miércoles, 27 de abril de 2016

Darth Vader Cookies

  Están siendo unos meses de locos, sin apenas parar, pero no quería que terminara el día sin dedicarle unas palabras a mi niño. Mi pequeñajo ha cumplido hoy once añazos y está de alto como yo, pero seguirá siendo mi pequeñajo siempre.


  No tenía muy claro qué galletas prepararle este año, y andando por la tienda donde suelo comprar mis cosillas vi un cortador y se me vino a la cabeza Darth Vader, y no es que lo fuera, porque en realidad se trataba de un cortador de niña de comunión, pero me ha venido que ni al pelo.


  No le dije nada, es más, le conté que este año andaba muy ajustadilla y que seguramente no podría hacer nada. El pobre se conformó y contestó que ya bastaba con la tarta que había llevado el Día del Libro. Sí, porque aunque no publique demasiado, hornear, sigo horneando.


  El caso es que cuando llegó del cole y vio alguna galleta terminada se quedó sin palabras, me miró a los ojos y me dio un abrazo enorme acompañado de un montón de besos. Nada más que por eso ha merecido la pena el esfuerzo. Las que sois madres como yo, entenderéis perfectamente de lo que os hablo.


  Es verdad que no es su mejor año académico, pero tampoco lo ha sido en otros terrenos. Ha pasado unos meses muy malos, y todo por la envidia y la crueldad de otros chicos, y lo peor de todo, de sus familias. Y también hay que decir que no ha encontrado el respaldo que cabía esperar de su profesor y tutor. Vamos, todo un poco decepcionante, la verdad.


  Y por eso este año quería que fuera especial, más especial aún. Así que las galletas tenían que ser de este personaje, su favorito de toda la saga de Star Wars. Y si por eso algunos piensan que lo sobreprotejo, pues que lo piensen, quizás a esas personas les faltó algo de cariño y el resultado es un carácter que hasta huele a rancio.


  Yo prefiero que siga siendo un niño cariñoso, un niño que no responda con la misma moneda a las insolencias de algunos, un niño que prefiera seguir siendo honesto y que no presuma de lo que no es, un niño que aunque tenga un cuerpo de hombre no abuse de su superioridad física, un niño sincero,..., en definitiva...mi niño, ese que  después de 11 años sigue siendo la alegría de la casa aunque pretendan arrebatársela.


  Hoy las ha llevado al cole, y seguro que habrá sembrado de nuevo envidias, pero que les den. Él las ha llevado feliz y ha disfrutado de su día de lo lindo, y mañana más porque le toca celebrarlo con sus amigos.


  Pues esto es todo hoy. Ya me han preguntado que cómo le he hecho la cabeza, os cuento; como tenía un cortador de cabezas que use el año pasado  de Star Wars, pues lo he aprovechado  y creo que el conjunto ha quedado bastante bien. Muchos besotes.

sábado, 2 de abril de 2016

La tarta de este año

  Pues este año va a ser la primera vez que haga esta entrada mientras tiene lugar la fiesta del colegio. ¿Por qué lo hago así? Pues porque este curso es diferente. Si seguís este blog ya sabréis lo que ocurrió el año pasado, si no y sentís curiosidad os dejo el enlace aquí.

 
  La decisión que tenía intrigados a algunos y que tomé el curso pasado es que llevaría tarta, pero que no entraría a concurso. Habrá quien piense que se trata de una venganza, pero bueno, a mí lo que piensen algunos a estas alturas me importa bien poco.

  En cualquier caso quiero explicar por qué. Por un lado porque así no pongo en compromiso a nadie, ya que después de lo que pasó no quiero que nadie se sienta obligado a darme el primer premio este año independientemente de las tartas que se presenten, quizás a alguien podría pasarle lo mismo que a mí, que se merezca el primer premio y no se lo den para querer compensarme a mí.


  También, por si las cosas han sido como siempre, para dar la oportunidad a otras personas de llevarse esos premios, ya que muchas no llevan nada porque no tienen posibilidades. Se ve que esa es la finalidad y no que se recaude dinero para la causa que sea.

  Por otra parte, lo que ha hecho que me reafirme en mi decisión ha sido que mis hijos no han querido participar este año en las competiciones deportivas, vamos, ni siquiera ir a pasar el día al colegio y disfrutar de la fiesta. Y es que lo tengo que entender, está siendo un curso duro donde no han encontrado el respaldo que necesitaban ni en sus profesores ni en la dirección del colegio, a la que hemos tenido que recurrir en varias ocasiones, para que al final lleguen a la conclusión de que sobreprotegemos a nuestros hijos e incluso nos inviten a que dejemos el centro, eso sí, de una manera muy delicada.


  Y eso debe ser, que somos sobreprotectores porque no consentimos que otros niños acosen a uno de nuestros hijos, ni nos hace gracia que haya agravios comparativos por parte de algunos profesores.

  Y tampoco pueden entender que nosotros demostremos nuestro cariño y agradecimiento con nuestros detalles a la mayoría del profesorado e intentemos inculcar eso a nuestros hijos, independientemente de que nos parezca inapropiada la actitud de alguno. A eso también le han puesto nombre, dicotomía dicen.


  En fin, que este cúmulo de cosas han hecho que mi decisión, ya tomada el año pasado, se mantenga en firme. Y puede que esta entrada también les parezca incendiaria, como se lo pareció la del año pasado, porque también le ponen ese calificativo a decir las verdades. Pero es que las experiencias vividas nos dicen que si no lo decimos tan claramente tienen la costumbre de pasar se soslayo como si no pasara nada.

  Y si la sigo llevando es para poder seguir participando para la causa para la que recaudan el dinero, y además los chicos a los que les gustan mis tartas no tienen culpa de nada. Soy perfectamente consciente de que a muchas familias mi tarta les alegra el día, y sólo por eso merece la pena llevarla.


  También tengo conciencia de que la tarta no es tan alegre como la de otros años, pero cuando no se hace por encargo, pues una tarta de este tipo es como otra creación cualquiera, que refleja como se siente una, así que este año es mucho más sobria y menos animada.

  Pues ya está, esto es todo, Ya os pondré receta, la tarta tiene dos tipos de bizcocho, el de vainilla ya está por el blog, es con nata y es estupendo, pero creo que el que he usado de chocolate es aún mejor, pero ya os la pondré otro día, que hoy creo que ya he contado bastante. Muchos besotes para todos los que seguís este blog y seguís apoyándolo con vuestras visitas y comentarios, ya sea por aquí, por Facebook e incluso a través mensajes privados.

viernes, 18 de marzo de 2016

Zeppole di San Giuseppe

  Es curioso cómo se rodean las cosas en la vida a veces. Ni recuerdo el tiempo que llevaba con esta receta en la recámara, pero por una cosa o por otra se pasaba esta fecha especial sin que lo preparara. Este año la tenía totalmente olvidada, pero en el colegio una vez al mes preparan menús temáticos, como ellos los llaman, y aunque mis chicos llevan la comida de casa, me gusta que ellos se adapten y también la lleven.


  Algún profe que otro suele andar a la expectativa con las comidas de mis hijos, incluso los avisan con antelación para que me lo digan y también puedan llevar su comida temática. Esta vez se trataba de comida italiana, así que les preparé unos buenos espaguetis con albóndigas, y ya mi marido empezó a animarme para que les hiciera un tiramisú, pero entonces recordé estos donuts italianos que además son propios para estas fechas porque los preparan para la celebración del Día del Padre.


  Para que veáis que en ocasiones todo viene a colación para hacer esto o aquello, y allá que fueron mis niños la mar de contentos al cole con estos pasteles. En la versión clásica se preparan fritos, pero yo opté por esta nueva versión que es más ligerita, con su horneado.


  No descarto hacerlos fritos en un futuro, pero pensando en que ya llevaban un plato contundente me pareció bien aligerar un poco el postre.


  Tenía pensado preparar otra cosita para este día, pero al final lo que os digo, una cosa lleva a otra. Y a mi marido también le ha encantado este pastel, así que ya hemos cumplido con su homenaje también, porque tendrá millones de defectos, casi tantos como yo, pero padrazo es un rato, así que el homenaje es bien merecido.


  Ingredientes:

  Para la masa:

* 250 ml. de agua.
* 100 gr. de mantequilla.
* Una pizca de sal.
* 200 gr. de harina.
* 5 huevos.



  Para el relleno:

* 100 gr. de azúcar.
* 500 ml. de leche entera.
* 50 gr. de harina de maíz.
* 3 huevos.
* 1 cucharada de vainilla en pasta.

  Preparación:

  De la masa:

- En la thermomix colocamos el agua, la sal y la mantequilla, y lo programamos durante 5 minutos, Tª 100ºC y velocidad 1. Como veis esto es lo que se puede hacer en una cacerola, debe hervir un poco la mezcla, habiendo quedada derretida la mantequilla por completo, os indicaré en el momento en el que habría que pasarlo a la batidora.

- Agregamos la harina y  programamos 20-30 segundos, velocidad 5. Para hacerlo a mano nos bastaría con remover bien con una cuchara de palo, hasta conseguir que quede bien mezclado y sin grumos, formando una bola al final. Antes del paso siguiente debemos dejar que enfríe un poco, que os quede templado.

- Ahora sí os hace falta pasar a la batidora, para poder añadir los huevos, como siempre uno a uno, batiendo bien entre adiciones, en la thermomix a velocidad 4, unos 10 segundos entre huevo y huevo.

- Transferimos la masa a una manga y con una boquilla medianamente ancha (yo los he preparado con las boquillas que uso para los frostings de los cupcakes), sobre la fuente de horno forrada con papel encerado formamos unos profiteroles pequeñitos, pegaditos unos con otros hasta formar un rectángulo como en este caso, o con la forma que queráis darle a la tarta.

- Horneamos unos 12-14 minutos con el horno precalentado a 200ºC,  tienen que quedar doraditos.

- Los dejamos dentro del horno apagado unos 5 minutos , los sacamos y dejamos que terminen de enfriar.

  Del relleno:

- Ponemos todos los ingredientes en el vaso de la thermomix y programamos 7 minutos, 90ºC, velocidad 4.

- Vertemos en un bol cubierto con film transparente y refrigeramos al menos durante un par de horas, que espese.

  Montaje:

  Llegado el momento la usaremos con nuestra manga pastelera para rellenar nuestros Zeppole partidos por la mitad, y para colocar una pequeña cantidad por encima. Ya para rematar, una cereza glaseada y... listo, ya tenemos nuestro dulce especial para celebrar el día del padre.



  ¿Qué? ¿Os animáis a preparar estos pastelitos para celebrar San José? Venga, no seáis perezos@s, que se preparan en un rato. Muchos besotes.

jueves, 3 de marzo de 2016

Dulce de leche Cheesecake Brownie

  No, no he dejado de hacer recetas en todas estas semanas, sólo que ni he tenido ni tiempo ni ánimo para ponerme a hacer fotos ni para escribir una entrada. Han sido unas semanas muy muy duras y tristes.


  Hoy ha sido mi último turno en mi servicio, cambia mi destino y en un par de días comenzaré en otra planta. No es una drama, ya lo sé, pero es como dejar a una familia adoptiva en la que te encuentras muy a gusto. Puedes intuir que con la otra familia tampoco te va a ir mal, que también te adaptarás, pero no puedes dejar de sentir dolor por tener que dejar la anterior.


  Y en esta tesitura de andar sensiblona pues me encuentro con un problema mayor y mucho más serio, mi hijo pequeño ha estado sufriendo acoso escolar y me ha costado muchos disgustos, correos y reuniones en el colegio para que por fin tomaran medidas para acotar esta situación.


  Así han sido estas semanas, con un nudo continuo en el estómago y llorando por los rincones. Este ha sido mi panorama y es lo que os puedo contar. 

  Ahora parece que el tema de mi niño está más tranquilo (esperemos que dure) y ya me he despedido de mis compis, eso sí, llevo toda la tarde llorando como una tonta porque he recibido tantos besos y tantos abrazos,  tantos mensajes tan bonitos de ellos por Whatsapp, hasta por Facebook, que bueno..., me podéis entender, me han emocionado mucho. Estoy agradecidísima, y me siento muy afortunada por haber encontrado a estas personas maravillosas en mi camino, he aprendido mucho de ellos en todos los sentidos y eso lo llevaré conmigo siempre, esté donde esté.


  Y tratándose de mí, tenía que despedirme con algo dulce. He escogido una receta antigua, pero dándole un aire nuevo con otro sabor y otra apariencia, y ha resultado un verdadero éxito.

  Ingredientes:

  Brownie:

* 200 grs. de chocolate cortado en trozos.
* 200 grs. de mantequilla sin sal.
* 250 grs. de azúcar glas (tamizada) .
* 3 huevos.
* 110 grs. de harina blanca (tamizada).

  Cheesecake:

* 400 grs. de queso crema.
* 150 grs. de azúcar glas (tamizado).
* 1/2 cucharadita de extracto de vainilla.
* 2 huevos.

  Cream Topping:

* 300 cc. de nata para batir.
* 100 grs. de dulce de leche.
* Mini-nubes de colores.
* Glaseado de chocolate.


 Preparación:

  Brownie:

- Pre-calentamos el horno a 170ºC.

- Ponemos el chocolate a derretir, ya sea al Baño María o al microondas, eso a vuestra elección.

- Mientras se va derritiendo, en el vaso de la batidora pondremos la mantequilla y el azúcar, y mezclaremos hasta que los ingredientes queden bien incorporados.

- Después agregamos los huevos uno a uno, como siempre, batiendo bien después de cada adición.

- Añadimos gradualmente la harina, batiendo después de cada adición para que queden bien ligados los ingredientes y entonces subimos la velocidad de nuestra batidora para conseguir una textura un poco más esponjosa.

- Lentamente agregamos el chocolate derretido sin dejar de batir hasta que quede todo bien integrado.

- Y vertemos nuestra masa al molde ya engrasado, igualando bien con una lengua.

  Cheesecake:

- Ponemos el queso crema, el azúcar y el extracto de vainilla en el vaso de la batidora, y batiremos a velocidad baja hasta que la mezcla quede esponjosa y espesa.

- Ahora añadiremos los huevo uno a uno, batiendo bien después de cada adición. Al terminar la textura debería ser muy esponjosa y cremosa.

- Vertemos en el molde sobre la mezcla de brownie, e igualamos de nuevo con una paleta o una lengua.

- Y nos queda hornear durante unos 30-40 minutos.

- Al sacar del horno dejaremos enfriar completamente, y después cubriremos para refrigerar al menos durante dos horas, a ser posible toda la noche.

  Cream Topping:

- Ponemos la nata bien fría en el vaso de la batidora y batiremos hasta que la mezcla esté montada.

- Entonces vamos añadiendo el dulce de leche poco a poco sin dejar de batir, hasta que quede bien integrado y nos quede una mezcla con textura de mousse.

- Desmoldamos el Cheesecake Brownie, extendemos encima el topping y decoramos con las nubes y el glaseado de chocolate.


  Estoy segura de que comprendéis mi ausencia estos días. Ahora toca afrontar esta nueva andadura con la ilusión de conocer nuevos compañeros y de aprender mucho, y claro, habrá que llevarles pastelitos, que esa manía no se me va a quitar por cambiar de lugar de trabajo. Muchos besotes, y gracias a los que seguís ahí, leyendo cada entrada.

domingo, 10 de enero de 2016

Cava & Chocolate Bundt Cake

  Pues ya han pasado las fiestas y aquí estamos de nuevo. ¡Qué ganas tenía de estrenar este molde  que me trajeron los Reyes Magos!  Así que de inmediato me puse a pensar recetas y aprovechando que había sobrado cava de estos días y  que nosotros no somos de mucho beber, pues a emplearlo en este bundt que veis.



 Es curioso esto del blog, a veces me pregunto por qué sigo escribiendo y enseñando las recetas que preparo. El caso es que supone esfuerzo, me gusta esmerarme en las fotos aunque no sea ninguna experta, me encanta estar a la última en cuanto a menaje se refiere para presentar los pasteles de la mejor manera posible, por otro lado siempre ando rebuscando y pensando en recetas nuevas, también hay que sentarse y escribirlas, etc...

  Total, que empleo unos recursos en el blog que a veces me pregunto que con qué fin. No me doy publicidad entre otras cosas porque no me dedico a ésto y no la necesito. Reconocimiento???, pues tampoco, cada vez hay  menos comentarios, no sólo en este blog, yo que soy seguidora de muchos lo observo, quitando a alguno de los más punteros, el resto no recibe excesivos comentarios, de hecho todos reciben menos.


  Así que entiendo que después del boom de blogs que surgieron hace unos años, la cosa haya venido a menos, y no es que no surjan nuevos, que surgen, pero se han quedado muchos en el camino. Hay montones que no publican desde hace años, que siguen habiendo a patadas, pues también, pero hay tantos abandonos..., que ya digo, que lo entiendo, pero da pena que tantas compañeras blogueras hayan decidido no seguir.


  El caso es que me gusta, me encanta cocinar, la repostería creativa me chifla, y escribir en este blog pues sigue suponiendo una terapia para mis migrañas y neuralgias, que afortunadamente ahora son mucho menos frecuentes. Cuando lo necesito, desfogo y me quedo la mar de a gusto. Y por eso sigo aquí, porque lo disfruto y punto.


  Ingredientes:

* 500 gr. de harina para todo uso.
* 2 cucharaditas de polvo de hornear.
* 1 cucharadita de bicarbonato sódico.
* 75 gr. de cacao en polvo.
* 2 tazas de azúcar moreno ( yo he utilizado dark brown sugar, pero vale el azúcar moreno normal de siempre).
* 4 huevos grandes.
* 250 ml. de aceite de girasol.
* 300 ml. de cava.



  Preparación:

- Pre-calentamos el horno a 160ºC y engrasamos nuestro molde, yo tengo costumbre de hacerlo con spray desmoldante, pero igual podéis hacerlo con mantequilla y harina.

- En un bol tamizamos juntos la harina, el polvo de hornear, el bicarbonato sódico y el caco en polvo. Reservamos.

- Ahora echamos los huevos al vaso de la batidora y los batimos ligeramente.

- Agregamos el azúcar, el aceite y el cava y mezclamos a velocidad media, hasta que queden todos los ingredientes bien integrados.

- Añadimos en este momento los ingredientes secos y volvemos a batir a velocidad media, hasta que nos quede una mezcla homogénea.

- Vertemos la mezcla en el molde y horneamos durante 60 minutos, para comprobar la cocción, como siempre, insertamos un palillo y si sale limpio, pues ya está perfectamente hecho.

- Sacamos del horno y dejamos enfriar en el molde unos minutos antes de desmoldar. Una vez desmoldado transferimos a una rejilla para dejar que  se enfríe por completo.

- Yo después le he añadido glaseados de vainilla y chocolate, pero eso ya a vuestro gusto.


  Pues por hoy ya está. Yo seguiré por aquí como siempre, con mi pequeña aportación. Muchos besotes.

domingo, 3 de enero de 2016

Roscón de Reyes de Tiramisú

  Ya estamos con la nueva receta para este año. Cómo me gusta probar cada Navidad con un nuevo sabor para el Roscón, eso sí, siempre ando un poco acongojada dándole vueltas a si va a salir o no. Me da miedo que al introducir esos ingredientes la masa no leve, o el resultado no sea el esperado  y no haya quien se lo coma.


  El caso es que de momento va saliendo bien, así que el año que no salga pues seguramente no haya Roscón para el blog. Antes me agobiaba mucho con estas cosas, que si llegaba tal fecha y no tenía nada apropiado para publicar y encima sin tiempo. Ahora me lo tomo con mucha más tranquilidad, si sale, pues estupendo, y si no sale, bueno, me fastidia mucho, pero no pasa de ahí.


  Pero bueno, ese es otro tema al que le he estado dando vueltas últimamente, aunque hoy no es el momento de contaros mis pensamientos. Hoy es el día de presentaros este Roscón de Tiramisú. que por qué de Tiramisú??? Pues porque es un postre muy habitual en muchos hogares en Navidad, y me pareció muy propio, la verdad es que tampoco es que hayan fluido las ideas como si se tratara de un manantial. Se me ocurrió éste y me dije, pues éste.


  El resultado ha encantado en casa, el sabor del Roscón con el café y el Amaretto resulta muy intenso y deja el regustilllo en la boca. veréis que la capa de nata es tremenda, pero es que quería que como en el Tiramisú de verdad hubiera una buena cantidad de crema, para darle esta firmeza decidí mezclarlo con nata montada (de la vegetal, eso sí, porque tiene que tener fuerza para aguantar la crema de Tiramisú y que no se venga abajo). Y no penséis que no es apto para niños, a mis hijos les ha parecido fantástico, y además el alcohol se evapora.


  Ingredientes:

  Para el pre-fermento:

* 90 gr. de harina de fuerza.
* 60 gr. de leche.
* 5 gr. de levadura fresca de panadería.

  Para la masa:

* 120 gr. de azúcar ultrafina (o caster sugar).
* 15 gr. de café soluble.
* 80 gr. de leche.
* 60 gr. de mantequilla.
* 2 huevos.
* 20 gr. de levadura fresca de panadería.
* 15 gr. de pasta de vainilla.
* 40 gr. de Amaretto.
* 340 gr. de harina de fuerza.
* Una pizca de sal.

  Para decorar:

* Huevo batido.
* Almendras laminadas.
* Azúcar glas (para espolvorear).
* Caco en polvo (para espolvorear).

  Para el relleno:

* 250 gr. de queso crema ( Mascarpone o en su defecto tipo Philadelphia).
* 250 ml. de nata vegetal.
* 2 huevos.
* 1/4 de taza de azúcar.
* Una pizca de sal.


 Preparación:

  Del pre-fermento:

- Echamos los ingredientes en el vaso, programando 1 minuto en velocidad espiga.

- Ponemos esa masa en un bol, dejándola fermentar al menos durante 3 horas, o bien la metemos en el frigo tapasa con film transparente hasta el día siguiente (yo hice ésto último).

  De la masa:

- En el vaso de la Thermomix ponemos el azúcar y el café, y lo pulverizamos programando 30 segundos, velocidad 5-10. Retiramos y reservamos.

- Ahora vertemos la leche, junto con  el Amaretto y la pasta de vainilla, y programamos 5 minutos, 90ºC y velocidad cuchara. Dejamos que temple un poco.

- Una vez que haya templado un poco, agregamos el azúcar con café pulverizados, el resto de los ingredientes y el prefermento, y programamos 30 segundos, velocidad 6.

- Podemos seguir amasando en el mismo vaso programando 3 minutos, velocidad espiga. Pero llegados a este punto, yo prefiero amasar en la batidora-amasadora a velocidad máxima durante unos 7-10 minutos, hasta que adquiera una consistencia elástica.

- Lo dejamos levar durante un par de horas. Yo para dejarlo leudar, tengo la costumbre de meterlo en el horno a una temperatura bajita (30-40ºC).

- Recordad que tras dejarlo leudar, debemos sacar el aire, amasándolo un poco, con un par de minutos en la batidora-amasadora nos basta. También se puede hacer en la Thermomix, a velocidad espiga.

- Ahora le damos forma, lo pintamos con el huevo batido y lo dejamos leudar otro par de horas.

- Lo  pintamos de nuevo con el huevo batido y le rociamos las almendras laminadas.

- Y lo metemos en el horno pre-calentado a 200ºC, durante 17 minutos. Yo me pongo la alarma a los 10 minutillos para darle la vuelta, yo no lo he necesitado, pero si veis que se tuesta demasiado por arriba cubrid con papel de aluminio, y bajad la temperatura a 180ºC.

- Yo para rematar le he espolvoreado azúcar glas y cacao en polvo.


  Del relleno:

- Separamos las claras de las yemas.

- En el bol de la batidora agregamos el azúcar a las yemas y batimos a velocidad media hasta que la mezcla sea esponjosa y adquiera un color pálido.

- Por otro lado montamos las claras junto con  la pizca de sal, hasta que quede lo más firme que podamos.

- Ahora incorporamos las claras a la mezcla de las yemas con el azúcar, con movimientos suaves y envolventes con nuestra lengua pastelera.

- Montamos la nata vegetal con la batidora de varillas, y cuando esté bien firme, añadimos la crema de tiramisú, sin dejar de batir, hasta que quede todo bien integrado.


  En fin, que este año ya está, el año que viene Dios dirá. Han salido dos Roscones, pero he congelado uno para dejarlo para el mismo Día de Reyes, para que siga tierno y fresco, sólo tendré que sacarlo la noche antes y rellenarlo ese mismo día, os lo cuento  por si os parece buena idea.

  Sólo me queda desear que los Reyes Magos este año sean generosos con todos, con los que se lo merecen más y con los que se lo merecen menos, porque al fin y al cabo todos, grandes y pequeños vivimos con ilusión esa noche mágica ¿verdad?. Muchísimos besotes.

jueves, 31 de diciembre de 2015

Turrón and Choux cake

  Pues no quería dejar de despediros el año y desearos lo mejor para el que entra, aunque sé que muy probablemente no lo leeréis hoy porque suele ser una tarde ajetreada con los preparativos. Yo misma en un rato tendré que empezar a preparar el cordero para meterlo en el horno.


  Así que como no quería dejar pasar la oportunidad os enseño el postre con el que diremos adiós a este año. Sólo os puedo decir que es una verdadera delicia. Ya había preparado esta masa choux con esta crema de turrón pero en ecclairs pequeñitos, pero de pronto se me ocurrió que quedaría preciosa una tarta con esta presentación.


  Y creo que no me equivocaba, no me digáis que no queda bonita. Es una tarta sencilla de hacer que no requiere ni mucha elaboración ni mucho horneado. En este caso, al contrario que con la anterior tarta el corte es complicado, sobre todo por la capa de glaseado que le he puesto encima que al endurecer lo hace más difícil, lo más bonito es verla por fuera. así sin tocarla...jajaja


  Pero no creáis, que aunque el corte no sea el más bonito, no repercute en nada a su sabor, que es una maravilla. Así que os paso la receta por si os apetece hacerla en alguna ocasión.


Ingredientes:

  Para la masa:

* 250 ml. de agua.
* 100 gr. de mantequilla.
* Una pizca de sal.
* 200 gr. de harina.
* 5 huevos.

  Para el relleno:

* 250 ml. de nata vegetal fría.
* Una tableta de turrón del blando.


  Preparación:

  De la masa:

- En la thermomix colocamos el agua, la sal y la mantequilla, y lo programamos durante 5 minutos, Tª 100ºC y velocidad 1. Como veis esto es lo que se puede hacer en una cacerola, debe hervir un poco la mezcla, habiendo quedada derretida la mantequilla por completo, os indicaré en el momento en el que habría que pasarlo a la batidora.

- Agregamos la harina y  programamos 20-30 segundos, velocidad 5. Para hacerlo a mano nos bastaría con remover bien con una cuchara de palo, hasta conseguir que quede bien mezclado y sin grumos, formando una bola al final. Antes del paso siguiente debemos dejar que enfríe un poco, que os quede templado.

- Ahora sí os hace falta pasar a la batidora, para poder añadir los huevos, como siempre uno a uno, batiendo bien entre adiciones, en la thermomix a velocidad 4, unos 10 segundos entre huevo y huevo.

- Transferimos la masa a una manga y con una boquilla medianamente ancha (yo los he preparado con las boquillas que uso para los frostings de los cupcakes), sobre la fuente de horno forrada con papel encerado formamos unos profiteroles pequeñitos, pegaditos unos con otros hasta formar un rectángulo como en este caso, o con la forma que queráis darle a la tarta.

- Horneamos unos 12-14 minutos con el horno precalentado a 200ºC,  tienen que quedar doraditos.

- Los dejamos dentro del horno apagado unos 5 minutos , los sacamos y dejamos que terminen de enfriar.

  Del relleno:

- Montamos nuestra nata.

- Una vez montada, añadimos el turrón poco a poco a trocitos muy pequeñitos hasta que nos quede firme y con picos todo el conjunto y el turrón quede bien integrado.

  De la tarta:

- Vamos alternando capas de masa choux con capas de la nata, aplicada en este caso con la misma boquilla con la que le di forma a la masa.

  Pues ya está, la única decoración son unos cuantos profiteroles que hice con la masa que sobró y glaseado de dos sabores, chocolate blanco y chocolate negro.


  Y mirad lo que ha pasado cuando he ido a revisar las fotos, a la vuelta para recogerlo todo me he encontrado con un plato vacío y dos cucharas usadas, que sepáis que estas cosas sólo pasan cuando está muy muy rico.

  Esto es todo, lo dicho, que el año que entra os traiga lo mejor a todos, y que disfrutéis la noche ya sea con la familia, en una fiesta o lo que sea. Muchísimos besotes.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...