viernes, 22 de septiembre de 2017

Brown Sugar & Sour Cream Pound Cake

  Tengo la certeza de que os va a gustar el bizcocho de hoy. Muy sencillo, sin grandes pretensiones, pero tierno y jugoso. No está relleno de nada, ni tiene trocitos de nada, pero por si sólo es estupendo para acompañar una sobremesa por ejemplo.


  Yo no me puedo resistir, así que al final le he añadido un poco de caramelo hecho casero por encima, pero eso como siempre os lo dejo a vuestro gusto. Ya sabéis que los gustos y la imaginación de cada cual pueden transformar una receta en otra completamente diferente.


  A veces me gusta revisar entradas del blog para no repetirme demasiado con tal o cual ingrediente o tipo de receta, y hoy releyendo alguna que otra entrada me he dado cuenta de esas etapas en las que he sido muy reivindicativa, a veces ha sido mejor o peor entendido, pero ahí están.


  Hoy me doy cuenta de lo tranquilita que me he quedado, de todo lo que he dejado atrás y de lo bien que me encuentro. Cuántas personas que hoy se dice "tóxicas" (yo siempre he dicho "con muy mala leche") he conseguido que desaparezcan de mi vida de una u otra manera...buffff...y no siempre ha sido fácil. En fin, que hoy cuando me he levantado me he sentido de maravilla y me apetecía compartirlo con vosotr@s.

  Ingredientes:

* 1 taza de mantequilla sin sal, a Tª ambiente.
* 1 taza de light brown sugar (lo de siempre, se puede encontrar en Carrefour, en la zona internacional, pero se puede sustituir por azúcar moreno normal).
* 1/2 taza de azúcar.
* 2 huevos grandes.
* 1 cucharadita de polvo de hornear.
* 1 cucharadita de sal.
* 1/4 cucharadita de bicarbonato sódico.
* 2 tazas de harina para todo uso.
* 1 taza de nata agria.
* 1+1/2 cucharaditas de vainilla en pasta.


  Preparación:

- Precalentamos el horno a 180ºC y engrasamos nuestro molde (yo tengo costumbre de hacerlo con el spray desmoldante, pero si queréis con mantequilla pues ya está).

- En el bol de la batidora batimos la mantequilla y los dos tipos de azúcar a velocidad media. necesitaremos un par de minutos para que alcance una textura esponjosa y un aspecto pálido.

-  Añadimos los huevos, uno a uno, batiendo bien entre ellos para que queden bien integrados en la mezcla.

- En otro bol tamizamos juntos la harina, el polvo de hornear, la sal y el bicarbonato.

- Agregamos la mitad de la mezcla de harina a la de mantequilla, batimos bien.

- Ahora añadimos la nata agria, batimos para que quede bien incorporada.

- Y para terminar la otra mitad de harina, tras la cual volvemos a batir hasta que nos quede una masa homogénea.

- Vertemos en el molde y horneamos unos 60-70 minutos, o hasta que al insertar un palillo, éste salga limpio.

- Dejamos reposar unos 15 minutos en el molde para después desmoldar y esperar que termine de enfriarse sobre una rejilla.


  Pues hala, ya tenéis receta nueva y me voy a disfrutar de mi tranquilidad planificando las cositas de mi casa, que mañana toca trabajar y me gusta dejarlo todo atado. Gracias a todos por seguir por ahí, al otro lado de la pantalla, muchos besotes y hasta la próxima entrada.

viernes, 15 de septiembre de 2017

Scottish Pancakes

  Pues no es la entrada que tenía prevista para hoy, pensaba poneros la receta de otro bundt ya que había estrenado otro de esos moldes tan estupendos que os enseñé, pero cuando me he levantado el cuerpo me pedía hacer algo sencillo que le levantara a los chicos el ánimo ya que empiezan las clases.


  Comenzamos nueva etapa por fin, ya que el pequeño pasa al instituto y dejaremos a un lado ese colegio horrible que nos ha acompañado durante demasiados años. Pasamos página todos y dejamos atrás a esa gentuza que va de fina y educada, sólo hace falta rascar un poco para darse cuenta de lo que realmente son.

  Quienes seguís este blog desde hace tiempo sabéis que es como una terapia para mí, y hoy precisamente necesito desfogar y gritar a los cuatro vientos que mis hijos sufrieron acoso en su colegio y que el centro pasó olímpicamente de nosotros a pesar de nuestras denuncias, pero claro, es difícil combatir el bullying cuando los acosadores son los hijos del tipo de familias que ellos quieren en el colegio, asemejando las virtudes de estos niños con éxito y carisma, cuando en realidad son acosadores.


  Hicimos todo lo posible por caer bien, para que tuvieran en estima a nuestros hijos. A pesar de todo lo que veíamos tragábamos saliva y hacíamos hasta la pelota, pero tampoco sirvió de nada, allí si no tienes posición o no haces donaciones generosas no eres nadie. Y eso terminaron pagándolo nuestros pequeños.

  Pero todos callan, si hasta denunciando en Facebook y Twitter la gente no responde, no se indigna. Así que optamos por un cambio de centro y ha sido lo mejor. Rafa cambió por completo, ya no iba a clase cabreado y con desgana. Pasó a querer ir hasta los días de huelga, fijaos qué diferencia.


  Pues eso esperamos para nuestro pequeño también. Por eso he puesto ese cartelito junto a las tortitas: Goals (metas). Tenemos nuevas metas para este curso, acabar con el pasado ya por fin y olvidar lo sufrido. Pero necesitaba este último desahogo.

  Ingredientes:

* 200 gr. de harina.
* 1 cucharada de polvo de hornear.
* 1 pizca de sal.
* 1 cucharada de azúcar.
* 1 cucharadita de canela en polvo.
* 2 huevos.
* 300 ml. de leche.
* Mantequilla para engrasar la sartén.


  Preparación:

- En un bol combinamos la harina, la levadura, la sal, el azúcar y la canela.

- En el vaso de la batidora mezclamos los huevos y la leche a velocidad media-alta, hasta que estén espumosos.

- Agregamos los ingredientes secos en los húmedos y batimos hasta que quede todo bien mezclado.

- Dejamos reposar la masa unos 15 minutos.

- Engrasamos la sartén con la mantequilla, vertemos la masa dejando que crezca y comience a burbujear y cuando veamos que los filos de las tortitas comienzan a cuajar están listas para darles la vuelta.

- Unos segundos más por el otro lado, hasta que estén doradas y listo. Ya tenemos nuestras tortitas.


  Perdonad, quizás esperabais otro tipo de entrada para animar el finde, pero es lo que me sale hoy. Pero no os confundáis, es una entrada llena de nuevas esperanzas y con la alegría de un nuevo comienzo.

  No os he dicho nada de estas tortitas, pero creo que las imágenes dan muestra de lo esponjosas que son y ese toque de canela es lo mejor para mi gusto, además no necesita ingredientes raros que no podáis tener en vuestras despensas cualquier día. No dejéis de prepararlas ehhhh? Muchos besotes y hasta la próxima receta.

sábado, 9 de septiembre de 2017

Peanut Butter Oreo & Cointreau Tiramisu

  Bueno, pues con el comienzo de curso que está ahí al lado y con la vuelta al trabajo ya casi estamos inmersos en la rutina. La verdad es que me da mucha pena porque habrá quien diga que por fin se vuelve a la vida normal, pero yo soy de las que prefiere tener en casa a los chicos y disponer de mucho tiempo libre..


  Supongo que si esto se alargara mucho más me terminaría cansando, pero de momento eso no ha ocurrido y afrontamos con resignación que hay que regresar. Tampoco con tristeza, porque al fin y al cabo nos podemos considerar afortunados y también hay que pensar que disponemos de mucho tiempo para hacer planes para las próximas vacaciones.


  Así que en estos días antes de la vuelta a las clases ahí andamos, aprovechando también para reorganizar un poco la casa. Que si quiero colgar unos cuadros, que si hace falta un armario allí, que si colgar esta planta allá, etc,... Y para alegrar un poco esas tareas pensé en hacer un postre especial y salió lo que veis. Un poco casual, porque sólo me quedaban Oreos de mantequilla de cacahuete y creí que había Amaretto, pero como que no; así que improvisé un poco y por suerte, con muy buen resultado.


  Ingredientes:

* 3 yemas de huevo.
* 60 gr. de azúcar.
* 30 ml. de agua.
* 30 ml. de leche.
* 1 cucharadita de vainilla en pasta.
* 250 gr. de queso Mascarpone, a Tª ambiente.
* 180 ml. de nata para montar.
* 300gr. de galletas Oreo (en mi caso de mantequilla de cacahuete).
* 50 ml. de café espresso, fuertecito.
* 50 ml. de Cointreau (ni que decir tiene  que podéis usar Amaretto o el que os venga en gana).
* Cacao en polvo, para espolvorear.


  Preparación:

- En un cazo a fuego lento y con una varilla vamos revolviendo las yemas, el azúcar, l aleche y la vainilla durante unos 10 minutos. Hasta que el azúcar se haya disuelto y la mezcla haya engrosado.

- Retiramos del fuego y continuamos batiendo hasta que haya alcanzado la Tª ambiente.

- Mezclamos con el queso Mascarpone.

- En el vaso de la batidora montamos nuestra nata para incorporarla después a mano con la mezcla de las yemas.

- Dejamos unas cuantas Oreos reservadas para decorar y el resto las aplastamos, que queden bien machacaditas.

- En nuestros vasitos colocamos una capa de galletas trituradas, las rociamos con el café mezclado con el licor.

- Cubrimos con una capa de crema de queso y repetimos la operación para finalmente rociar con cacao en polvo y decorar con una de esas galletas que habíamos reservado.


  Pues ahí tenéis el postre un poco improvisado del finde pero rico rico. A veces si fuera por estas cosas no probaríamos nuevas combinaciones, así que está bien que pase de vez en cuando no? Muchos besotes y hasta la próxima receta.

domingo, 3 de septiembre de 2017

Espresso Cake

  Pues hacía tiempo que tenía ganas de hacer un bizcocho de café, pero sólo de café, no mezclado con chocolate que suele ser lo habitual. Así que cuando encontré la receta me dispuse inmediatamente a prepararlo para mis compis de trabajo. 

  Sí, ya tocaba incorporarse a la rutina habitual. Se acabaron las vacaciones y aunque la verdad es que se me han hecho cortísimas (como a todos, supongo) empecé el día 1. Y también mi primera noche, bufff... mira que se olvida pronto lo mal que sienta trabajar de noche. Hoy soy un zombi andante con dolor de cabeza y de piernas y la tripa descompuesta.


  Es lo peor de mi trabajo, estos cambios de horario te dejan el cuerpo fatal. Quien no haya trabajado de noche nunca comprenderá cuál es la sensación. Así que bueno, quise al menos llevar un bizcohito para empezar bien la noche con el cafelito de rigor que tomamos cuando nos dejan después de preparar la medicación.


  Ingredientes:

  Para el bizcocho:

* 1 taza de café espresso fuerte.
* 3 cucharadas de café instantáneo.
* 3 tazas de harina.
* 2+1/2 cucharaditas de polvo de hornear.
* 1/2 cucharadita de sal.
* 2 tazas de mantequilla sin sal, a Tª ambiente.
* 2 tazas de azúcar súper-fina (o caster sugar, si no, pues azúcar normal).
* 1 cucharadita de vainilla en pasta.
* 4 huevos grandes a Tª ambiente.

  Para el glaseado:

* 2 cucharadas de café espresso.
* 1/2 cucharadita de café instantáneo.
* 1-2 cucharadas de leche entera.
* 1-2 tazas de azúcar glas, tamizado.


  Preparación:

  Del bizcocho:

- Precalentamos el horno a 180ºC y engrasamos el molde.

- En un bol pequeño combinamos el café espresso con el café instantáneo. Reservamos.

- En un bol grande tamizar la harina, la levadura y la sal. Reservamos también.

- En el vaso de la batidora cremamos la mantequilla a velocidad alta durante aproximadamente 1 minuto.

- Agregamos gradualmente el azúcar y la vainilla y batimos hasta que la mezcla sea muy clara tanto en color como en textura., lo que nos llevará unos 3 ó 4 minutos.

- Añadimos ahora las yemas de una en una, batiendo bien entre ellas.

- Reducimos la velocidad y añadimos la mezcla de harina en tres veces alternando con la de café (ya fría) en dos veces, comenzando y terminando con la harina. Batimos hasta que nos quede una masa suave.

-  Ahora batimos las claras con las varillas hasta que formen picos suaves.

- Y con nuestra lengua pastelera, con movimientos envolventes incorporamos las claras montadas a la mezcla anterior.

- Vertemos en el molde y horneamos durante 70-80 minutos o cuando al insertar un palillo, éste salga limpio.

- Dejamos reposar en el molde durante unos 1o minutos ya fuera del horno. Pasado ese tiempo desmoldamos y dejamos que termine de enfriar sobre una rejilla.

  Del glaseado:

- Mezclamos los 2 tipos de café, la leche y el azúcar glas hasta obtener una mezcla suave. Dependiendo de las condiciones climáticas podremos necesitar más o menos leche o azúcar.

- Colocamos en una cacerola a fuego lento, sin dejar de remover hasta que esté caliente al tacto y sea fina.

- Vertemos sobre el bizcocho. Enfriará rápidamente y ya tenemos nuestro bizcocho de café listo.


  Tiene un sabor intenso a café y una textura magnífica, así que como siempre, cuando algo me gusta mucho tengo que recomendároslo; ya vosotras hacéis lo que queráis. Muchos besotes y hasta la próxima entrada.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...