sábado, 18 de noviembre de 2017

Pumpkin Petit Choux (Profiteroles de calabaza)

  Habrá quien diga que ya pasó Halloween para presentarme con una receta de calabaza, pero es que ahora viene Acción de Gracias y el ya famoso Black Friday, así que tenía antojo de preparar algo con calabaza que es muy típico para esa fiesta.



  No me apetecía algo muy denso, así que opté por estos profiteroles con este relleno que aunque algo diferente al que estamos acostumbrados no deja de estar riquísimo. De nuevo me volvía a encontrar con esa barrera de los desconocido.


  La gente oye calabaza y le suena a potaje y echa un paso para atrás, pero quien se atrevió a probarlo quedó encantado. En cualquier caso yo no me voy a rendir y voy a seguir preparando este tipo de recetas con ingredientes algo inusuales pero que dan un resultado extraordinario.


 Ingredientes:

  Para la masa:

* 250 ml. de agua.
* 100 gr. de mantequilla.
* Una pizca de sal.
* 200 gr. de harina.
* 5 huevos.

Para el relleno:

* 1/2 taza de nata para montar.
* 1/2 taza de relleno de pastel de calabaza.
* 1 cucharada de especias de pastel de calabaza,si no lo tenéis como es mi caso, pues os cuento:
   - 3 cucharadas de canela molida.
   - 2 cucharaditas de jengibre molido.
   - 2 cucharaditas de nuez moscada.
   - 1+1/2 cucharaditas de pimienta de Jamaica.
   - 1+1/2 cucharaditas de clavo molido.


 Preparación:

  De la masa:

- En la thermomix colocamos el agua, la sal y la mantequilla, y lo programamos durante 5 minutos, Tª 100ºC y velocidad 1. Como veis esto es lo que se puede hacer en una cacerola, debe hervir un poco la mezcla, habiendo quedada derretida la mantequilla por completo, os indicaré en el momento en el que habría que pasarlo a la batidora.

- Agregamos la harina y  programamos 20-30 segundos, velocidad 5. Para hacerlo a mano nos bastaría con remover bien con una cuchara de palo, hasta conseguir que quede bien mezclado y sin grumos, formando una bola al final. Antes del paso siguiente debemos dejar que enfríe un poco, que os quede templado.

- Ahora sí os hace falta pasar a la batidora, para poder añadir los huevos, como siempre uno a uno, batiendo bien entre adiciones, en la thermomix a velocidad 4, unos 10 segundos entre huevo y huevo.

- Transferimos la masa a una manga y con una boquilla medianamente ancha (yo los he preparado con las boquillas que uso para los frostings de los cupcakes), sobre la fuente de horno forrada con papel encerado formamos unos profiteroles pequeñitos, pegaditos unos con otros hasta formar un rectángulo como en este caso, o con la forma que queráis darle a la tarta.

- Horneamos unos 12-14 minutos con el horno precalentado a 200ºC,  tienen que quedar doraditos.

- Los dejamos dentro del horno apagado unos 5 minutos , los sacamos y dejamos que terminen de enfriar.

Del relleno:

- Montamos la nata con las varillas junto con las especias, y una vez montada le agregamos poco a poco el relleno de calabaza, hasta que quede todo bien incorporado y firme.

 Montaje:

- Una vez nuestros profiteroles se hayan enfriado, con un cuchillo con buen filo partimos cada profiterol .

- Rellenamos con la mezcla de nata y calabaza, rociamos con azúcar glas y ya están listos.


  Espero que vosotras  sí que os atreváis a prepararlo. La mezcla de pastel de calabaza me la traje de nuestro último viaje, pero es fácil de conseguir en tiendas de productos americanos por si os decidís a hacerlos. Os dejo que tengo un bizcocho de manzana en el horno que está empezando  a pitar. Muchos besotes y hasta la próxima entrada.

viernes, 10 de noviembre de 2017

Cinnamon Roll Bundt Cake

  No sé si sabréis que en pocos días se celebra el Día Internacional del Bundt Cake, en concreto el día 15,  yo tengo muy mala cabeza para acordarme de días como ese, pero como me encantan estos bizcochos pues tenía éste pendiente de publicar, así que me ha parecido el momento perfecto.


  El que os presento hoy es verdaderamente una maravilla con ese relleno de azúcar y canela. Debo confesar que es la segunda vez que lo preparo porque tiene tendencia a pegarse al molde y la primera vez se rompió al desmoldarlo, pero estaba tan rico que mi familia se lo comió sin pestañear. Como comprenderéis no me podía resistir a repetirlo, pero esta vez escogí un molde liso que facilitase pasar el cuchillo por los bordes para ayudar a desmoldarlo.


  En la primera ocasión, viéndolo así, rotillo, pues ni siquiera me animé a preparar el glaseado, pero esta segunda vez me decidí y no puedo estar más contenta de haber repetido porque ese glaseado de queso crema le aporta aún más sabor.


  Me llevé la mitad al trabajo y gustó una barbaridad, hasta mi Concha probó un trozo y en vez de ponerlo en medio de la mesa para el café de las compañeras de la mañana lo dejó en un rinconcillo así medio escondido después de haber repetido...jajaja...aunque no lo quiso confesar con palabras, su sonrisa delató que no quería que se lo terminaran los demás.

  Ingredientes:

  Del relleno:

* 1/2 taza de azúcar.
* 2 cucharadas de canela molida.

  Del bizcocho:

* 3 tazas de harina para todo uso.
* 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico.
* 1 cucharadita de sal.
* 2+1/2 tazas de azúcar.
* 1 taza de mantequilla sin sal, a Tª ambiente.
* 1 taza de crema agria.
* 1 cucharadita de pasta de vainilla.
* 3 cucharadas de nata para montar.
* 6 huevos grandes.

  Del glaseado:

* 240 gr, de queso crema a Tª ambiente.
* 1/4 taza de nata para montar.
* 1 cucharadita de pasta de vainilla.
* 1+1/2 tazas de azúcar glas.


  Preparación:

- En un bol pequeño mezclamos el azúcar y la canela del relleno con un tenedor. Reservamos.

- Precalentamos el horno a 180ªC y engrasamos el molde colocando en el fondo papel encerado también engrasado.

- En el bol de la batidora batimos juntos la mantequilla y el azúcar hasta obtener una mezcla esponjosa y pálida, lo que nos llevará unos 3 minutos a velocidad media-alta.

- Añadimos la crema agria, la nata y la vainilla y batimos de nuevo, que queden todos los ingredientes bien integrados.

- Agregamos los huevos de uno en uno batiendo bien entre elllos.

- En un bol tamizamos juntos la harina,el bicarbonato y la sal.

- Añadimos los ingredientes secos a la mezcla anterior y batimos a velocidad media-alta hasta que nos quede una mezcla homogénea.

- Vertemos 1/3 de la masa en el molde, sobre ella rociamos la mitad de la mezcla de azúcar y canela. Vertemos otro tercio de la masa y volvemos a rociar con la mitad restante de azúcar y canela. Por último vertemos ek tercio de masa que nos queda.

- Horneamos durante 70-80 minutos, o hasta que al insertar un palillo, éste salga limpio. Hay que tener en cuenta que el relleno puede que se quede algo pegado al palillo, pero seguro que sabréis distinguir la diferencia.

- Dejamos que repose en el molde 15 minutos para después desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla.

- Para el glaseado, en el bol de la batidora mezclamos el queso crema, la nata, la vainilla y el azúcar glas (tamizado) a velocidad media-alta hasta que nos queden todos los ingredientes bien integrados.

- Rociamos el glaseado sobre el bizcocho una vez enfriado.


  Pues nada, qué, os decidís a hacerlo para celebrar el día 15 el Día Internacional del Bundt Cake? Espero que sí y que me contéis qué tal os ha resultado. Os dejo que ando pensando en otra receta, hasta la próxima entrada y muchos besotes.

domingo, 5 de noviembre de 2017

Poffertjes

  Ya sabéis que me encanta preparar muchas recetas diferentes de distintos países, sobre todo muchos tipos de tortitas. Así que hoy toca que os enseñe estas tortitas holandesas, los Poffertjes.


  La principal diferencia en su preparación es que llevan levadura seca activa, así que necesita el consecuente reposo para levar. Otra característica es que necesita de una sartén especial para su preparación, yo he utilizado la que compré para preparar los Ebelskivers. No es que sean iguales, pero como hay que intentar no gastar tanto y encontrar una solución para el almacenamiento pues yo con una hago el apaño para hacer dos recetas diferentes.


  No es que estén ricas, es que están riquísimas. Los probamos en nuestro último viaje a Londres y era un reto que tenía pendiente desde entonces. Ya las he preparado varias veces porque a mis niños les encantan.


  Poder se pueden hacer en una plancha corriente, de hecho yo hice las primeras así, pero hay que reconocer que así salen más jugositas por dentro.

  Ingredientes:

* 7 gr. de levadura seca activa.
* 350 ml. de leche tibia.
* 250 gr. de harina para todo uso.
* 2 cucharadas de azúcar.
* Una pizca de sal.
* 1 huevo.
* Mantequilla para engrasar la sartén.


  Preparación:

- En un bol pequeño espolvoreamos la levadura sobre la leche, revolvemos para mezclar bien y dejamos reposar hasta que la levadura esté espumosa. Más o menos, unos 10 minutos.

- En un bol grandes batimos juntas la harina, la sal y el azúcar.

- Vertemos la mezcla de la levadura con la leche y el huevo sobre la harina y batimos la mezcla hasta que queden todos los ingredientes bien integrados.

- Cubrimos con film transparente y dejamos reposar hasta que burbujee y se levante, lo que necesitará aproximadamente de una hora.

- Colocamos la sartén a fuego medio y cepillamos las cavidades con mantequilla derretida.

- Vertemos una pequeña cantidad de masa en cada una de las cavidades.

- Cocinamos hasta que se formen burbujas en la parte superior, damos la vuelta y dejamos que se cocinen por el otro lado durante unos segundos.

  Una vez listas podéis añadirle lo que queráis, sirope de diferentes sabores, o dulce de leche o simplemente espolvorear un poco de azúcar glas, eso ya como os guste más en casa.


  Espero que algun@ se anime a hacerlos, vuestras familias os lo van a agradecer un montonazo, os lo digo yo. Yo os dejo por hoy con esta delicia, nos vemos la próxima entrada, muchos besotes.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...