
* 250 ml. de nata.
* 50 gr. de harina de trigo.
* 150 gr. de azúcar glas.
* 5 yemas de huevo.
* 1 palo de canela.
* Una cucharadita de vainilla en pasta.
* La piel de un limón.
* Una plancha de masa de hojaldre, yo la he usado de la fresca.
* Canela y azúcar glas para espolvorear.


  Preparación:

- En el vaso de la Thermomix echamos el azúcar, la leche, la nata, la harina y las yemas de los huevos y mezclar 10 segundos  a velocidad 5.

- Añadimos el palo de canela, la vainilla y la piel del limón y programamos 18 minutos, a 90ºC y velocidad 1 y 1/2.

- Precalentamos el horno a 190ºC.

-  Mientras el horno alcanza su temperatura preparamos el hojaldre. Estiramos la plancha que hayamos comprado y la enrollamos. Ahora cortamos trozos como de un par de centímetros y los estiramos con nuestras manos dándole la forma del molde (yo he usado un molde para magdalenas) y que nos quede bien finita. Así conseguiremos esas capitas crujientes.

- Repartimos la mezcla en los hojaldres que hemos colocado en el molde y horneamos entre 25-30 minutos. Si veis que están hechos pero le falta dorar un poco más la parte superior, yo lo puse en modo gratinado durante unos pocos minutos.

- Una vez horneados dejarlos reposar un poco, pero no demasiado, ya que estos pastelitos están mucho más ricos templaditos. Espolvorear con azúcar glas y canela y listos para servir.



  Pues ahí está la receta de esta semana, espero y deseo que os guste. Seguro que vosotros también tenéis viajes y recetas que os los traigan a la memoria, aprovechad porque es un buen momento para traer un poco de alegría  a los vuestros. Muchos besotes y hasta la próxima entrada.

martes, 5 de mayo de 2020

Banana & Chocolate Muffins

    Que gusto me da estar pasando por aquí cada semana con nuevas recetas. La de hoy es alucinante, y no lo digo por decir, no creáis que esta que os enseño fue la única hornada que hice, de hecho fue la segunda y para colmo doblé la receta porque tanto en el trabajo como en casa se quedaron con ganas de más.


  Fue de las primeras cosas que preparé durante este estado de alarma y teníais que ver la reacción tanto de mis compis como de mi familia, le gustó a todo el mundo una barbaridad. Así que tras la segunda tanda sí que les hice fotos para poder contaros la receta.


  Si tenéis por ahí unos plátanos maduros aprovechad la ocasión y no dejéis de prepararlos. Además, como ya se puede salir un ratito para pasear o hacer deporte los vais  a quemar, así que sin remordimientos...jajaja


  Yo hoy estoy como emocionadilla y es que por fin mañana me reencuentro con mis compis de digestivo al completo. Volvemos a una medio normalidad y aunque sea en otra planta, de nuevo somos nuestro servicio y con nuestro personal. Es curioso, porque antes de todo esto muchos compis andaban muy quemados y con muchas ganas de pedir traslados a otros sitios, pero cuando nos reubicaron a todos pues resultó que todos teníamos muchas ganas de volver a estar juntos y nos echábamos mucho de menos. Esto pasará y la gente volverá a tener ganas de irse porque es un servicio duro y los años no pasan en balde, pero al menos de momento todos estamos contentos de volver a "lo de siempre".

  Ingredientes:

* 210 gr. de harina para todo uso.
* 2+1/2 cucharaditas de polvo de hornear.
* 1/2 taza de cacao en polvo sin azúcar.
* 1/2 cucharadita de sal.
* 300 gr. de plátanos maduros, hechos puré.
* 150 gr. de azúcar.
* 120 ml. de aceite de oliva.
* 2 huevos grandes, a Tª ambiente.
* 2 cucharaditas de extracto de vainilla.
* 120 gr. de chips de chocolate.
* 1 plátano maduro cortado en trozos pequeños.


  Preparación:

- Precalentamos el horno a 220ºC y preparamos el molde con las cápsulas que hayamos escogido para nuestros muffins.

- En un bol tamizamos juntos la harina, el polvo de hornear, el cacao y la sal. Reservamos.

- En el vaso de la batidora mezclamos los plátanos y el azúcar, a velocidad media- alta, hasta que queden bien combinados.

- Agregamos el aceite y volvemos a batir hasta que quede bien integrado.

- Añadimos los huevos, uno a uno como siempre, batiendo bien entre ellos y después la vainilla.

- Vertemos los ingredientes secos y batimos de nuevo, lo justo para que queden bien integrados.

- Y por último integramos con la lengua pastelera los chips de chocolate y el plátano cortado en trocitos.

- Repartimos la mezcla en los moldes y horneamos a 220ºC durante 5 minutos, para después bajar la temperatura a 175ºC y terminar de hornearlos durante unos 15 minutos, o hasta que al insertar un palillo, éste salga limpio.



  Pues hala, ya tenéis nueva receta y yo no me enrollo más que quiero preparar alguna cosita para mañana. Antes de la pandemia andaba sin muchas ganas de preparar cositas y ahora que nos reencontramos quiero que vean que he vuelto, aunque algunos ya lo saben  porque hemos permanecido juntos en esta aventura. Muchos besotes y hasta la próxima entrada.

martes, 28 de abril de 2020

Pancakes Cake

  Pues seguimos en confinamiento y en plena cuarentena mi pequeñín cumplió ayer 15 años. Y si siempre les preparo su tartita, pues ahora no va a ser menos. Así que aquí la tenéis, tal y como él la quería, de tortitas con nata y Nutella.


  Por suerte ahora ando unos días por casa y es que con todo este jaleo del Covid pues hay contratada gente de más, sí, no os lo creeréis, pero es así (mejor eso que nos falte si fuera necesaria). Así que me estoy cogiendo horas que me debían hasta del año pasado.

  En cualquier caso, esperemos que con esas salidas multitudinarias del fin de semana pasado no haga falta que vayamos todos a las trincheras como locos en unos días. Que después diremos que si esto o aquello, pero después de ver lo visto, pues una no puede evitar enfadarse la verdad. Los sanitarios estamos ya un poco hartos, porque ni los de arriba ni los de abajo tienen conciencia, todo hay que decirlo.


  En fin, que mi chico de 15 años que no tiene aún derecho a salir a la calle porque ni es pequeño ni mayor ha tenido que celebrar su cumple en casa, es lo que hay. El pobre anda muy bajo de ánimos, si veis las fotos de mi Facebook o Instagram veréis que anda con ojeras y todo, y es que es como yo, si no nos da el sol nos ponemos con una mala cara..., pero al menos ayer tuvo su tartita. Le pusimos una pancarta y los vecinos se enrollaron un montón y le cantaron su cumpleaños feliz, ni nos dimos cuenta de grabarlo con la emoción del momento y él se moría de vergüenza (que edad más mala...jajaja). Y con lo que había por casa hasta su hermano tuvo su detallito con él.

  Bueno, vivimos un cumpleaños diferente pero que espero que disfrutara en la medida de las posibilidades que había. Total, que si tenéis estos días un cumple os dejo la recetita de la tarta que es bien sencilla y no necesita ni de horno, ni de ingredientes raros, ni de mucho tiempo. Vamos que cualquiera puede hacerla si tenéis algo de harina y levadura  en casa o conseguís haceros con ellos en algún súper. Yo doblé la cantidad de la receta para que salieran suficientes.

  Ingredientes:

* 110 gr. de harina para todo uso.
* 20 gr. de polvo de hornear.
* 210 ml. de leche.
* 1 huevo grande.
* 30 gr. de mantequilla derretida.
* 1 cucharadita de vainilla en pasta.
* Mantequilla o spray desmoldante para engrasar la sartén.


  Preparación:

- En un bol combinamos la harina y la levadura.

- En el vaso de la batidora mezclamos el huevo, la mantequilla, la vainilla y la leche a velocidad media-alta, hasta que estén espumosos.

- Agregamos los ingredientes secos en los húmedos y batimos hasta que quede todo bien mezclado.

- Dejamos reposar la masa unos 15 minutos.

- Engrasamos la sartén con la mantequilla o spray desmoldante, vertemos la masa dejando que crezca y comience a burbujear y cuando veamos que los filos de las tortitas comienzan a cuajar están listas para darles la vuelta. La cantidad de masa que echemos en la sartén o en la plancha dependerá de lo grandes que queramos que sean nuestras tortitas.

- Unos segundos más por el otro lado, hasta que estén doradas y listo. Ya tenemos nuestras tortitas.

- Ya sólo se trata de montar nuestra nata e ir alternando capa de tortita, capa de nata y capa de Nuetlla y vuelta a empezar hasta alcanzar la altura que queráis.


  Pues ya está, ya sé que esto de que todo el mundo le haya dado por hacer repostería es una locura. Yo por suerte tenía reservas de levadura y he podido reponer las reservas que tenía de harina sin muchos problemas, así que ahí sigo, preparando mis cositas. Como me dice tanto mi familia como mis compis...HE VUELTOOOO!!!!

  Sí, vuelvo a ser yo, no sé ni cómo ni por qué, pero empiezo a volver a ser la que era, con ganas de cocinar y con mis bromas. Muchos besotes y hasta la próxima entrada.

miércoles, 22 de abril de 2020

Nutella Rolls

  Buenos días a todos, ya os dije que tenía receta para esta semana y ya veis que no os engañaba. Como ahora disponemos de mucho tiempo en casa (cuando no estoy de turno, claro), pues decidí preparar una de estas masas que necesitan de tiempo y levado, total tampoco tengo muchos sitios a donde ir y mientras una se organiza en casa para ir haciendo esto o aquello pues da tiempo para todo.



  Hice dos fuentes y la más grandota terminó en el hospi, y duró lo que un caramelo a la puerta de un colegio, les encantó a todos. Y no podéis imaginar lo que disfruto yo con esto. Últimamente no me sentía con tantas ganas de hornear, y si hacía algo ni hacía fotos para el blog, pero en estas semanas me ha dado el subidón y tengo a mis compis pendientes de mí, a ver lo que se me ocurre llevar cada día.

  Ahora, con esto del Covid somos muchos, ya que debido a las dificultades de trabajar con los Epis pues han aumentado y reestructurado la plantilla, así que dependiendo del turno, venimos  a ser de entre 6 a 8 compis, más la súper y el celador que va y viene por las mañanas, y en los últimos días hasta los médicos se vienen al Office a desayunar. Así que somos muchos para comer.



  Además tenemos que agradecer cómo se han volcado con nosotros muchas empresas y nos han traído de todo durante estas semanas, desde cosas básicas como pan, café, mantequilla, etc.,,, hasta helados. Nunca habíamos sentido algo así, y en estos días se mezclan sentimientos extraños. Por un lado nos sentimos emocionadísimos con tantas muestras de cariño, aunque también nos gustaría decirle al mundo entero que nuestra entrega es la de siempre, que es verdad que quizás las circunstancias son algo más difíciles, y no me malinterpretéis, insisto en que estamos alucinando con tanto reconocimiento por parte de la población, pero por otro lado nos queda esa sensación de que pareciera que existimos solo en estos momentos. Somos los mismos de siempre, trabajando en las condiciones de siempre, o sea, las mismas malas condiciones y con el mismo mísero sueldo que todos esperamos que recorte el gobierno cuando pase la crisis sanitaria y tengamos que afrontar la económica y sin un reconocimiento real y palpable por parte de ese mismo gobierno (da igual quien esté en el poder, ya lo hemos vivido con todos).



  Quizás sea que ha tenido que pasar algo así para que todos se den cuenta del trabajo que hacemos, pero no sé yo si cuando termine todo esto seguiremos recibiendo el mismo apoyo y no tantas agresiones tanto físicas como verbales, que es lo que hemos sufrido más en estos últimos años. Ojalá eso cambie.

  Ingredientes:

  Para la masa:

* 2+1/4 cucharaditas de levadura seca activa.
* 1 taza de leche templada.
* 2/3 taza de azúcar.
* 1/2 taza de mantequilla sin sal, derretida.
* 2 huevos ligeramente batidos.
* 1 yema ligeramente batida.
* 4 tazas de harina para todo uso.

  Para el relleno:

* Nutella, tanta cantidad como para que quede bien repartida por toda la masa, pero sin pasarnos para poder manejar bien la masa envuelta.

  Para el glaseado:

* 1/3 taza de agua.
* 6 cucharadas de azúcar.
* 2 cucharaditas de extracto de vainilla.



    Preparación:

  - En un bol agregamos la levadura, le leche tibia  y 1 cucharada de azúcar. Mezclamos suavemente y dejamos reposar durante unos minutos, hasta que esté espumoso en la parte superior.

- Ahora, en el vaso de la batidora y con el accesorio de gancho añadimos la mezcla de la levadura junto  con el azúcar restante, la mantequilla derretida y los huevos y la yema, empezando a velocidad baja y subiendo a media-alta hasta que todo quede bien integrado.

- Echamos ahora la harina poco a poco, sin dejar de batir y continuamos haciéndolo hasta  que obtengamos una masa viable. eso quiere decir que nos debe quedar elástica pero que no se nos quede pegada a la mano.

- Colocamos la masa en un recipiente engrasado y lo dejamos levar. En teoría bastan un par de horas para que duplique su volumen, pero yo os recomiendo preparar esta masa a última hora de la tarde y dejarla reposando durante toda la noche. Podréis comprobar que sube muchísimo más y eso nos garantizará un mejor resultado final.

- Una vez que la masa ha reposado, la amasamos un poco sobre una superficie enharinada o engrasada, la estiramos con un rodillo y de vamos dando forma rectangular. Debe quedarnos una capa de masa de algo menos de un centímetro de grosor.

- Con una paleta extendemos sobre la masa la Nutella por toda la superficie de manera homogénea.

- Enrollamos ese rectángulo de masa con el relleno por encima por el lado más largo, apretando bien para que nos quede compacto.

- Ahora hacemos cortes de ese rollo que hemos obtenido de aproximadamente unos 3 cm. Yo, en esta ocasión lo hice con hilo dental y queda muchísimo mejor que con un cuchillo. Basta con que cortemos un trozo de hilo dental, lo cogemos por los extremos con las manos, lo pasamos por debajo del rollo y lo cruzamos por la parte superior intercambiando los extremos del hilo de manos. Quedan unos rollos perfectos.

- Colocamos los rollos sobre un molde o una fuente engrasada, ajustándolos entre ellos, pero no demasiado, que quede algo de hueco porque toca dejarlos reposar de nuevo para que leven.

- Una vez hecho esto, los dejamos levar una media hora tapados con un trapo de cocina.

- Los horneamos con el horno precalentado a 175ºC durante unos 25-30 minutos, hasta que veamos que quedan dorados.

- Mientras se hornean preparamos el glaseado  y para ello dejamos que el azúcar y el agua hiervan en un  cazo pequeño a fuego lento hasta que el azúcar se disuelva por completo.

- Retiramos del fuego y dejamos enfriar.

- Ya a temperatura ambiente agregamos el extracto de vainilla y mezclamos de nuevo.

- Rociamos el glaseado sobre los rollos aún calientes y listo!!!
 

   Bueno, que hoy me he enrollado mucho, que os dejo ya, que hoy tengo muchas cosas pendientes. Muchos besotes y hasta la próxima receta.

miércoles, 15 de abril de 2020

Fudgy Banana Brownie

  ¿Qué tal estáis? Yo por aquí sobrellevando este confinamiento los días de descanso como hoy, hartándome de cocinar para dejar comida a mi gente para mañana que me toca estar de 14 horas, para comer hoy por supuesto y haciendo algo especial para dejar en casa y para llevar.


  Hace unos días preparé este brownie, el pastel preferido de mi pequeñajo y con los sabores que más le pueden gustar en el mundo mundial, plátano y chocolate.


  La verdad es que al menos este tiempo frío y desapacible acompaña a la cuarentena, aunque según dicen los expertos, el buen tiempo ayudará a que todo esto acabe antes, a ver si es verdad.

  Pues aquí os dejo la receta, espero que os animéis a prepararla.

  Ingredientes:

* 1 taza de mantequilla sin sal.
* 2 tazas de azúcar blanco.
* 2 huevos grandes.
* 1 cucharadita de extracto de vainilla.
* 1 taza (más o menos unos 3 plátanos) de plátanos maduros machacados.
* 3/4 taza de cacao en polvo sin azúcar.
* 1+1/4 tazas de harina para todo uso.
* 1/2 cucharadita de sal.
* 1+3/4 tazas de chips de chocolate.


  Preparación:

- Precalentamos el horno a 180ºC. y preparamos el molde engrasándolo con spray desmoldande, poniendo papel encerado y engrasando de nuevo.

- En un bol tamizamos juntos la harina, el cacao y la sal. Reservamos.

- En un bol apto para microondas ponemos la mantequilla y el azúcar durante un  minuto a potencia media. Repetiremos el proceso hasta que la mantequilla esté completamente derretida.

- En el vaso de la batidora vertemos esta mezcla y añadimos los huevos y la vainilla y batimos hasta que todos los ingredientes queden bien integrados.

- Agregamos los plátanos machacados y volvemos a batir hasta que se vuelva a integrar todo.

- Ahora añadimos la mezcla de harina, cacao y sal que teníamos reservada y volvemos a batir hasta que nos quede una masa homogénea.

- Echamos las pepitas de chocolate y mezclamos con la lengua pastelera para que se repartan bien.

-  Vertemos la masa en el molde y horneamos durante unos 35-40 minutos.

- Una vez horneado, dejamos reposar en el molde durante unas 4 horas.

- Desmoldamos y cortamos en cuadrados.



  Yo sólo he querido ponerle por encima un poquito de azúcar glas, pero como yo siempre digo, vosotros sois los que mandáis, así que podéis ponerle un glaseado, o una ganaché, o lo que os dé la gana, será por opciones.

  Hoy no tengo muchas ganas de escribir, así que me despido pronto sin soltaros mucho rollo. Hoy os he puesto este "be happy" en el vídeo para animarnos un poquillo todos, que siempre hay días buenos y días malos, pero hay que intentar sobreponernos a nuestros malos días y ponerle un poco de color. Muchos besotes y hasta la próxima receta.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...