sábado, 19 de mayo de 2018

Coffee Liqueur Bundt Cake

  Hoy vengo a veros con este bizcocho tan tan rico que preparé hace unos días. Si os soy sincera, no sé de dónde saco las fuerzas para hornear y todo lo demás, los dolores de mandíbula están resultando insoportables, ahora estoy pensando en acudir a un maxilo, la férula de descarga que me recomendó mi dentista creo que me está haciendo aún más daño y ando realmente desesperada.


  Y con todo y con eso, intento continuar mi vida con la mayor normalidad posible porque quiero pensar que si no le doy importancia terminará dejando de doler. Sigo yendo a trabajar aunque haya momentos en los que me quiero morir, sigo haciendo las cosas de mi casa,  sigo intentando salir a la calle con mis hijos a dar una vuelta de vez en cuando, etc...y cuando no me ve nadie me escondo en un rincón y lloro, lloro mucho porque no le veo fondo a este pozo.


  Paso el día empastillada temiendo el momento en que mi estómago no resista más y aparezca cualquier día en mi propio servicio sangrando como una posesa por culpa de alguna úlcera que me haya provocado tanta medicación.

  Y así paso los días, no sé si todo esto es fruto de tanto sufrimiento pasado que tenía que salir en algún momento, no sé si tiene que ver con un corsé que me pusieron cuando era jovencita para arreglar mi cifosis y que lejos de hacerlo, lo ùnico que consiguió fue deformarme la boca...o si es todo un poco.


  Ingredientes:

  Para el bizcocho:

* 1+1/2 tazas de mantequilla sin sal, a Tª ambiente.
* 2 tazas de soft light brown sugar ( si no la encontráis en la parte internacional de algún gran hipermercado, pues azúcar moreno normal).
* 1 taza de caster sugar o azúcar ultrafina para repostería (para esta no hace falta que vayáis a la parte internacional, ya la hay hasta de varias marcas, sino, pues, azúcar normal).
* 3 tazas de harina para todo uso.
* 1 cucharadita de sal.
* 1 taza de licor de café.
* 2 cucharaditas de vainilla en pasta.
* 5 huevos.

  Para el glaseado:

* 1 taza de azúcar glas (tamizada).
* 1-2 cucharadas de licor de café.
* 1-2 cucharadas de nata para montar.


  Preparación:

  Del bizcocho:

- Pre-calentamos el horno a 170ºc y engrasamos el molde que vayamos a usar, bien con mantequilla y harina, o tenéis la opción más cómoda que es la que yo uso, la del spray desmoldante.

- En el vaso de la batidora batimos la mantequilla junto con el azúcar a velocidad media-alta, hasta que obtengamos una masa suave y esponjosa, lo que nos llevará entre 3 y 5 minutos.

- Añadimos los huevos, uno a uno, batiendo bien entre ellos, que vayan quedando todos bien incorporados. Hacemos lo mismo con la paste de vainilla.

- A velocidad baja añadimos la harina y la sal (previamente tamizados), poco a poco.

- Partimos la mezcla en dos mitades, y en una de ellas agregamos el licor de café. asegurándonos de que quede bien integrado en la masa.

- Ahora vertemos la mitad de la masa de vainilla, después toda la de licor de café y la mitad que nos queda de vainilla y removemos ligeramente con un cuchillo, haciendo remolinos.

- Horneamos durante 80-90 minutos, o como siempre, hasta que al insertar un palillo, este salga limpio, de hecho yo necesité unos cuantos minutos más para que quedara bien horneado.

- Retiramos del horno, dejamos reposar diez minutos en el molde, desmoldamos sobre una rejilla y dejamos que termine de enfriar.

  Del glaseado:

- Mientras, preparamos el glaseado agregando todos los ingredientes en el vaso de la batidora. veréis que hay variaciones en cuanto a cantidades de licor de café y de nata, yo siempre empiezo de menos a más, si os queda demasiado espeso siempre es fácil añadir un poco más de ingredientes húmedos y dependiendo del sabor deseado podéis tirar más del licor o de la nata. Todo depende del resultado que queráis obtener en cuanto a textura y sabor.

- Sólo nos queda rociar sobre el pastel cuando esté completamente frío.

- Yo para rematar he echado un poco de virutas de chocolate, pero como siempre, eso a vuestro gusto.



  No están siendo meses fáciles, y me gustaría poder escribiros una entrada en la que os contara que mi vida es perfecta y que va todo de maravilla, pero no es cierto, y sabéis que a mí lo del postureo pues me gusta, pero lo justo. A ver, no os voy a subir una foto llorando al Instagram, entre otras cosas porque eso sí lo ven mis hijos. Este rollo del blog me lo dejan a mí y soy consciente de que no lo leen demasiados allegados, así que eso me da ese cuartelillo que necesito para poder desfogar. No espero muchos comentarios, como siempre, es más fácil comentar la entrada de alguien que os cuenta que todo es super-mega-guay y yo no soy así. En fin, que yo os sigo mandando muchos besotes a esos que seguís leyendo regularmente este blog y me encuentro la semana que viene con vosotros esperando poder contar algo más esperanzador.

1 comentario:

  1. Hola! Sentimos mucho que estes pasando por todo eso, te mandamos mucho ánimo y esperamos que ese delicioso bundt te alegrara un poco el día! Besis

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...