martes, 13 de octubre de 2020

Ghosts Cupcakes (Oreo Cupcakes)

  Pues a pesar de los contratiempos que nos acompañan en la vida hay que intentar sobreponerse, y aunque seguirán habiendo subidas y bajas, uno debe seguir intentando mantenerse a flote. Para ello es necesario ocupar tu tiempo, así que a parte de las tareas diarias que debemos hacer todos pues yo me dejo llevar estampando camisetas y preparando pasteles.


  Ya tenemos Halloween a la vuelta de la esquina, y aunque sea acompañados de una pandemia, los que gozamos de salud tenemos la oportunidad de celebrarlo en casa a nuestra manera, este año además de los pasteles también estoy decorando camisetas con los motivos que más nos gustan en la familia.



  Y así vamos pasando las semanas, entretenidos e ilusionados con pequeñas cosas que nos alegren la vida, ya bastante tenemos con las rutinas diarias y escuchando en los telediarios lo mal que va todo y cómo se pelean entre ellos mientras nos engañan como a tontos, los unos y los otros.

  Ingredientes:

  Para la magdalena:

* 2 tazas de harina para todo usos.
* 1 taza de azúcar.
* 1/4 cucharadita de bicarbonato sódico.
* 1+1/2 cucharaditas de levadura en polvo.
* 1/2 cucharadita de sal.
* 3/4 taza de mantequilla sin sal a Tª ambiente.
* 3 claras de huevo.
* 1/2 taza de crema agria.
* 1/2 taza de leche.
* 1 cucharadita de extracto de vainilla.
* 1 taza oreos picadas.

  Para el frosting:

* 2 taza de mantequilla sin sal, a Tª ambiente.
* 2 cucharadita de vainilla en pasta.
* 8 tazas de azúcar glas tamizada.
* 4 cucharadas de nata para montar.



  Preparación:

  De la magdalena:

- Precalentar el horno a 180ºC y preparar el molde con sus cápsulas de papel.

- En un bol tamizamos la harina, la sal, el bicarbonato y el polvo de hornear, le añadimos el azúcar y reservamos.

- En otro bol mezclamos las claras de huevo, la crema agria, la leche y el extracto de vainilla.

- En el vaso de la batidora con el accesorio de paleta batir la mantequilla.

- Agregamos los ingredientes secos  a velocidad media alta hasta que estén bien incorporados.

- No olvidéis de vez en cuando de raspar bien los lados del vaso de la batidora, para asegurarnos de que queda todo bien mezclado.

- Ahora añadimos los ingredientes húmedos y batimos a velocidad baja hasta que se combinen.

- Incorporamos las galletas oreo picadas y las integramos con la lengua pastelera.

- Repartimos la mezcla en los moldes y horneamos durante unos 20 minutos o hasta que al insertar un palillo, éste salga limpio.

- Sacamos del horno y los dejamos reposar 5 minutos en el molde antes de desmoldar y dejar que terminen de enfriar sobre una rejilla.

 Del frosting:

- En el vaso de la batidora colocamos la mantequilla, la nata y la vainilla y batimos con las varillas a velocidad medio-alta hasta que se suavice la mantequilla.

- Poco a poco vamos añadiendo el azúcar glas sin dejar de batir hasta obtener nuestro frosting. Si nos apetece una textura más o menos suave podemos agregar o quitar algo de nata.

- Dividimos el frosting en 3 partes con los colores naranja, morado y verde y los colocamos en 3 mangas pasteleras diferentes con boquillas redondas de diferentes tamaños. Yo coloreé más cantidad de buttercream en naranja y le puse la boquilla más grande, pero como siempre, eso ya a vuestro gusto.

- Después mezclé varios tipos de sprinkles de Halloween y como colofón le puse estas decoraciones de fantasmitas.


  Pues ya tenemos primera receta de Halloween, ahí ando pensando y esforzándome, porque no ando yo muy inspirada, pero seguro que alguna más saldrá, y es que una ya tiene un público que anda esperando el siguiente pastel y no puedo defraudar...jajaja. En fin, espero volver a veros pronto con otra receta de miedo, muchos besotes y hasta la próxima entrada.

jueves, 1 de octubre de 2020

Praline & Irish Cream Bundt Cake

  Pues llevo unos días regulares con  mi lumbalgia, también he sabido que tengo un pinzamiento en las vértebras que hace que sienta como dormidos los dedos de los pies, pero que de momento no es operable. Tampoco ando muy bien del estómago, pero creo que eso es fruto del estrés, os cuento.

  No he dado muchas explicaciones hasta ahora, pero mi estado de ánimo viene siendo bastante malo debido a varias circunstancias. Por un lado tengo un inquilino moroso al que la justicia beneficia una y otra vez y ya ha habido dos aplazamiento de desahucio con fecha y sentencia en firme, esto parece que no va a acabar nunca. Y por otro un problema familiar con una herencia en el que la otra parte se ha estado quedando con un dinero que no es solo suyo.

  Ya sé que no se acaba el mundo por estas cosas, y que antes o después se terminará resolviendo, pero todo esto sumado a la etapa que hemos estado en confinamiento hace que todo se complique y que no encuentre un fondo a este pozo que cada vez se hace más profundo.

  Así que entre tanto todo se va arreglando yo me voy refugiando además de en mi familia y en mi trabajo, en mis pasteles y en mis camisetas, aunque a veces no tengo ganas de nada, ni siquiera de hablar. Pero mira tú por donde hoy me apetecía contaros qué es lo que me pasa.

  Ingredientes:

  Para el bizcocho:

* 125 gr. de praliné (Nestlé ha sacado una edición limitada de praliné cuyo formato es el mismo de una tableta de chocolate y es espectacular, no dejéis pasar la ocasión).

* 125 gr. de crema irlandesa.

* 200 gr. de azúcar.

* 250 gr. de mantequilla, a Tª ambiente.

* 6 huevos, a Tª ambiente.

* 1 cucharadita de pasta de vainilla.

* 125 ml. de buttermilk, a Tª ambiente.

* 350 gr. de harina para todo uso.

* 1 cucharadita de bicarbonato sódico.

  Para el glaseado:

* 1 taza de azúcar glas tamizado.

* 15 gr. de praliné.

* 2 cucharadas de crema irlandesa.

  Preparación:

- Precalentamos el horno a 180ºC y engrasamos el molde.

- En un bol tamizamos la harina con bicarbonato. Reservamos.

- En un cazo calentamos la crema irlandesa, el praliné y la buttermilk.

- En el vaso de la batidora mezclamos la mantequilla y el azúcar a velocidad media- alta, hasta que nos quede una mezcla suave y pálida.

- Vamos agregando los huevos uno a uno, batiendo bien entre ellos, para que vayan quedando bien integrados.

- Añadimos la vainilla y volvemos a batir.

- Vamos incorporando la mezcla de harina en 3 veces alternando con la mezcla de praliné, empezando y terminando con la de harina.

- Vertemos la mezcla en el molde y horneamos durante unos 70 minutos, o hasta que al insertar un palillo, este salga limpio.

- Dejamos reposar en el molde durante unos 10 minutos para después desmoldar y dejar que termine de enfriar sobre una rejilla.

- Para el glaseado ponemos todos los ingredientes en el vaso de la batidora y batimos a velocidad media-alta, hasta que todos los ingredientes queden bien integrados.

- Rociar sobre el bizcocho una vez frío.

  Ya os he contado un poquito, porque si lo contara bien tendría para escribir varios tomos y ahora me voy a poner a hacer otro bizcocho para esta noche, a preparar el almuerzo y si me da tiempo a decorarle a mi niño una camiseta. El caso es tener la cabeza ocupada. Pensaba hacer una entrada más alegre estrenando este molde precioso de Nordic Ware, pero ya sabéis que me dejo llevar y esto es lo que toca hoy. Muchos besotes y hasta la próxima entrada.

lunes, 21 de septiembre de 2020

Nutella, Banana & Nuts Muffins

  Hola familia, he estado missing unos días. No es que haya pasado nada especial, pero es que el estrés acumulado en estos meses a veces hace que necesite parar para tomar aire y poder continuar. Ahora estoy tomando conciencia porque en los próximos días, no sabemos cuántos, volveremos a ser planta Covid y habrá que enfundarse de nuevo en plásticos para atender a los pacientes.



  Mientras, la situación tampoco es mejor porque hasta que llegue ese momento tenemos el servicio con muy poquita gente ingresada para poder hacer una evacuación rápida si fuera necesaria y claro con tan poquitos pacientes no sabemos si nos sacaran o no de nuestro lugar de trabajo habitual para llevarnos a cubrir huecos a otras plantas.

  Y así, con esa incertidumbre estamos yendo a trabajar, sin saber dónde ni con qué compañeros irás a parar ese turno. A mí esta situación me parece mucho peor que trabajar en Covid porque en ocasiones vas a servicios donde te acogen de maravilla, pero otras veces topas con personas donde lo que que encuentras son malas caras y poca ayuda cuando te enfrentas a un tipo de paciente con el que no estás familiarizada y por desgraciada nadie sabe todo sobre todo.

  En fin, que esperemos que esto tome un rumbo pronto y podamos retomar una cierta rutina. Lo ideal sería que no se necesitara otra planta Covid, pero hay que estar preparados para lo peor y en ello estamos.

  Ingredientes:

* 2 plátanos maduros.

* 1/2 taza de azúcar moreno.

* 2 cucharadas de aceite vegetal.

* 1 huevo.

* 1 cucharadita de extracto de vainilla.

* 1/2 taza de nueces pecanas.

* 1 taza de harina para todo uso.

* 1/2 cucharadita de polvo de hornear.

* 1/2 cucharadita de bicarbonato sódioc.

* Una pizca de sal.

* 1/2 taza de Nutella.

  Preparación:

- Precalentamos el horno a 180ºC y preparamos el molde con las cápsulas de papel.

- Trituramos los plátanos.

- En el vaso de la batidora colocamos los plátanos triturados, el azúcar moreno, el huevo, el aceite y el extracto de vainilla y batimos a velocidad media alta hasta que quede todo bien integrado.

- Incorporamos las nueces picadas.

- En un bol tamizamos juntos la harina, el polvo de hornear, el bicarbonato y la sal.

- Transferimos la mezcla de harina a la de plátano.

- Separamos un tercio de la mezcla y la mezclamos con Nutella.

- Repartimos la mezcla en los moldes, agregando una cucharada de la masa con Nutella,

- Horneamos durante 20-25 minutos o hasta que al insertar un palillo, este salga limpio.

- Una vez horneados dejamos reposar en el molde durante unos 5 minutos tras los cuales dejamos que terminen de enfriar sobre una rejilla.

  Entre tanto aquí seguimos preparando estos pastelitos para los compis para hacer más amenos unos turnos que a veces se hacen interminables. Sólo me queda pediros que os cuidéis mucho, que seáis prudentes, que no dejéis de poneros las mascarilla y lavaros mucho las manos y en la medida que se pueda que mantengáis las distancias de seguridad. Hay que tomarse esto muy en serio porque cada vez se descubren más cosas sobre este bichito y no son noticias alentadoras. Yo de momento os dejo con muchos besotes hasta la próxima receta.

domingo, 6 de septiembre de 2020

Horchata Bundt Cake

  Ya que el otro día nos quedó un poquito de horchata tras comernos los fartons, decidí que este era el mejor uso que le podía dar, este fantástico bundt cake. Es absolutamente delicioso, además de tiernísimo, tanto que se deshace en la boca mientras le das un bocado.


No es que tenga un sabor muy marcado a horchata pero sí es un sabor peculiar, diferente a un simple bizcocho de vainilla. Así que si lo preparáis nadie va a terminar de identificar el sabor, pero sí que os van a preguntar de qué es.

  Yo, como casi siempre, dejé un trozo en casa y me llevé otro al trabajo, y en los dos sitios gustó mucho. No puedo remediar llevarme una buena parte al trabajo para acompañar el café, aunque ahora sea manteniendo distancias de seguridad y extremando las precauciones.

  Efectivamente estamos de nuevo en una situación fea, y mi pregunta es cuál será el momento en que de nuevo nuestra planta pase a ser otra vez una planta de Covid y nos tengamos que poner esas ropas tan cómodas y agradables. Creo que a este ritmo vamos a tardar poco y si debo decir la verdad, no es que tenga miedo, no, es que no me apetece nada volver a vivir lo ya vivido.

   Ingredientes:

* 300 gr. de harina para todo uso.

* 250 gr. de mantequilla.

* 250 gr. de azúcar fina para repostería.

* 200 ml. de horchata.

* 1+1/2 cucharaditas de bicarbonato sódico.

* 1 cucharadita de sal.

* 1 cucharadita de levadura.

* 2 huevos.

* 1/2 cucharadita de canela en polvo.

* 200 ml. de nata.

* 1 palo de canela.

* Un trozo de corteza de limón.


  Preparación:

- Calentamos la nata en un cazo con el palo de canela y la corteza de limón. Retiramos y dejamos enfriar.

- En un bol tamizamos la harina junto con el bicarbonato, la levadura, la canela y la sal. Reservamos también.

- En el vaso de la batidora batimos la mantequilla con el azúcar hasta obtener una mezcla suave y esponjosa.

- Añadimos los huevos uno a uno, como siempre, batiendo bien entre ellos, consiguiendo así que vayan quedando bien incorporados a la masa.

- Agregamos la horchata y volvemos a batir.

- Añadimos la mitad de la mezcla de harina, batimos. A continuación la nata infusionada con canela y limón, volvemos a batir y finalmente la otra mitad de la mezcla de harina, batiendo hasta que nos quede una masa homogénea.

- Vertemos en el molde engrasado y horneamos (con el horno previamente precalentado) a 180ºC durante una hora, o hasta que al insertar un palillo, este salga limpio.

- Dejamos reposar 10 minutos en el molde tras los cuales desmoldamos y dejamos que termine de enfriar sobre una rejilla.

  Bueno, pues ya está, no le puse ningún glaseado porque ese día andaba con prisas y con muchas cosas en la lista de tareas, como siempre. Pero se le podría poner un glaseado con horchata, seguro que le daría un sabor más reconocible. Yo os dejo por hoy con esta receta y me despido con muchos besotes hasta la próxima.

sábado, 29 de agosto de 2020

Fartons

  Pues ya se nos va acabando este verano raro y no quería dejarlo pasar sin preparar estos dulces valencianos que ellos comen mojados en horchata, de ahí su forma, para que entren bien en los vasos de tubo.

  No son espectacularmente sabrosos, pero claro, la intención entiendo yo, es que no le reste sabor a la horchata, más bien al revés, que sea la horchata la que le aporte sabor a la masa y lo cierto es que funciona.



  A nosotros, en casa, es que la bollería nos encanta, así que cuando encuentro recetas de este tipo no me puedo resistir a prepararlas. También debo confesar que en casa se han comido más mojados en café que en horchata, pero el resultado es igual de bueno.

  Ingredientes:

  Masa de arranque o prefermento:

* 4 gr. de levadura seca de panadería.

* 100 gr. de harina de fuerza.

* 100 ml. de agua a Tª ambiente.

  Masa fartons:

* 400 gr. harina para todo uso.

* 200 gr. de harina de fuerza.

* 15 gr. de levadura seca de panadería.

* 2 huevos grandes a Tª ambiente.

* 100 ml. de leche a Tª ambiente.

* 120 gr. de azúcar.

* 50 gr. de manteca de cerdo a Tª ambiente.

* 50 gr. de mantequilla a Tª ambiente.

* 1 cucharada de extracto de vainilla.

* 1/2 cucharadita de agua de azahar.

* Una cucharada de zumo de limón.

  Glaseado:

* 100 gr. de azúcar glas.

* 3 cucharadas de agua.



  Preparación:

  Masa de arranque o prefermento:

- Calentamos un poquito de agua en el microondas durante unos 15 segundos para templarla y ahí diluimos la levadura.

- Mezclamos con los 100 gr. de harina de fuerza hasta conseguir una pasta líquida que dejaremos reposar bien tapadito durante al menos 12 horas a Tª ambiente.

  Masa fartons:

- Tamizamos los dos tipos de harina y reservamos.

- Calentamos la leche en el microondas durante unos 15 segundos para templarla y ahí diluimos la levadura.

- En el vaso de la batidora con las varillas, a velocidad media-alta batimos los huevos con la manteca, la mantequilla, el azúcar, los aromas y el limón.

- Ahora colocamos el gancho de amasa y vamos añadiendo la mezcla de harinas poco a poco y la levadura que teníamos disuelta en la leche.

- A mitad del proceso agregamos también la masa de arranque y amasamos con el gancho a velocidad media-alta durante unos 10 minutos.

- Pasamos la masa a un bol engrasado y bien tapado y dejamos reposar durante una hora en la que la masa doblará su volumen.

- Ahora la pasamos a una superficie enharinada donde vamos cogiendo cachitos de masa de 50 gr. y les damos forma de bolitas que aplastaremos con el rodillo dándole forma alargada.

- Enrollamos por el lado más largo y los colocamos en una bandeja de horno forrada con papel encerado  dejando espacio entre ellos hasta terminar con la masa.

- Tapamos con un paño de cocina y dejamos reposar de nuevo una hora.

- Ahora horneamos a 170ºC durante unos 20 minutos.

- Ya horneados los dejamos enfriar sobre una rejilla.

  Glaseado:

- Batimos el azúcar tamizada y el agua con las varillas hasta que quede todo bien integrado.

- Pincelamos los fartons con el glaseado.

  Esta semana pasada he andado de cabeza, así que he tardado algo más de la semana entre receta y receta. Muchas cosas que hacer y pocas fuerzas para hacerlas después de turnos agotadores en el hospital, pero es lo que hay. Ya ando pensando en la siguiente, incluso tengo fotos sin ni siquiera descargar de la cámara, así que os dejo para ponerme manos a la obra. Muchos besotes y hasta la próxima entrada.

jueves, 20 de agosto de 2020

Baklava Rolls

  Hoy me dejo caer por aquí con una receta la mar de sencilla pero que no dejará indiferente a nadie que lo pruebe. No requiere de mucho horneado ni de muchos ingredientes, pero resulta espectacular.

  En casa y en el trabajo fueron todo un descubrimiento, así que los he preparado en dos ocasiones porque una les supo a poco y creo que si los hiciera una tercera tampoco se quedarían en el plato. Total, que si tenéis ocasión no dejéis de hacer esta delicia porque os va a encantar.

    Ingredientes:

* Una bolsa de pasta filo que vienen a tener entre 8-10 hojas, al menos las que yo compro.

* Mantequilla derretida, para esta cantidad de hojas como 250 gr.

* Una taza de miel.

* Una cucharada de agua.

* Chocolate con leche, una tableta de 150 gr.

* Frutos secos picados, yo me decanté por unas nueces pecanas.

  Preparación:

- Extendemos una hoja de pasta filo y la untamos bien con la mantequilla derretida.

- Doblemos la hoja por su parte más larga.

- Cogemos un palito de brocheta y lo colocamos en el sitio donde hemos doblado la hoja y enrollamos.

- Ahora aplastamos la masa desde los extremos del palo de brocheta y fruncimos la masa.

- La sacamos por uno de los extremos y enrollamos.

- Cuando hayamos acabado untamos de nuevo los rollos con la mantequilla que nos haya quedado.

- Horneamos a 180ºC durante 25 minutos.

- Mientras se hornea preparamos un almíbar con la miel y el agua, calentándolos en un cazo sin dejar de remover y retiramos del fuego justo antes de que empiece a hervir. Dejamos atemperar.

- Derretimos el chocolate con leche en el microondas, como siempre, a tiempos cortos y temperaturas bajas hasta que esté completamente derretido. Reservamos también.

- Una vez horneados nuestros rollos de pasta filo y aún calientes los pincelamos con nuestro almíbar.

- Rociamos el chocolate derretido que teníamos reservado y echamos esos frutos secos picados que teníamos preparados.

  Pues ya tenéis la receta, espero que alguien la pruebe y me diga qué le ha parecido. Yo sigo pensando en nuevas recetas y ando también maquinando con la decoración de camisetas, que me ha dado por ahí ahora, aunque eso los que me seguís por Facebook o Instagram ya lo sabéis porque os ando poniendo fotos por allí. De momento os dejo porque como siempre, ando con mucha tarea pendiente. Muchos besotes y hasta la próxima entrada.

viernes, 14 de agosto de 2020

French Chocolate Tart

  Otra semana más por aquí ando con una nueva receta, muy muy fácil pero muy muy resultona y rica. Una tartita de chocolate sencilla y fresca para cualquiera de estos días de verano caluroso en los que nos apetece darnos un capricho dulce.

  Y hoy voy a aprovechar la entrada, ya que soy enfermera y no puedo evitar esta deformación profesional que me acompañará siempre para deciros a los listos que lleváis la mascarilla por debajo de la nariz o la boca o incluso de la barbilla, que eso no sirve para nada, que no engañáis a nadie, que si todos tuviéramos la capacidad de ser responsables y solidarios deberíamos recordaros cómo hay que ponérsela y si todos fuéramos a una, ninguno de estos impresentables sería capaz de ponerse violento y chulesco. Por otro lado, deciros que si os veis guapos, que no es así, que se os ve una cara de tontos que no se puede aguantar, sin contar ya con que dejáis claro lo maleducados que sois.

  Buffff, que a gusto me acabo de quedar...que hartita estoy de ver que un porcentaje altísimo de la población va de estas maneras y si le dices algo, la mayor parte se te encara y sabéis lo peor? que hay más gente alrededor que intenta pasar lo más inadvertida posible y no dice ni mu. A mí esto me parece indignante, lo que nos hace además un poco lerdos, porque ese individuo no solo está poniendo en riesgo tu salud, sino también la de tu familia.

  Así el número de contagiados aumenta por día y aunque en parte proviene de esas reuniones que en parte están totalmente avaladas por la legalidad (otras no), aunque ya se encargan los gobiernos de aludir a nuestra responsabilidad para ellos lavarse las manos; otra parte viene de nuestra ineptitud para cumplir con unas normas básicas y de fácil cumplimiento que permitimos que muchos se salten a la torera, simplemente porque la mascarilla les resulta "incómoda". Y es que debe ser que a los que la llevamos como es debido nos encanta llevarla a pesar del calor y los sudores, y los sanitarios nos hemos debido poner los EPIS para ver si adelgazamos.

   Ingredientes:

* Masa de hojaldre.

* 200 gr. de chocolate con leche (aunque si os gusta más amargo podéis usar el chocolate a la concentración que queráis).

* 4 huevos.

* 500 gr. de crême fraîche  o nata fresca.

* 80 gr. de azúcar.

  Preparación:

- Extendemos la masa de hojaldre y la colocamos en el molde engrasado y cubierto con papel encerado. Pinchamos el fondo con un tenedor y reservamos.

- Precalentamos el horno a 200ºC.

- Derretimos el chocolate en un cazo a fuego lento con 2 cucharadas de agua, sin dejar de remover, para que no se adhiera a las paredes del cazo mientras añadimos el azúcar.

- Cuando se hayan integrado todos los ingredientes retiramos del fuego y dejamos atemperar 5 minutos antes de agregar los huevos, uno a uno y removiendo bien entre ellos para que todo vaya quedando bien combinado.

- Ahora agregamos la nata fresca y volvemos a batir bien, hasta que nos quede una mezcla homogénea.

- Vertemos sobre la masa y horneamos durante 25 minutos.

- Una vez horneados, dejamos enfriar y si queremos podemos añadir, como he hecho yo, estas virutas de chocolate.

  En serio resulta tan complicado que seamos capaces de cumplir con unas mínimas normas y hacérselas cumplir a quien no lo hace? Quizás este no sea el lugar para esto, penséis algunos, pero a mí me han enseñado que cualquier lugar es bueno para impartir educación sanitaria, así que ahí va mi lección de hoy. Si no sois capaces de poneros una mascarilla en condiciones pues al menos quedaos en casa y preparad esta receta, será tiempo que no estáis en la calle poniendo en riesgo al resto. Hala, dicho queda, ya solo me queda como siempre mandaros muchos besotes y despedirme hasta la próxima receta.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...