lunes, 25 de mayo de 2015

¿Una decisión justa?

  Pues vamos con esta entrada. Debéis saber para empezar que esta entrada tiene destinatarios concretos  y que además está muy meditada, mucho. No se trata de una rabieta ni está escrita desde el calentón del momento.



  Como cada año llegaba la hora de preparar la tarta para la fiesta del colegio, pensando pensando, pues llegué a la conclusión de que la idea que me dio mi marido era la mejor. Este año el colegio ha organizado unas jornadas interdisciplinares basadas en la antigua Grecia, y con ese motivo los chicos de Primaria realizaron una representación de La Guerra de Troya, que todo sea dicho, resultó espectacular, salió en los medios locales incluso ocupando alguna primera portada, vamos, todo un éxito.


  Qué mejor que representarla en una tarta??? pues ala, La Iliada en tarta, cualquier cosa. Planifica la tarta, modela soldados, barcos, espadas, escudos,..., hornea 13 bizcochos, haz el relleno, monta las tartas (que son 5, como podéis ver), fórralas con fondant, píntalas con aerógrafo, déjalas secar, coloca las figuritas y que no se caigan (de esas he perdido la cuenta, en las fotos veréis que no son ni una ni dos), y termina de colocar todos los detallitos (letras, sangre, hierba,...).

  La llevamos al colegio, quienes hacéis este tipo de tartas sabéis lo que implica el desplazamiento, sufrimiento que casi te sale por los poros de la piel, casi no, que sudas como un pollo en el asador hasta que no la ves colocada en su sitio.


  Bueno, pues todo esto porque una piensa que debe colaborar de alguna manera en las actividades del colegio, y siempre siempre, con el mayor cariño posible, buscando algo que impresione a los chicos y cada año intentando que sea más grande que el anterior para que puedan vender más porciones y le saquen más partido.

  Lo de que sea un concurso es algo secundario, pero con todo y con eso, yo, como siempre intento que mis hijos saquen una enseñanza con mi ejemplo, en este caso, es que uno debe poner en todo momento todos sus medios para hacer lo que sea de la mejor manera posible. Por eso me empeño en hacerla un poquito mejor cada vez.


  Llega la hora de la deliberación del jurado y sorpresa, gana una tarta con dos bizcochos de chocolate, sin relleno. sin forrar, uno sobre otro, encima, modelados un diploma, un libro y un birrete, así sin más, podéis verla en mi Facebook y en mi Twitter, mejor, os la pongo aquí para que podáis verla (perdonad la calidad, pero está sacada del Twitter del colegio).


  La sorpresa os aseguro que no fue sólo nuestra, sino generalizada, después incluso de que la ganadora se luciera bien roneándose al ir a recoger el premio (yo no lo hago desde que mis hijos tienen edad de ir a recogerlo solos, que lo disfruten ellos), los asistentes (muchos, por cierto), aún seguían felicitándome por el primer premio, y cuando les aclarabas la resolución pues era para haber grabado todas y cada una de las caras de perplejidad.


  A ver, que si quien se llevó el primer premio lo hubiera merecido más que yo, pues ole por ella, pa quitarse el sombrero, yo nunca he dado por hecho que tenga que ser mío, pero cuando el trabajo que gana es muy mediocre, pues también hay que decirlo, y de todo esto yo saco varias conclusiones.

  La primera es que si el colegio pretende dar tanta importancia a la excelencia académica, premiar un trabajo mediocre a la vista de todos no es la mejor manera de dar ejemplo, sobre todo cuando es algo tan descarado, público y notorio.


  La segunda, si la decisión fue tomada como consecuencia de las envidias y los comentarios que vengo escuchando desde hace años, pues ceder a ese tipo de presiones y no ser justo, tampoco es un modelo de comportamiento. Escoger el camino más fácil y que sean envidiosos no es lo que busco que aprendan mis hijos.


  Tercera, si en algún momento lo que pretendían es incentivar a otras madres con el concurso tampoco escogieron la mejor manera, porque así hecho lo que hicieron fue despreciar mi trabajo, así lo siento.

  Total, que tanto presumir la dirección del colegio de sus planes de formación en valores, y  resulta que los mandaron a tomar por saco en medio segundo. Y siendo algo tan obvio, porque lo fue, pues no es algo que percibamos sólo en casa, entérense ustedes de que se dio cuenta todo el mundo.


  Así que ese dechado de virtudes debo decir que quedó muy en entredicho con su actuación. Porque a todo esto, deben entender que con su decisión los que quedaron mal fueron ustedes, mi trabajo estaba allí, lo vio y lo probó todo el mundo, lo comparó también todo el mundo (en cuanto a presentación y sabor, que quede claro), así que me puedo sentir más que orgullosa de mi trabajo y sobre todo de que mis hijos sepan sin lugar a dudas y sin que yo les haya dicho nada que su actuación fue pésima y nada ejemplar.


  También decirles que no sólo mis hijos lo tienen claro, los chicos también, y ustedes son conscientes de ello, aunque yo creo que ya picó demasiado que fueran ellos precisamente los que me nombraran en su discurso de graduación, eso no fue un primer premio, sino que fue el mejor reconocimiento que una pueda recibir, a ver si los niños del curso de esa madre que ha ganado este año también la recuerdan a ella el día que se gradúen y los padres del curso le piden tartas y galletas para los eventos importantes en sus familias como hacen conmigo.

  En fin, me doy perfecta cuenta de que no van a reconocer el error que han cometido, entre otras cosas porque aunque todo el mundo piense que el tongo ha sido muy claro, hoy en día la gente en general es bastante tibia y no suele decir lo que piensa para no señalarse, me lo dicen a mí, pero pocos o ninguno se lo dirán a ustedes, y lo que harán será pasar de puntillas para que no se hable mucho del tema, como suelen hacer habitualmente ustedes en casos como este o parecidos.


  Les digo ya que hubiera preferido no llevarme ningún premio, entre otras cosas, porque se lo digo ya, sobre todo para quienes ganen el año que viene, carecía de sentido de buen gusto, tanto es así que mi marido se lo ha llevado a su trabajo porque a mis hijos les horroriza (y a mí, aunque no les haya dicho nada a ellos), vamos, que les daba grima.

  En cuanto a si voy a presentarme el año que viene o no, pues ya tengo mi decisión tomada al respecto, ya se enterarán llegado el momento, y muy probablemente no les gustará, pero si ustedes tienen derecho a tomar la suya, yo tengo derecho a tomar la mía, ¿no creen ustedes?


  ¿Qué espero con esta entrada? Nada, absolutamente nada, incluso habrá quien me critique y que diga que tengo muy mal perder. Pero si algo me han enseñado los años es que ser tibio, o callarse lo que uno piensa no sirve absolutamente para nada, sólo para que te tomen por idiota, así que visto lo visto digo lo que tengo que decir y me quedo tan a gusto.

  He observado durante años como mi tarta ganaba y en la web del colegio no aparecía ningún año ni una mísera foto, es más, hubo un concurso de postres de chicos en el colegio y habiendo ganado mi hijo presentando un vídeo bastante bueno para su edad, pusieron el de otro, que lo que daba a entender es que su postre había sido el ganador, que eso sí que me dolió, porque en este caso se trataba de mi hijo, no de mí. Y con todo y con eso preferí no intervenir porque está en una edad muy complicada y no quise que pasara vergüenza sacando su nombre a relucir. Pero llegados a este punto lo suelto todo y como dice el refrán: "Más vale una vez colorá que un ciento amarilla".


  Señores del colegio El Romeral de Málaga:"Lo han hecho mal y lo saben".


viernes, 22 de mayo de 2015

Emoticons Cookies

   Pufff...cómo pasa el tiempo, si me parece que hace menos tiempo que os presentaba las galletas para el cumple de mi peque, y resulta que ya ha pasado casi el mes y llega el cumple de su hermano.


  Rafa cumple ya 12 añazos, a mí me parece casi mentira que hayan podido pasar tantos años desde que lo cogí en brazos por primera vez y descubrí ese hoyo tan bonito que tiene en la barbilla, esos ojitos rasgados y esa naricilla chata.


  Si Rafa ha sido siempre vergonzoso pues imaginad a esta edad, nosotros intentamos ser respetuosos con su espacio, y eso que nos resulta muy muy complicado, porque a mí me encantaría cogerlo por banda y comérmelo a besos cuando entra y sale del colegio, pero tampoco quiero que muera de un ataque de vergüenza.


  Teníais que ver su cara cuando le dije que para llevar estas galletas al cole me iba a poner una camiseta de emoticonos que me compré hace poco y que aún está por estrenar, el pobre quería pensar que no era cierto que yo fuera capaz de hacer eso. Era broma, por supuesto, aunque yo hubiera sido más que capaz, porque payasa soy un rato, pero con su edad mejor actuar con discreción, no???


  Ha sido un año duro, a pesar de ser un chico con capacidad de sobra no ha puesto toda la carne en el asador y día tras día su padre y yo hemos tenido que andar achuchándolo, y eso ha hecho que muchas tardes todo se hiciera cuesta arriba, para él y para nosotros.


  Así que aunque por un lado me da pena que vaya cumpliendo años, por otro espero que la luz de la madurez lo vaya alumbrando.

  En este momento ya comenzamos con un cambio importante, un nuevo ciclo, ya deja de ser un chico de Primaria para convertirse en un muchacho de Secundaria, con más responsabilidades. Nosotros tenemos que ir alejándonos para que vaya tomando las riendas, hasta ahora lo hemos ido haciendo despacito, pero llegados a este punto tenemos que empezar a dar ese paso final de "destete", por llamarlo de alguna manera, fomentando su autosuficiencia.


  Y aunque él eso ahora no lo llegue a entender, espero que algún día lo llegue a comprender y a agradecer, por muy difícil que le resulte ahora. A su padre y a mí nos toca dar otro pasito atrás, tampoco es fácil, pero intentaremos que así sea.


  Este año va a ser el último que lleve galletas, hay que hacer gala de madurez y no dejará de llevar algo para celebrarlo con sus compis, pero ya no serán galletas decoradas. Ya este año ha sido complicado escoger un motivo que no resulte demasiado infantil, y pensando pensando se me ocurrió ya hace meses hacerlas así.


  Justo después empecé a ver algunas así por la red, así que se ve que muchos hemos tenido esta misma idea...jajaja. Son 40 galletas todas diferentes entre sí, no hay 2 exactamente iguales, a Rafa le han encantado, y espero que al resto de los chicos también.

  Y ya está, se acabó la entrada de hoy. vendrá alguna entradilla más en breve y falta lo mejor, una tarta que este año se ha hecho de esperar pero que creo que no va a estar mal. Besotes.

miércoles, 13 de mayo de 2015

Graduation Cookies

  Pues como dice este cuadrito: "Una sonrisa es lo más bonito que puedes llevar puesto", y eso fue lo que le ocurrió a mi hijo cuando ayer se encontró estas galletas sorpresa por su graduación, esa sonrisa iluminó su carita, y efectivamente era lo más bonito que podía llevar puesto.


  Como dice este otro cartelito: "Van a ocurrir cosas buenas", y es que esta misma tarde se gradúa de Primaria, ya el siguiente curso será ya un chico de secundaria. Sí, se me está haciendo muy mayor mi niño, que ya no es tan niño, y poco a poco él se irá sintiendo menos mío, aunque yo lo seguiré llamando así siempre.


  Este otro cartel dice: "Hoy estoy emocionado con todo", es que es así, está emocionado por tantas cosas últimamente, hoy es la graduación, pero hace unos días su primera representación teatral, y antes había tenido lugar la guerra de Troya (un evento también del cole, con su disfraz y todo), y también el Día del Libro, que me preparé a conciencia para que les gustara a los chicos, y en  pocos días llega su cumple, y la fiesta del cole, y después su Confirmación.


  Total, que anda con tantas cosas en la cabeza que le cuesta centrarse, y ahí andamos papá y mamá todo el día achuchando y dando la lata para que no deje de cumplir con sus obligaciones. Es una edad complicada, comienza con esa pre-adolescencia tan difícil de llevar, si al menos entendiera que todo lo hacemos por él, pero quién piensa eso a su edad???


  Pero con todo nos sentimos muy orgullosos de él, él anda emocionado pero nosotros lo estamos tanto o más que él, así que hoy nos pondremos todos guapos e intentaremos colocarnos en primera fila para no perdernos un detalle de una acontecimiento tan importante para él y poder inmortalizar el momento.


  Pues de eso ha ido la entrada de hoy, de sentimientos, de lo que siente él, de lo que siento yo, las galletas son hoy lo de menos, sólo le preparé unas poquitas porque sé lo que le gustan y quería tener ese detallito con él para que vea lo que me importa todo lo que le ocurre día a día.


  Espero que os gusten tanto como a él y a ver de dónde saco tiempo, que tengo hasta cosillas atrasadas por poner. Muchos besotes.


lunes, 27 de abril de 2015

Star Wars Cookies

  Como os dije, ahora venían más cositas, y es que se acercaban acontecimientos importantes, hoy tiene lugar un gran evento, el cumple de mi  peque, 10 añazos ya...bufff...el tiempo vuela sí, casi me parece mentira que haya pasado tantísimo tiempo.


  Se ha convertido en todo un muchachote, casi tan alto como yo, aún con su voz de pito, que en un momento dado tuvo que madurar a marchas forzadas por culpa de la maldad de algunos adultos, pero con una voluntad de hierro que le hizo saber estar en su lugar y esperar a que el tiempo pusiera a todos en su sitio.


  Es un chico responsable, estudioso, educado y con un corazón de oro. A veces le sale ese pronto heredado de su madre (esa soy yo), también es verdad, aunque eso sí, se lo guarda para casa, sabiendo mantener la compostura siempre fuera de ella.


  Es un gran amigo y se decepciona enormemente cuando alguien no cumple como tal, pero sabe perdonar y no guardar rencor, es consciente de que eso, igual que la envidia son sentimientos que sólo sirven para hacerte sufrir,


  Y es tan cariñoso..., tanto, que con sus años aún no le da vergüenza comerme a besos en la puerta del cole, aunque lo vean sus compañeros.


  Ya sé, pasión de madre, mucha, a raudales, porque me siento muy muy orgullosa de él. Así que cuando en la tienda me encontré con estos cortadores de Star Wars, pensé en ese mismo instante que le encantarían para llevarlas a su clase por su cumpleaños,


  En cuanto le enseñé los cortadores se iluminó la carita, así que como le pareció una gran idea pues ya comencé yo a calentarme la cabeza para plantearme cómo las hacia. Si sólo hacía la silueta de los personajes me parecía muy poquita cosa, así que decidí que quedarían mucho mejor poniendo un fondo interestelar y el logo de Star Wars.


  Él ha ido esta mañana la mar de contento e ilusionado con el resultado, así que espero que a vosotr@s también os gusten. Perdonad pero la luz no era muy buena para hacer las fotos con tanto nublado, he hecho lo que he podido. Muchos besotes.

jueves, 23 de abril de 2015

Feliz Día del Libro

  Cada vez aparezco menos por el blog,  el caso es que preparo cosillas, pero apenas saco un rato para hacer las fotos y publicar alguna entradilla, pero hoy no quería dejarlo pasar, sobre todo porque no quiero olvidar estas galletitas que ayer nos hicieron pasar un día fantástico.


  Alguien que siga mi facebook personal o mi twitter pensaría que estaba loca felicitando ayer el Día del Libro, ya sé, ya sé,..., el Día del Libro es hoy, pero ayer es cuando decidieron en el colegio de mis hijos que los padres hiciéramos de cuenta cuentos ya que hoy tienen otro gran evento.


  Por primera vez los chicos de primaria participan en las Jornadas Interdisciplinares, cada año tiene una temática y este año se trata de Troya y de la mitología griega en general. Esta misma tarde representarán la guerra de Troya con todo lujo de detalles: Rapto de Helena, la muerte de Patroclo, la lucha entre Héctor y Aquiles, la entrada del caballo, etc, etc,...


  Así que durante este tiempo ahí hemos andado preparando disfraces para los ejércitos troyano y aqueo. También haciendo presentaciones que les hicieran la historia que íbamos a contarles más entretenida y llevadera. Y preparando más de 70 galletas como las que veis para que celebraran el día como es debido, con un dulce como remate.


  El año pasado fui de novatilla y no tenía muy claro cómo planteaban estas cosas, pero este curso he intentado que fuera un día especial al menos por nuestra parte, para que disfrutaran bien de todo.

  Las presentaciones fueron todo un éxito, contamos la historia de Dédalo e Ícaro en dos versiones, en la clase de mi hijo mayor fue versión Minecraft y en inglés, y en la del peque en español y representada con muñequitos de Lego. Para comenzar la presentación puse una imagen bien clásica para tenerlos engañados, pero cuando salieron los muñequitos tanto unos como otros alucinaron con sonrisillas en sus caras, se mantuvieron atentísimos y su aplauso final salió de ellos y fue largo largo largo...jajaja, vamos que fue sincero, eso me encantó.


 Y ya cuando les dije que había galletitas para rematar la jornada se pusieron aún más contentos. Pero sabéis lo que más me gustó??? Las caritas de mis hijos, encantados y orgullosos de sus padres, eso fue lo mejor. Así que mereció la pena todo el esfuerzo.


  Otra cosa que me hizo mucha gracia es que el profe de inglés de mi hijo mayor cuando vio que la historia era contada con vídeos de Minecraft, dijo sorprendido y en broma: "This family is so so", lo que viene a querer decir que estamos como cabras, y es verdad, para qué lo vamos a negar.


  Pues esto es todo, esa cosita que era un reto en marzo se ha atrasado por cuestiones climatológicas, pero esperemos que en mayo sea definitivo y os lo pueda mostrar. En cualquier caso en estas fechas siempre ando preparando muchas cosas, así que ya os las iré enseñando. Muchos besotes.

domingo, 1 de marzo de 2015

Bodysuits Baby Girl Cookies (Galletitas bodys de niña)

  Pues esta vez aparezco con unas galletas decoradas para un Baby Shower muy especial, me lo pidió Carolina, una residente de mi planta, le estaban preparando una fiestecita sorpresa a una de sus amigas que está esperando una bebota.


  El nombre de la criatura ya lo habréis podido ver, se llamará Sofía, y parece que todas las amigas de su  mamá andan revueltas e ilusionadas, esperando ansiosas su llegada.


  El encargo era muy claro, galletitas de bodys, tenían que ser muy rositas. Yo le propuse a Caro, darles a algunas un toquecillo de color, así no quedaría demasiado pasteloso.


  Es una de mis obsesiones, me gustan que queden finas y elegantonas, pero procuro evitar que queden demasiado cursis.


  Procuré que cada una quedara diferente, quise que algunos bodys fueran de vestir y otros más de estar por casa, así habría variedad.


  A algunas les di un toque más clásico y a otras un toque más moderno.


  Lo que he intentado por todos los medios es que quedaran todas muy monas.


  Y creo que por la reacción de Carolina cuando las vio, conseguí el objetivo. Estaba tan ilusionada con la sorpresa que le iban a dar a su amiga...


  Es un  gustazo poder hacer realidad las ilusiones de los demás, y me siento tan contenta cuando consigo el resultado que espero.


  Pues espero que a quienes veáis esta entrada os gusten, y yo seguiré trabajando, este mes tengo un trabajo muy duro, sobre todo porque ya hay creadas muchas expectativas, y eso es mucha presión para alguien como yo, que con tanta tarea, voy preparando estas cositas en mis ratitos libres, y por desgracia no son muchos. Besotes.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...