jueves, 30 de junio de 2016

Una tarta para una jubilación

  Y diréis que esto que "entitula"??? Como diría mi suegro. Esa frase me ha hecho siempre muchísima gracia y viene a significar que qué quieres decir. Pues en este caso lo que vengo a contar es que se nos jubila una compi de Digestivo, mi anterior servicio. Y como el día de su despedida coincidía con su cumple pues ya me conocéis...tenía que prepararle su tartita.


   También os preguntaréis a qué viene tanta caca??? Pues es que Digestivo es eso, un servicio donde la caca juega un papel primordial, también en Cirugía, donde trabajo ahora; debe ser que me persigue...aughhhh...y ya sea dicho de paso, eso de que da suerte para que toque la lotería lo desmiento por completo, si así fuera, quienes trabajamos en estos servicios seríamos millonarios.


  Ya sé, ya sé,...,cuando se le hace una tarta a alguien del mundo sanitario estáis acostumbrados a ver pastillas, jeringas, alguna cofia, e incluso algún complejo de electrocardiograma (por cierto, normalmente mal hecho). Pero es que yo me dedico a esto, y quizás todas esas cosas que ponen sean más glamurosas, pero no corresponden a la realidad. El mundo sanitario no es como os lo enseñan en las tartas, os lo digo ya también para que lo tengáis claro.



  Cada servicio tiene sus peculiaridades, y por eso puse a nuestra Carmela con su enema, sus esponjillas y su toalla, porque así iría una mañana cualquiera por los pasillos de Digestivo. Primero nos preguntaría a cada una de las enfermeras: "¿Hay enemas?", nosotras le diríamos, pues sí Carmen, a este, a ese y al otro, y ella iría de esta guisa a hacer su trabajo. Y claro, en el momento del desayuno, cuando podíamos sentarnos un momento, pues hablaríamos de si han sido efectivos o no  esos enemas y de las características de cada deposición.



  Los colores no están puestos por hacer la tarta más alegre, es que tenemos toda esa variedad (incluso más), y todo debe quedar bien registrado para vigilar la evolución del enfermo. No es como "Anatomía de Grey" ¿verdad?...jajaja


  Bueno, pues después de daros algunas enseñanzas algo escatológicas sobre el mundo sanitario sólo quiero decirle a nuestra Carmen que llegó su momento, que a pesar de todo lo que os he contado ella no quería jubilarse, quería seguir al pie del cañón. Pero Carmela ahora toca disfrutar, has trabajado ya muchos años y llega tu merecido descanso, es el momento de no tener que madrugar, de no pasar noches en vela, de hacer algún viaje, de dar largos paseos y poder quedarte a ver atardecer sin tener que pensar en la hora de irte a trabajar. Es el momento Carmen, ahora a gozar de la vida.


miércoles, 22 de junio de 2016

7 Up Pound Cake with Chocolate Chips

  A que es bonito, verdad??? Es que yo veo uno de estos moldes y me derrito. Y cuando una vez horneado el bizcocho se desmolda tan bien a pesar de esos dibujos tan enrevesados y queda tan bonito...ufff, es una sensación estupenda, y te puedes quedar un buen rato mirando tu  precioso pastel.


  Éste me lo regalé yo misma por mi cumple. ¿por qué?, pues porque yo lo valgo...jajaja. Le tenía el ojo más que echado, y llegando una fecha tan señalada, pues ala, un lujo.


  Mi marido me ha regalado otro, así que en breve me veré obligada a preparar otro bizcocho. Y es que cuando una los ve ahí siente el deseo de estrenarlos, no se puede remediar. ¿Cómo va a estar así, sin darle uso?


  Para la ocasión, este pound cake de 7 Up, que es una gozada, he debido prepararlo ya unas 3 o 4 veces y siempre, siempre, siempre es un éxito. El primero lo llevé al servicio donde trabajo ahora, y nunca antes se había visto a tanto cirujano desfilar por el office de enfermeras. Otro lo llevó Rafa para una causa benéfica en la que participaba el colegio de mi hijo y se vendió en minutos, de hecho en las fotos sólo se ve antes de empezar la venta, después desapareció.


  Así  que este molde tenía que debutar con esta receta que estaba pendiente de que os enseñara. Yo la he modificado un poco para poderle añadir las pepitas de chocolate, en cualquier caso sigue siendo igual de esponjosa, y ese toquecillo de chocolate lo hace aún más especial.


  Ingredientes:

* 300 gr. de mantequilla  sin sal, a Tª ambiente.
* 600 gr. de azúcar.
* 5 huevos grandes.
* 2 cucharadas de zumo de limón.
* 1 cucharadita de vainilla en pasta.
* 700 gr. de harina para todo uso (tamizada).
* 100 ml. de 7 Up.


  Preparación:

- Precalentamos el horno a 180ºC y engrasamos el molde.

- En un bol grande batimos la mantequilla y el azúcar hasta que esté suave y esponjoso.

- Agregamos los huevos, como siempre, uno a uno, y batiendo bien entre ellos, para que queden bien integrados.

- Ahora añadimos el zumo de limón y la pasta de vainilla, batiendo bien después.

- Es el momento de echar el harina, en 3 veces, y alternando con el 7 Up. Empezamos y terminamos con la harina, y batimos bien para que la masa quede homogénea.

- Añadimos los chips de chocolate y mezclamos de manera suave con la lengua pastelera.

- Vertemos la mezcla en el molde y horneamos durante unos 90 minutos, o hasta que al insertar un palillo, éste salga limpio. Yo, a los 60 minutos lo tapé con papel de aluminio para que no se quemara por arriba.

- Sacamos del horno y esperamos 10 minutos antes de desmoldar.

- Una vez desmoldado dejamos enfriar sobre una rejilla.

  Yo decidí no usar glaseados en esta ocasión y opté por usar un sirope de chocolate con leche por encima. El resultado ha sido estupendo, pero vosotros podéis tomar la opción que más os guste.


  A ver si os animáis a prepararlo, porque os aseguro que es una receta que no os va a fallar. Yo por hoy os dejo y me pongo a pensar en la receta que usaré para inaugurar mi otro molde. Muchos besotes.

jueves, 16 de junio de 2016

3 Bit Cake

  Pues hoy vengo con este pastel de origen polaco que se llama 3bit, que vendrá a ser algo así como 3 bocados y debe provenir de sus 3 sabores: Dulce de leche, pudding de vainilla y nata, aunque en realidad son 4 si le agregamos el sabor de la galleta.


  El caso es que vi fotos de este pastel a través de Pinterest y no me pude resistir a prepararlo, aún más cuando se trata de una tarta de galletas de toda la vida que para colmo no necesita horno, y más, teniendo en cuenta el calor que ha hecho estos días por aquí, unos días de terral intenso.


  Y es que aunque sea algo sencillo, siempre me gusta hacer un pastelito para mi cumple (cuando se puede). Sí, hoy es mi cumple, 42 añazos que para algunos serán muchos y para otros muy pocos. En cualquier caso soy una señora cuarentona y no me veo  muy mal conservada del todo, sobre todo con esos 17 kilazos que he perdido en el último año que creo que me ha sentado muy bien, y no lo digo sólo por mi aspecto.


  En fin, que no me siento como pensaba que se sentiría una señora de cuarenta y tantos, veo que estaba muy equivocada y por eso hay que celebrar que con mis añitos aún sigo teniendo ilusiones en la vida, muchas; que a veces sigo sintiéndome como una cría y queriendo como se quiere cuando una es una jovencita; que sigo teniendo las fuerzas necesarias para sobreponerme a los golpes y encima tengo la suerte de poder enfocarlo todo con más madurez y picardía que cuando tenía veinte.


  Así que hoy celebraré con mi familia todo eso, porque precisamente a ellos tengo que agradecérselo. Ellos son los que me dan fortaleza y ganas de tirar para adelante, nos echen lo que nos echen y nos digan lo que nos digan.

  Ingredientes:

* Galletas, podéis usar las que más os gusten, yo escogí las típicas rectangulares tostadas.
* Dulce de leche.
* Pudding de vainilla.Yo lo preparé con un sobre de natillas, pero cada uno a su gusto, en cualquier caso que os quede bien espeso.
* Nata para montar.

  No os pongo cantidades porque depende del molde que uséis, eso sí, que se trate de un molde desmontable.


  Preparación:

- No es necesario engrasar el molde, pero para desmoldar con más facilidad os recomiendo que forréis el fondo con papel de hornear.

- Ponemos al fondo del molde una capa de galletas.

- Ahora una capa de dulce de leche.

- Otra capa de galletas.

- Es el turno del pudding, una capa consistente.

- De nuevo otra capa de galleta.

- Una capa generosa de nata montada.

- Dejar enfriar en la nevera un mínimo de 4 horas, si es posible, mejor toda la noche.

  Yo para rematar le he puesto un poco de chocolate rallado, pero podéis optar por fideos de chocolate, cacao en polvo, incluso sprinkles, eso ya, como más os guste.


  Ya veis, sencillita, sencillita, sin horno, con ingredientes fáciles de encontrar y fresquita para estos calores. ¿Qué? ¿Os animáis? Espero que sí. Muchos besotes.

martes, 7 de junio de 2016

Chocolate Cake

  Yo no sé cómo, pero cada vez tengo los días más ocupados. Eso que una pensaba de que cuando los chicos se hicieran más mayores pues me dejarían más tiempo libre, pues no digo yo que sea mentira, pero creo que deben ser más mayores de lo que lo son ahora, mucho más.


  También es verdad que ando metida en ese mundo de pedir presupuestos y tomar decisiones, y es que en cosa de un mes empiezo una obra en mi casa. Que aunque por un lado pienso que es muy necesaria, por otro me digo que quién me habrá mandado meterme en este jaleo, y eso que todavía no ha empezado.

  Por si fuera poco pues también hay por ahí un curso que debo terminar en algún momento que además no puede ser muy lejano.


  Así que ahí me veis, más liada que un trompo. Pero hoy que tengo la casa para mí solita, lo que quiere decir, para recogerla y fregarla entera, pues he querido sacar 5 minutos en tanto en cuanto la olla exprés anda haciendo su parte del trabajo.


  Hoy os traigo esa receta prometida de bizcocho de chocolate que es una delicia y que he empleado mucho en las últimas tartas que he preparado. No recuerdo de dónde la saqué, sólo sé que es maravillosa y que os la recomiendo al cien por cien, ya que es un éxito asegurado.

  Ingredientes:

* 190 gr. de chocolate negro al 70%.
* 190 gr. de chocolate con leche.
* 250 gr. de mantequilla.
* 7 huevos medianos.
* 250 gr. de azúcar.
* 1/2 cucharadita de sal.
* 200 ml. de nata para montar.
* 16 gr. de levadura.
* 50 gr. de cacao en polvo.


  Preparación:

- Precalentamos el horno a 170ºC.

- Derretimos nuestros chocolates junto con la mantequilla, bien al Baño María o en el microondas, como yo suelo hacer, ya sabéis, temperaturas bajas y tiempo cortos, siempre removiendo entre un toque y otro de microondas. Reservamos y dejamos enfriar un poco.

- En un bol tamizamos la harina, junto con la levadura y el cacao. Reservamos.

- En el vaso de la batidora batimos los huevos con el azúcar y la sal, hasta que se vuelva una mezcla pálida y esponjosa que haya doblado su volumen.

- Ahora incorporamos los ingredientes secos que habíamos tamizado, en 3 veces, batiendo bien entre adiciones y asegurándonos de que quede bien integrada.

-  Es el turno de la nata, volviendo a batir bien.

- Agregamos los chocolates fundidos con la mantequilla, y batimos de nuevo hasta que nos quede una masa homogénea.

- Repartimos en los moldes y horneamos, En este caso, al tratarse de unos moldes pequeños necesitó de unos 25 minutos aproximadamente. Pero vamos, ya sabéis, le vamos echando un ojo y cuando al insertar un palillo, éste salga limpio,pues ya lo tenemos listo.


  Pues ya está, debo dejaros para ponerme manos a la obra y seguir con mis tareas. Espero que os guste y que la disfrutéis. Besotes.

martes, 24 de mayo de 2016

Chocolate Drip Cake

  Bufffff..., hace tanto que no publico... Pero bueno, nunca es tarde si la dicha es buena, ¿no dicen eso por ahí?. El caso es que hoy es una ocasión especial, es el cumple de mi hijo mayor y a pesar de estar hasta arriba no quería dejar pasar la ocasión de escribir una entrada para celebrarlo.


  La de hoy no lleva receta, pero ya tengo en marcha otra entrada para daros cuenta de ella, porque realmente es una delicia. La tarta de hoy es un Drip Cake, sí, de las que gotean y que se pueden decorar en la parte superior con lo que más os guste.


  Mi chico mayor hace ya 13 años y más o menos a esta hora se asomaba al mundo, y me hacía mamá, la mamá primeriza más feliz del mundo, bueno, como todas supongo, pero yo me sentía así, la más feliz del mundo. Nació antes de tiempo y muy pequeñín, y a mí me pareció el niño más guapo del mundo entero, de hecho a mí me lo sigue pareciendo, eso sí, ahora comparte ese título con su hermano...jajaja



 Ya es un muchachito, empiezan ya aparecer aspectos de hombrecito y lo veo tan mayor... Aunque siempre seguirá siendo mi niño, por más años que cumpla a mí no se me quitan las ganas de darle mimitos, de despertarlo con dulzura, de darle sorpresas cuando menos se lo espera, de consolarlo cuando tiene un mal momento, de hacerle los platos que le gustan y claro, estas tartas que lo vuelven loco.



  Ahora está en un momento que a veces puede resultar desesperante, pero por otro lado me encanta que ya empiece a ser un poco presumido y le guste ir de compras conmigo, disfruto cuando me cuenta sus cosas, y cuando me ve un poco más arreglada y me dice lo guapa que estoy, y lo que nos reímos bromeando. Es una gozada  hacerle ya ver algunas cosas de una manera adulta y poder charlar de tantos temas. Vamos, que esta etapa, a pesar de sus inconvenientes, que los tiene, también tiene sus ventajas y yo intento exprimirle el jugo a cada situación y disfrutar todo lo que puedo.



  Ha sido un día estupendo, he estado lleno de sorpresas y lo mejor para su padre y para mí era ver su carita conforme las iba descubriendo. La sonrisa que ha puesto cuando ha visto su tarta ha merecido estar anoche hasta las tantas terminándola y lo que me alegra escuchar eso que me dice tan a menudo: "Mami, eres la mejor".

  Pues ya está, como os he dicho ya tengo la entrada de la receta en  marcha, así que no os la perdáis. Muchos besotes.

miércoles, 27 de abril de 2016

Darth Vader Cookies

  Están siendo unos meses de locos, sin apenas parar, pero no quería que terminara el día sin dedicarle unas palabras a mi niño. Mi pequeñajo ha cumplido hoy once añazos y está de alto como yo, pero seguirá siendo mi pequeñajo siempre.


  No tenía muy claro qué galletas prepararle este año, y andando por la tienda donde suelo comprar mis cosillas vi un cortador y se me vino a la cabeza Darth Vader, y no es que lo fuera, porque en realidad se trataba de un cortador de niña de comunión, pero me ha venido que ni al pelo.


  No le dije nada, es más, le conté que este año andaba muy ajustadilla y que seguramente no podría hacer nada. El pobre se conformó y contestó que ya bastaba con la tarta que había llevado el Día del Libro. Sí, porque aunque no publique demasiado, hornear, sigo horneando.


  El caso es que cuando llegó del cole y vio alguna galleta terminada se quedó sin palabras, me miró a los ojos y me dio un abrazo enorme acompañado de un montón de besos. Nada más que por eso ha merecido la pena el esfuerzo. Las que sois madres como yo, entenderéis perfectamente de lo que os hablo.


  Es verdad que no es su mejor año académico, pero tampoco lo ha sido en otros terrenos. Ha pasado unos meses muy malos, y todo por la envidia y la crueldad de otros chicos, y lo peor de todo, de sus familias. Y también hay que decir que no ha encontrado el respaldo que cabía esperar de su profesor y tutor. Vamos, todo un poco decepcionante, la verdad.


  Y por eso este año quería que fuera especial, más especial aún. Así que las galletas tenían que ser de este personaje, su favorito de toda la saga de Star Wars. Y si por eso algunos piensan que lo sobreprotejo, pues que lo piensen, quizás a esas personas les faltó algo de cariño y el resultado es un carácter que hasta huele a rancio.


  Yo prefiero que siga siendo un niño cariñoso, un niño que no responda con la misma moneda a las insolencias de algunos, un niño que prefiera seguir siendo honesto y que no presuma de lo que no es, un niño que aunque tenga un cuerpo de hombre no abuse de su superioridad física, un niño sincero,..., en definitiva...mi niño, ese que  después de 11 años sigue siendo la alegría de la casa aunque pretendan arrebatársela.


  Hoy las ha llevado al cole, y seguro que habrá sembrado de nuevo envidias, pero que les den. Él las ha llevado feliz y ha disfrutado de su día de lo lindo, y mañana más porque le toca celebrarlo con sus amigos.


  Pues esto es todo hoy. Ya me han preguntado que cómo le he hecho la cabeza, os cuento; como tenía un cortador de cabezas que use el año pasado  de Star Wars, pues lo he aprovechado  y creo que el conjunto ha quedado bastante bien. Muchos besotes.

sábado, 2 de abril de 2016

La tarta de este año

  Pues este año va a ser la primera vez que haga esta entrada mientras tiene lugar la fiesta del colegio. ¿Por qué lo hago así? Pues porque este curso es diferente. Si seguís este blog ya sabréis lo que ocurrió el año pasado, si no y sentís curiosidad os dejo el enlace aquí.

 
  La decisión que tenía intrigados a algunos y que tomé el curso pasado es que llevaría tarta, pero que no entraría a concurso. Habrá quien piense que se trata de una venganza, pero bueno, a mí lo que piensen algunos a estas alturas me importa bien poco.

  En cualquier caso quiero explicar por qué. Por un lado porque así no pongo en compromiso a nadie, ya que después de lo que pasó no quiero que nadie se sienta obligado a darme el primer premio este año independientemente de las tartas que se presenten, quizás a alguien podría pasarle lo mismo que a mí, que se merezca el primer premio y no se lo den para querer compensarme a mí.


  También, por si las cosas han sido como siempre, para dar la oportunidad a otras personas de llevarse esos premios, ya que muchas no llevan nada porque no tienen posibilidades. Se ve que esa es la finalidad y no que se recaude dinero para la causa que sea.

  Por otra parte, lo que ha hecho que me reafirme en mi decisión ha sido que mis hijos no han querido participar este año en las competiciones deportivas, vamos, ni siquiera ir a pasar el día al colegio y disfrutar de la fiesta. Y es que lo tengo que entender, está siendo un curso duro donde no han encontrado el respaldo que necesitaban ni en sus profesores ni en la dirección del colegio, a la que hemos tenido que recurrir en varias ocasiones, para que al final lleguen a la conclusión de que sobreprotegemos a nuestros hijos e incluso nos inviten a que dejemos el centro, eso sí, de una manera muy delicada.


  Y eso debe ser, que somos sobreprotectores porque no consentimos que otros niños acosen a uno de nuestros hijos, ni nos hace gracia que haya agravios comparativos por parte de algunos profesores.

  Y tampoco pueden entender que nosotros demostremos nuestro cariño y agradecimiento con nuestros detalles a la mayoría del profesorado e intentemos inculcar eso a nuestros hijos, independientemente de que nos parezca inapropiada la actitud de alguno. A eso también le han puesto nombre, dicotomía dicen.


  En fin, que este cúmulo de cosas han hecho que mi decisión, ya tomada el año pasado, se mantenga en firme. Y puede que esta entrada también les parezca incendiaria, como se lo pareció la del año pasado, porque también le ponen ese calificativo a decir las verdades. Pero es que las experiencias vividas nos dicen que si no lo decimos tan claramente tienen la costumbre de pasar se soslayo como si no pasara nada.

  Y si la sigo llevando es para poder seguir participando para la causa para la que recaudan el dinero, y además los chicos a los que les gustan mis tartas no tienen culpa de nada. Soy perfectamente consciente de que a muchas familias mi tarta les alegra el día, y sólo por eso merece la pena llevarla.


  También tengo conciencia de que la tarta no es tan alegre como la de otros años, pero cuando no se hace por encargo, pues una tarta de este tipo es como otra creación cualquiera, que refleja como se siente una, así que este año es mucho más sobria y menos animada.

  Pues ya está, esto es todo, Ya os pondré receta, la tarta tiene dos tipos de bizcocho, el de vainilla ya está por el blog, es con nata y es estupendo, pero creo que el que he usado de chocolate es aún mejor, pero ya os la pondré otro día, que hoy creo que ya he contado bastante. Muchos besotes para todos los que seguís este blog y seguís apoyándolo con vuestras visitas y comentarios, ya sea por aquí, por Facebook e incluso a través mensajes privados.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...