sábado, 19 de agosto de 2017

Funkenküchle

  Pues ya sabéis que ando un poco curiosa en cuanto a repostería de otros países, ya no sólo me interesan los dulces ingleses o americanos. Disfruto aprendiendo a hacer otro tipo de dulces.


  No me pidáis que pronuncie el nombre de estos porque voy a ser incapaz y lo cierto es que tampoco os puedo contar gran cosa porque me ha costado encontrar información. Lo único que os puedo contar es que se trata de una especie de donuts que preparan en el Tirol austriaco el primer día de cuaresma tras el carnaval.


  Salen un montón y son bastante contundentes, así que mi recomendación es que si los preparáis congeléis los que sobran, los descongeláis antes de comerlos y les dais un toque de 20 segundos en el microondas a máxima potencia justo antes de servirlos.


  Ingredientes:

* 500 gr. de harina para todo uso.
* 125 ml. de leche.
* 14 gr. de levadura seca activa.
* 2 huevos.
* 80 gr. de azúcar.
* 70 gr. de mantequilla.
* Una pizca de sal.
* Aceite vegetal para freír.
* Canela y azúcar.


  Preparación:

- Vertemos la levadura en 50 ml. de leche tibia y dejamos reposar durante unos 10 minutos.

- En un bol grande mezclamos el azúcar y la harina. hacemos un hueco en el centro. Volvemos a mezclar y dejamos reposar 30 minutos.

- A continuación añadimos la mantequilla, la leche, los huevos y la pizca de sal. Amasamos enérgicamente y dejamos reposar la masa cubierta con film transparente durante 60 minutos.

- Vamos tomando piezas de esa masa haciendo bolas, que más o menos sea como una pelota que podamos agarrar bien. Las colocamos sobre una superficie enharinada y las dejamos levar de nuevo 30 minutos.

- Una vez pasado este tiempo en cada bolita tiramos de la masa desde el centro hasta el exterior, de manera que los bordes queden gruesos y en el centro una masa muy fina.

- Freímos en aceite caliente apartándolas tan pronto adquieren un tono dorado, dejamos que reposen un poco sobre papel de cocina y aún calientes espolvoreamos con azúcar y canela.

- Servir aún calentitos.


  La receta venía explicada de una manera escueta y en alemán, así que teniendo en cuenta eso y viendo diferentes fotos en la red creo que han salido bastante bien. Y ahí sigo, buscando nuevas recetas con las que experimentar y viajar por el mundo desde mi cocina.
Hasta la próxima entrada y muchos besotes.

viernes, 11 de agosto de 2017

Malted Guinness Chocolate Bundt Cake

  Este Bundt Cake lo preparé hace ya unos cuantos días, fue para despedirme de mis compis ya que empezaba mis ansiadas y necesitadas vacaciones. Y si normalmente llevo algo para acompañar el café de las noches, pues claro está que ese día no  podía ser menos.


  Quizás algún ingrediente os parezca un poco complicado, pero la verdad es que en este mundo globalizado en el que vivimos ya todo se encuentra con relativa facilidad, además siempre está ahí nuestro ingenio para sustituir ingredientes o cambiar lo que nos venga en gana, eso sí, siempre calculando que nos salga el bizcocho como es debido.


  El resultado es simplemente maravilloso, al final  va a saber a chocolate, pero un chocolate muy intensificado por el resto de los ingredientes. Merece la pena, sobre todo para esos amantes del chocolate. La textura final es tipo brownie, muy húmedo, con la consistencia justa para mantener la forma pero que después se deshace en la boca. Como veis, muy muy recomendable.


  Ingredientes:

  Para el bizcocho:

* 1 taza de Guinnes.
* 150 gr. de mantequilla sin sal.
* 60 gr. de chocolate con leche, cortado en trozos.
* 3/4 taza de cacao en polvo (más el que necesitemos para espolvorear el molde).
* 1/2 taza de Olvaltine (una mezcla de malta en polvo que se utiliza para disolver con la leche, tipo Cola-Cao pero con más ingredientes).
* 1+3/4 tazas de azúcar.
* 3/4 taza de crema agria.
* 2 huevos grandes.
* 1+1/2 tazas de harina para todo uso.
* 2 cucharadas de harina de maíz.
* 1/2 cucharada de bicarbonato sódico.
* 1/2 cucharadita de sal.

  Para el glaseado:

* 1+1/2 tazas de azúcar glas tamizado.
* 1/2 taza de crema de licor irlandés (vamos, Baileys, para aclararnos).


  Preparación:

  Del bizcocho:

- Precalentamos el horno a 180ºC y engrasamos nuestro molde, bien con mantequilla o con spray desmoldante, también lo espolvoreamos con cacao en polvo.

- En un cazo a fuego medio mezclamos la cerveza Guinnes, la mantequilla y el chocolate. Calentamos hasta que esté derretido y suave, removiendo ocasionalmente.

- Apartamos del fuego y mezclamos con el caco y el Ovaltine.

- Una vez bien mezclado, agregamos el azúcar y batimos. Ahora dejamos enfriar 10 minutos.

- Ya pasado este tiempo y ya en el vaso de la batidora agregamos la nata agria, batimos, y después los huevos, uno a uno, batiendo bien entre ellos. Reservamos.

- En un bol tamizar juntos la harina, la harina de maíz, el bicarbonato sódico y la sal.

- Agregamos los ingredientes secos a la mezcla anterior y batimos lo justo, sólo hasta que estén integrados.

- Vertemos la mezcla en el molde y horneamos durante 70-80 minutos, al menos yo necesité eso, o hasta que al insertar un palillo, éste salga limpio.

- Dejamos reposar en el molde durante 15 minutos antes de desmoldar para después dejar que se termine de enfriar sobre una rejilla.

  Del glaseado:

- En el vaso de la batidora y con las varillas vertemos la crema de licor y poco agregamos el azúcar glas batiendo a velocidad media. Si se quiere una textura más o menos espesa no hay más que añadir más azúcar glas o crema, según más te guste.


  La receta original venía con un frosting de Baileys que yo decidí cambiar por un glaseado para hacerlo algo más ligero, además empapa algo el bizcocho y enriquece el sabor. Así que no puedo deciros nada más para contaros lo rico que está, creo que agotado todos mis recursos. Ya si lo hacéis o no es cosa vuestra. Pensando ya en la siguiente receta, muchos besotes.

viernes, 4 de agosto de 2017

Ebleskiver

  Hoy os traigo una receta de desayuno y es que llevo todo lo que va de verano probando tortitas de diferentes países, ni mucho menos he subido todas al blog, ni siquiera les he hecho fotos a todas para el Facebook y el Instagram, pero tengo la esperanza de poder ir haciéndolo poco a poco.


  Ya os dije en la entrada anterior que disfruto preparando desayunos especiales y sabiendo la debilidad que existe en casa por las tortitas pues decidí eso, ir probando diferentes recetas. La verdad es que con sus particularidades todas han sido estupendas, pero cuando puse estas tortitas danesas en la mesa la cara que ponían todos al ir probándolas era para grabarlas.


  La masa no es complicada de hacer, la dificultad viene al cocinarlos, sobre todo tu primera vez como fue mi caso, pero ayudó mucho ver tropecientos vídeos en YouTube. Yo intento explicarlo muy bien en la preparación pero si os decidís por prepararlos algún día os recomiendo que veáis alguno.


  Además es necesaria una sartén especial que no es barata que digamos, pero que también puede aprovecharse muy requetebién para hacer los famosos Proffertjes holandeses, así al menos le podemos dar más usos. No nos sirve al revés, quiero decir, la sartén para hacer Proffertjes no nos sirve para hacer Ebleskiver, le falta profundidad a los huecos.

  Ingredientes:

* 250 gr. de harina para todo uso.
* 1/4 cucharadita de sal.
* 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico.
* 1 cucharada de azúcar avainillado.
* 400 ml. de leche.
* 100 gr. de mantequilla derretida.
* 3 huevos.
* 1 cucharada de azúcar.


  Preparación:

- Separamos las yemas de las claras.

- Batimos el azúcar y las claras hasta que nos quede un merengue esponjoso y firme. Reservamos.

- Ahora batimos las yemas, la harina, el bicarbonato, la sal y el azúcar avainillado.

- Sin dejar de batir vamos agregando la leche hasta conseguir que nos quede una mezcla homogénea.

- Añadimos ahora la mantequilla derretida y enfriada.

- Con nuestra lengua pastelera vamos incorporando las claras con movimientos envolventes hasta que queden integradas.

- Calentamos nuestra sartén con los huecos bien untados en mantequilla y vertemos la mezcla. Dependiendo de si vamos a hacerlos rellenos o no echaremos más o menos cantidad de masa. Si van sin relleno que llegue a los 3/4 del hueco, si van rellenos hasta la mitad.

- Cuando comiencen a adquirir firmeza les damos la vuelta, pero ésta debe ser sólo de 90º, no completa, algo de la mezcla caerá en el hueco.

- Se puede observar cómo queda un poco hueca nuestra esfera, pero eso se arregla fácilmente vertiendo un  poco más de masa, es como mejor nos quedará la esfera.

- Cuando comience a adquirir firmeza de nuevo terminamos de dar la vuelta y dejamos que terminen de hacerse., nos debe quedar una superficie sólida y de color dorado. Para ello el fuego debe ser suave, más bien bajito, si no se nos harán mucho por fuera pero quedarán crudos por dentro.


  Ya sé que es para pensárselo lo de comprar otro cacharro para la cocina, que me lo digan a mí. Eso sí, si en vuestra casa sois amantes de las tortitas a esta sartén le vais a sacar un buen rendimiento. Yo las preparé con (Nutella, por supuesto) y sin relleno, ambos deliciosos. Para que os hagáis una idea son como pequeños chiffon cakes (vamos, bizcochos hechos con claras montadas), pero con una textura externa diferente, muy muy ricos. Y hasta aquí por hoy, a preparar la siguiente entrada. Muchos besotes.

viernes, 28 de julio de 2017

Nutella Swirl Bread

  Pues hacía mucho que no preparaba una de estas masas, y ahora en verano con estas temperaturas nos aseguramos que leve sin problemas. Eso sí, el horno encendido sube un poco más la temperatura ambiente de la cocina, así que si os decidís, procurad programarlo para que no sea a una hora en la que tengas que estar forzosamente en ella.


  Ya sé que decía que iba a procurar no encender mucho el horno, pero ahora que están los chicos en casa más tiempo con las vacaciones no me puedo resistir a preparar más cosillas. Y es que ahora que podemos desayunar tranquilitos muchas mañanas pues me apetece hacerles cositas especiales.


  Y ya que estamos pues aprovecho y llevo algo para acompañar el cafelito de las noches en el trabajo, que así se hace más agradable comenzar el turno, porque no se trata sólo de comer algo rico, sino de charlar un poquito de todo mientras tanto y eso se hace más a gusto con algo dulce entre manos.


  Ingredientes:

* 1+1/2 tazas de agua tibia.
* 1 paquete de levadura seca activa.
* 3 cucharadas de azúcar morena.
* 3 cucharadas de mantequilla sin sal.
* 3+3/4 tazas de harina para todo uso.
* 3/4 cucharadita de sal.
* Nutella.


  Preparación:

- Vertemos el agua en un bol grande y espolvoreamos la levadura. Dejamos reposar durante unos 5-10 minutos.

- Añadimos el azúcar moreno y la mantequilla y mezclamos bien.

- Mezclamos con 2 tazas de harina en el vaso de la batidora a velocidad media durante unos 3 minutos.

- Agregamos la harina restante y continuamos batiendo con el gancho de amasar hasta que la  masa deje limpia las paredes del vaso.

- Ahora amasamos en una superficie enharinada durante unos 10 minutos, hasta que nos quede lisa y elástica.

- Colocamos la masa en un recipiente engrasado y cubrimos con film transparente. Dejamos reposar en un lugar cálido de 30 a 45 minutos.

- Rociamos un molde rectangular con spray desmoldante.

- Estiramos la masa con un rodillo formando un rectángulo.

- Untamos la superficie con una capa de Nutella.

- Y ahora enrollamos la masa, sellando las costuras con mantequilla derretida.

- Lo doblamos por la mitad y enrollamos los dos cabos entre sí, vamos, que hacemos un cordón o una trenza de dos cabos.

- Lo colocamos en el molde que teníamos preparado, volvemos a cubrir, y dejamos levar de nuevo aproximadamente durante 30 minutos.

- Durante ese tiempo aprovechamos para precalentar el horno a 180ºC.

- Una vez pasado el tiempo pasamos por la parte superior la brocha con la mezcla de clara de huevo y leche.

- Y horneamos durante unos 55 minutos, si vemos que a los 20-25 minutos está dorándose demasiado por arriba podemos taparlo con papel de aluminio durante la cocción.

- Ya sacado del horno desmoldamos  y dejamos que se enfríe por completo sobre una rejilla.


  Ya tenéis la receta, ¿Qué? ¿Os decidís a ponerla en marcha? Venga, que no os puedan estas calores, que seguro que os queda estupendo y los que os quieren os lo van a agradecer. Yo mientras voy pensando en la próxima entrada. Muchos besotes.

viernes, 21 de julio de 2017

Fromage & Salted Caramel Bundt Cake

  Es verdad, no me he podido resistir a comprar este molde tan bonito de Nordic Ware. Hace ya algunas semanas me lo enseñaron en el catálago y mis ojitos fueron directos hacia él. Estaba deseando que llegara para echarle la mano encima y aunque por circunstancias tardé un poco en traerlo a casa me faltó tiempo para estrenarlo.


  Es muy pequeñito, tiene la mitad de capacidad de uno clásico, aunque tiene sus ventajas. Gracias a él por fin pude llevar uno enterito al trabajo y es que siempre suelo llevar como la mitad para poder dejarle a mi hijo mayor. Pero así pues repartes igualmente la mezcla, eso sí, hay que hornear dos veces, a no ser que te compres el otro modelo nuevo preciosísimo también y ya horneas los dos a la vez.


  Yo sólo me traje éste y es que tengo algún plan en la cabecita que ya os contaré en su momento. Ya sé que son un poco caros, pero merece la pena hacerse con alguno y es que no es comparable lo bien que se hornean los bizcochos, y el momento de desmoldarlo es para mi gusto el mejor de todos, cuando lo ves ahí tan bonito, con todas sus formas perfectas.


  Pues venga, no me enrollo más y vamos con la receta que es estupenda.

  Bundt de requesón:

  Ingredientes:

* 250 gr. de requesón.
* 210 gr. de mantequilla ablandada.
* 150 gr. de azúcar superfina (o caster sugar).
* 270 gr. de harina para todo uso.
* 30 gr. de fécula de maíz.
* 1+1/2 cucharaditas de levadura.
* 5 huevos.
* Extracto de caramelo (la cantidad depende del formato que uséis, yo tengo uno concentrado y tuve bastante con unas gotitas).

  Preparación:

- Pre-calentamos el horno a 160ºC y engrasamos nuestro molde.

- En un bol tamizamos juntas la harina, la fécula de maíz y la levadura. Reservamos.

-  En en vaso de la batidora mezclamos el azúcar junto con la mantequilla y el extracto de caramelo.

- Añadimos las yemas de huevo, una a una, batiendo bien entre ellas para que queden bien incorporadas.

- Ahora agregamos el requesón y volvemos a mezclar bien.

- Es el momento de ir vertiendo poco a poco los ingredientes secos sin dejar de batir. Debe quedarnos una mezcla homogénea. Reservamos.

- En el vaso de la batidora con las varillas montamos las claras hasta que nos queden picos firmes.

- Las añadimos a la mezcla anterior con nuestra lengua pastelera con movimientos envolventes hasta que nos quede todo bien combinado.

- Vertemos la mezcla en el molde y horneamos durante unos 50 minutos.

- Ya fuera del horno los dejamos en el molde unos 10 minutos tras los cuales desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.


 Salsa de caramelo salada

  Ingredientes:

* 80 ml. de agua.
* 100 gr. de azúcar moreno.
* 150 gr. de azúcar.
* 75 gr. de mantequilla.
* 125 ml. de nata para montar.
* 1 cucharadita de extracto de vainilla.
* 1 cucharadita de sal.

  Preparación:

- Llevar el agua y el azúcar a ebullición.

- Hervir durante 3-4 minutos, hasta que adquiera un color dorado y empiece a burbujear.

- Retirar del fuego y añadir la mantequilla revolviendo con las varillas.

- Cuando esté incorporada agregar la nata y el extracto de vainilla y mezclar de nuevo hasta que nos quede bien integrada.

- Añadir la sal, mezclar y dejar enfriar.

  Ya sólo nos queda verter el caramelo sobre nuestro bizcocho y nos queda un bundt con una sabor espectacular. Os advierto que el caramelo salado vicia una barbaridad, yo tenía mis reparos la primera vez que lo preparé, pero es magnífico y lo vais a usar cada vez que tengáis ocasión como lo preparéis, para acompañar cualquier cosa. Podéis ver unos trocitos de caramelo salado que he rociado por encima, aquí no es fácil de encontrar pero podéis cambiarlo por otra cosa que le dé ese toque crujiente.


  Pues ya está, espero que os guste el estreno de este molde tan bonito. Yo ya estoy pensando en la próxima receta. Muchos besotes.

viernes, 14 de julio de 2017

Cholate Chip Cookies

  Mi pequeño hace unos días tenía antojo de galletas con trocitos de chocolate, al más puro estilo americano, para mojarlas en la leche en el desayuno y yo que me hago mucho de rogar para estas cosas pues me puse manos a la obra buscando la receta perfecta.


  Y bueno, no sé si he dado con ella, pero ricas están un rato largo. Además las hice enormes, sólo deciros que abarcaba la mano de mi marido entera, y no es precisamente pequeña, puesta así sobre su mano apenas podía doblar la última falange de los dedos para sujetarla.


  Así que mis niños alucinaron y en el curro también, porque encima salió un buen número de galletas que dio para todos. Es verdad, no tengo remedio, a mi compi se le va a caducar una caja de galletas que tiene en la taquilla esperando que yo algún día aparezca con las manos vacías para ponerlas con el café...jajaja, yo creo que va a tener que esperar a que me coja las vacaciones.


  En fin, que aquí os dejo la receta que es estupendísima, si queréis, esperáis a que pasen un poco estos días de calor pero no dejéis de prepararla.

  Ingredientes:

* 3 + 1//2 tazas de harina para todo uso.
* 1 + 1/4 cucharaditas de bicarbonato sódico.
* 1 cucharadita de polvo de hornear.
* 3/4 cucharadita de sal.
* 1 + 1/4  tazas de azúcar moreno.
* 1 taza + 2 cucharadas de azúcar.
* 2 huevos grandes.
* 2 cucharaditas de extracto de vainilla.
* 100 gr. de chips de chocolate.


  Preparación:

- Precalentamos el horno a 175ºC.

- En un bol tamizamos juntos la harina, el bicarbonato, la levadura y la sal. Reservamos.

- Usando la paleta de la batidora amasadora batimos juntos el azúcar y la mantequilla, lo justo para queden bien mezclados.

- Añadimos a hora los huevos, uno a uno, batiendo bien entre ellos. Deben quedar bien integrados en la masa.

- Agregamos la vainilla y volvemos a batir bien.

- Ponemos la amasadora a velocidad baja y agregamos los ingredientes secos hasta que nos quede una mezcla homogénea.

- Ahora con nuestra legua pastelera vamos incorporando suavemente los chips de chocolate.

- Con la cuchara de hacer bolitas de helado vamos formando bolas de masa de galletas que colocaremos sobre papel encerado en la bandeja del horno. Podéis ver que yo las he hecho bien grandes, con una cuchara que tengo especialmente grande, pero como siempre digo, eso ya a vuestro gusto.

- Y horneamos. Yo he necesitado con el tamaño de estas galletas unos 15 minutos. Veréis que quedan doraditas, ese es el punto para retirarlas.

- Dejamos que enfríen en las bandeja 5-10 minutos y las pasamos a una rejilla donde terminaran de enfriarse.


  Pues ya está, os dejo, que hoy estoy de noche también y tengo que preparar alguna cosita. Muchos besotes y hasta la próxima receta.

viernes, 7 de julio de 2017

Cuarto Mallorquín

  Hoy os traigo una receta que ya es bastante conocida y que tenía ahí pendiente desde hacía mucho, el cuarto mallorquín. Es muy similar a los chiffon cakes americanos que tanto me gusta preparar, pero con una diferencia que aún lo hace más especial y es que es apto para todas esas personas intolerantes al gluten ya que no usa harina de trigo, sino fécula de patata.


  Siempre me han pedido recetas de este tipo y he ido echando vistazos pero cuando supe que a una amiga se lo habían diagnosticado no hacía mucho y teníamos en vista quedar para vernos la busqué con más ahínco. Y aunque por una cosa u otro no hemos podido quedar no me resistía a hacerla por fin.


  Ha gustado mucho a mi alrededor y es que siempre conocemos a alguien a quien le ocurre esto. Mi compañera y tocaya se fue encantada cuando pudo probar un trocito antes de salir del hospi, otra compi me pedía la receta para su hija y no me puedo olvidar de una de las doctoras que seguro que cuando vea esta receta se la apunta para su hijo.


  Ingredientes:

* 8 claras de huevo.
* 8 yemas de huevo.
* 165 gr. de fécula de patata.
* 235 gr. de azúcar glas.
* Azúcar glas para espolvorear.


  Preparación:

- Pre-calentamos el horno a 180ºC y engrasamos una fuente.

  - Batimos las claras con las varillas y cuando estén muy espumosas vamos añadiendo poco a poco el azúcar glas tamizada. A velocidad media-alta hasta que nos quede un merengue con picos firmes. Reservamos.

- Es el turno de las yemas, que batimos también con las varillas.

- Ahora con una lengua y con movimientos envolventes incorporamos las claras a las yemas.

- Y después hacemos lo mismo con la fécula de patata (tamizada también). hasta que quede todo bien integrado.

- Vertemos la masa en la fuente y horneamos durante unos 40-50 minutos o hasta que cuando insertemos un palillo este salga limpio.

- Esta es la parte que más gracia me hizo de la receta y es que hay que "asustarlo" según la tradición para que no se baje. Consiste en dejarlo caer desde una altura de unos dos palmos bien al suelo o a la encimera de la cocina. Creo que no hubiera pasado nada si no lo hubiera hecho pero no quise saltarme ese paso.

- Finalmente espolvoreamos con azúcar glas y ya está.


  A mí es que comparar lo de volcar el bizcocho y dejarlo enfriar así para que no baje con lo del "susto" me pareció graciosísimo, porque en un caso es como tratarlo con extrema delicadeza y en el otro precisamente todo lo contrario. El efecto, el mismo, el bizcocho no baja y está la mar de bueno. Preparadlo y ya me decís. Muchos besotes y hasta la próxima receta.

viernes, 30 de junio de 2017

Cannoli

  Pues ya está, ya se acabó el curso, yo tengo que trabajar aún algunas semanas hasta pillar mis vacaciones, pero al menos el ritmo en casa es más relajado. Yo es que soy de esas que disfruta de tener a los chicos en casa y suspira cuando tienen que volver a clase, pero porque me da pena que se acabe el verano, no por el alivio de no tenerlos rondando por casa.


  Que yo no critico, que cada cual es como es y no considero peor madre a quien esta deseando que comiencen las rutinas de nuevo, sólo os cuento cómo soy yo. A mí siempre me parece corto el verano, eso es todo.


  Me encanta levantarme tempranito o no echarme cuando salgo de trabajar de noche y preparar desayunos especiales para que se encuentren la sorpresa cuando se levantan. Por eso cuando tengo un ratillo libre me dedico a buscar recetillas nuevas. De hecho ya tengo unas cuantas ahí esperando a que les vaya dando paso.


  La que os enseño hoy no fue para un desayuno, sino para el cafelito de la noche del trabajo y es que hace poco que fue San Juan y queríamos aprovechar para felicitar a nuestra compañera Juana. Me pareció un dulce ideal ya que con estas calores no apetece un bizcocho contundente y acerté de pleno porque con el relleno resulta fresco y ligero.

  Ingredientes para la masa:

* 250 gr. de harina para todo uso.
* 14 gr. de azúcar.
* 1/4 cucharadita de sal.
* 1/2 cucharadita de canela molida.
* 28 gr. de mantequilla sin sal.
* 30 gr. de clara de huevo.
* 120 ml. de vino blanco.
* Clara de huevo para sellar la masa.
* Aceite vegetal para freír.

  Preparación de la masa:

-  En un bol mezclamos la harina, la sal, la canela y el azúcar.

- Mezclar con los dedos con la mantequilla fría.

- Añadir la clara de huevo y volver a mezclar hasta obtener una masa suave.

- Amasar suavemente la mezcla sobre una superficie enharinada.

- Envolver en film transparente y dejar reposar en frigorífico durante 10 minutos.

- Extender la masa y cortar en círculos.

- Envolver con ellos los moldes de canolli y sellar con clara de huevo.

- Freír en abundante aceite caliente y retirar con cuidado de no quemarse los moldes. Colocar sobre papel absorbente.


  Ingredientes para el relleno:

* 420 gr. de queso ricotta.
* 120 gr. de azúcar glas.
* 1/4 cucharadita de canela molida.
* 1/4 cucharadita de nuez moscada.
* 45 ml. de agua fría.
* 175 gr. de virutas de chocolate.
* 240 ml. de nata para montar.
* 1 cucharadita de vainilla.

  Preparación del relleno:

- Vertemos la gelatina sobre el agua fría y dejamos reposar 5 minutos.

- En el vaso de la batidora combinamos el queso ricotta y el azúcar tamizada.

- A continuación añadimos la canela, la nuez moscada y el extracto de vainilla.

- Derretimos la gelatina en el microondas.

- Montamos la nata bien fría, añadimos la gelatina y continuamos hasta que forme picos firmes.

- Con movimientos envolventes la combinamos con la mezcla de queso y con las pepitas de chocolate.

  Sólo nos falta meter el relleno en una manga pastelera y comenzar a rellenar nuestros canolli. Finalizar espolvoreando con azúcar glas.


  Pues ya tenéis una receta nueva, no dudéis en preparar esta delicia tan rica y fresquita si tenéis mono de preparar dulce. Muchos besotes y hasta la próxima entrada.

sábado, 24 de junio de 2017

German Pancake

  Esta mañana me he levantado temprano y después de tomarme un buen café me he puesto con esta receta que llevaba maquinando desde hace unos días. Me acosté anoche con esa fijación y con ella me he despertado esta mañana, no lo puedo remediar, se me mete algo en el coco y no paro hasta que no está en marcha.


  Es una gran tortita llamada "German pancake" o "Dutch baby pancake" y desde que la vi hace tiempo por la red era una de esas recetas que tenía pendiente en la recámara. Es una maravilla ver cómo se hornea, se va poniendo dorada a la vez que se infla como una globo, después, una vez saca del horno pues ya se viene un poco abajo, pero ese momentito que dura hinchado es un espectáculo.


  El caso es que hoy tenía preparada otra receta para enseñaros, pero conforme se iba horneando no me he podido resistir, así que al terminar le he hecho unas fotos y me he dicho: "Anda, para el blog". Les ha gustado a todos un montón, así que aunque hace bastante calor merece la pena encender un poquito el horno a primera hora de la mañana para servir este gran desayuno.


  Ingredientes:

* 6 huevos.
* 1 taza de leche.
* 1 taza de harina.
* Una pizca de sal.
* 1 cucharadita de extracto de vainilla.
* 3 cucharadas de azúcar.
* 4 cucharadas de mantequilla.


  Preparación:

- Precalentamos el horno a 200ºC y mientras con la mantequilla engrasamos el molde. No os preocupéis si os queda mucha aún, la dejáis ahí en el fondo de la fuente y la metéis en el horno para que se vaya derritiendo.

- En un procesador de alimentos echamos los huevos, la leche, la harina, la sal, la vainilla y el azúcar y batimos hasta que todos los ingredientes estén bien mezclados.

- Cuando el horno haya alcanzado su temperatura y veamos que la mantequilla está derretida y dorada (con cuidado, no debe quemarse), nos ayudamos del dorso de una cuchara para verter la masa (eso es para que no nos salpique la mantequilla caliente).

- Metemos en el horno y lo tenemos ahí durante unos 20-30 minutos, a mí me ha bastado con unos 23 minutos. Tiene que adquirir un tono dorado e inflarse mucho. Ese es el momento en el que está listo.

- La recomendación es que inmediatamente se rocíe con zumo de limón y después se espolvoree generosamente con azúcar glas. Yo he optado por el sirope de arce, pero cada cual que le ponga lo que quiera.


  Pues nada, la receta que tenía para hoy os la pongo otro día. Hasta entonces disfrutad de esta porque merece la pena. Muchos besotes y hasta la próxima entrada.

viernes, 16 de junio de 2017

Bolos de arroz

  Hacía ya unos cuantos días que no pasaba por aquí, pero entre que tenía muchas cosas que hacer y estos calores o no sacaba tiempo o no sacaba ganas. Total, que por fin me puse manos a la obra y ahí va la receta de hoy: Bolos de arroz.


  Es una recetita muy muy sencilla. A mí lo que me llamó  la atención fue lo de usar la harina de arroz, por eso hacía tiempo que la tenía ahí guardada esperando su momento. Este dulce portugués viene a ser como una magdalena, pero este tipo de harina le confiere una textura diferente a la masa y no es nada nada grasa.

  Lo cierto es que quedan muy ricas, de hecho me llevé unas poquitas al trabajo y gustaron mucho y en casa han durado un pis-pas.


  No debo olvidar las felicitaciones por mi cumple, que a la hora que es ya son unas cuantas. Este año no he querido hacer una entrada especial por este día, pero no quiero dejar de dar las gracias a todos los que ya me habéis felicitado y a los que lo seguirán haciendo a lo largo del día. Me siento muy querida y eso es de agradecer porque soy muy afortunada.


  Ingredientes:

* 1+1/2 tazas de azúcar.
* 2 tazas de harina para todo uso.
* 1 taza de harina de arroz.
* 3/4 taza de mantequilla.
* 2 cucharaditas de levadura.
* 6 huevos a Tª ambiente.
* 1 taza de leche templada.
* 2 cucharadas de ralladura de limón.


  Preparación:

- Precalentar el horno a 180ºC y engrasar los moldes ligeramente.

- En el vaso de la batidora batir juntos la mantequilla y el azúcar a velocidad media-alta, hasta conseguir que la mezcla sea ligera y esponjosa.

- Añadimos la ralladura de limón y mezclamos bien de nuevo.

- En un bol batir los huevos junto con la leche hasta que estén ambos bien incorporados.

- Agregar a la mezcla de mantequilla y batir a velocidad media-alta durante unos 5 minutos.

- En otro bol tamizar juntos los dos tipos de harina y la levadura.

- Añadir la mezcla de harinas a la anterior y de nuevo, a velocidad media-alta, batir durante otros 5 minutos. Nos resultará una mezcla amarillo pálido y muy esponjosa.

- Repartimos en los moldes, asegurándonos de no pasarnos de los 3/4 y horneamos durante 25-30 minutos.

- En los últimos 5 minutos rociamos con azúcar y terminamos de hornear, hasta que están bien dorados.

- Una vez horneados los dejamos enfriar sobre un rejilla.


  Aunque no me termino de acostumbrar a este calor, parece que lo llevo un poco mejor,  ya estoy planificando nuevas recetas, a ser posible que no necesiten de horno. Así que en nada me tenéis por aquí con algo nuevo. Hasta la próxima entrada y muchos besotes.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...