jueves, 15 de marzo de 2012

White Chocolate Pannacotta

  Es curioso el concepto que a veces tenemos sobre nosotros mismos, si nos hacen una faena, nos sienta fatal, pero si nosotros hacemos la misma faena a otra persona, está justificado. Y es que lo estoy viendo más de lo que me gustaría últimamente.



















  A ver, en ambos casos, cuando la situación es la misma, pues estaría mal o estaría bien, pero en ambas situaciones. Pero todo depende de lo que me afecte a mí. Es decir, si lo que me ha hecho esta persona a mí no me viene bien, está muy mal hecho, pero si eso mismo se lo hago yo a otro porque ahora sí me conviene, está bien hecho.



 A mí me cuesta un poco entender cómo se pueden defender así mismos con esas justificaciones. Se critica de una manera muy gratuita a los demás, pero a mí que no me critiquen cuando hago lo mismo, porque encima: "Yo todo lo hago bien".
















  Hace pocos días me quedaba atónita cuando leía un comentario de Susana (La casita dulce de las flores) en el facebook, y más aún cuando leía la entrada de su hermana Mariló en su blog. Parece ser que como estamos en tiempos de crisis y la gente está viendo lo bien que les va, pues muchos han decidido que montar un negocio de las mismas características los va a sacar del bache, hasta ahí bien, cualquiera puede querer sacar un nuevo comercio para adelante.


  La cuestión aparece cuando van a su tienda o les mandan un correo pidiendo la lista de sus distribuidores, incluyendo los teléfonos, vamos, para no esforzarse ni un poquito. Y encima se indignan cuando les contestan que no  pueden revelar esas cosas, y lo mismo les dicen una bordería que las insultan, alucina.
















  Yo estoy segurísima que si esas personas tuvieran ya su tienda en marcha, y alguien viniera con la misma cara dura a preguntarles lo mismo, pondrían el grito en el cielo. Y es que, como os digo, lo que hacemos nosotros está bien hecho, pero pobre del que se atreva a hacernos lo mismo, porque voy a protestar, patalear, y despotricar a mi gusto.


  Siempre creemos estar en posesión de la verdad, y de vez en cuando no estaría de más que pensáramos un poco sobre nuestras acciones. Es como el tema de los plagios que ya os he comentado alguna vez, yo cojo la idea de quien sea, pero que nadie me la coja a mí, que me está copiando. Hay que ser, al menos, un poco coherente en la vida.
















  Y es que no hay nada como tener la conciencia tranquila, y no tener que andar justificándose ante los demás sobre por qué he hecho ésto o aquello de ésta u otra manera. Eso se nota corriendo, porque estas personas suelen tener la costumbre de hacer eso sin que nadie les pregunte, es sólo la necesidad de creerse lo que te están contando.
















 Vamos con la receta de hoy, el otro día sólo me apetecía hacer un postre sin más, estaba muy cansada, tanto física como mentalmente, y estaba aflorando una migrañita de las mías. Así que lo mandé todo a tomar viento y me fui a la cocina, a concentrarme en otra cosa que me hiciera olvidarlo todo, cogí el libro que me trajeron los Reyes de Lorraine Pascale y después de algunas dudas, la partida la ganó esta Pannacotta de chocolate blanco.

  Ingredientes:

* 4 hojas de gelatina.
* 300 cc. de nata doble.
* 250 gr. de queso mascarpone.
* Las semillas de una vaina de vainilla, podéis sustituir por un par de gotas de extracto de vainilla.
* 100 gr. de chocolate blanco cortado en trozos.
* Unos sprinkles y fresas (en la receta original no venían los sprinkles, y no eran fresas, sino frambuesas, pero ya sabéis que yo me adapto a lo que hay).
* 100 gr. de azúcar (no viene en la receta original, pero lo encontraba yo sosete, y con el azúcar quedó mucho más sabroso).

  También va acompañado con una especie de caramelo crujiente de jengibre, pero a mí no me apetecía nada, así que lo dejé tal cual.


  Preparación:

- Ponemos a remojo nuestras hojas de gelatina según las instrucciones del fabricante para que se hidraten.

- Agregamos la nata doble, el mascarpone y la vainilla en una cacerola y movemos para combinar bien.

- Calentamos la mezcla, y antes de que llegue a hervir lo retiramos del calor.

- Añadimos el chocolate y lo dejamos un par de minutos para que se derritan en la mezcla, mezclamos de nuevo, para que se ligue bien.

- Echamos las hojas de gelatina, bien escurridas. Mezclamos de nuevo con energía, para que todo quede bien integrado.

- Colaremos la mezcla para que no pueda quedar ningún resto más grande de la vainilla.

- Vertemos en los recipientes que tengamos preparados para tal uso y dejamos enfriar en el frigorífico al menos 2-3 horas.

- Yo ya una vez cuajado le añadí estos sprinkles y las fresitas que veis.
















  Ya os he preparado una pannacotta antes, y en esta ocasión, se me ocurrió que estaría bien darle una presentación completamente distinta a la anterior. Busqué estas copitas de  cocktail que tenía por ahí reservaditas y ala, aquí lo tenéis. No me podéis negar que es un postre bien fácil y con una buena presentación, con la que podéis ganaros al personal en un momento.

12 comentarios:

  1. Pero bueno es que la gente tiene un morro que se lo pisa!
    En fin...
    La pannacotta realmente buena y sí, mejor con el azúcar extra.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Debe estar deliciosa!!! Muy bonita la presentación en esas copas altas y las fresas!!!
    Besoss

    ResponderEliminar
  3. Me imagino que con esta pannacotta se te haya pasado el dolor de cabeza. Respecto a lo caradura de la gente los raros son los que respetan a los demás, cumplen su palabra y se benefician de su esfuerzo. Creo que de la crisis economica saldremos mejor que de la crisis de valores

    ResponderEliminar
  4. Bueno primero de nada la pannacotta tiene que estar de muerte además de ser preciosa, yo tengo un par en el blog, te recomiendo la de fresa quedo deliciosa.
    Por otro 100% contigo el trabajo hay que respetarlo y es de cajón que si a ti te leva meses crear algo no vas a darlo sin mas ni mas, de hecho me parece absurdo casi el preguntar pero valla.
    Oye Yolanda pasate por aquí http://dddulces.blogspot.com/p/club-de-las-brujitas-galleteras.html quizá te interese participar con nosotras ya que no te pilla muy lejo y con ese arte que tienes sería todo un placer.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  5. Tengo una ganas tremendas de hacer pannacotta, la tuya tiene una pinta estupenda. Besos

    ResponderEliminar
  6. La panacota tiene una pinta tremenda y de la gente y los no-valores mejor ni entro en el tema.... me quedo por tu cocina!

    besos

    ResponderEliminar
  7. Qué buena pinta!!! Y además en los vasos de martini queda la mar de bien presentado! :)

    ResponderEliminar
  8. Pero que buena, con lo que a mi me gustaaaa, quien tiviera ahora mismo una copita de estas, no dejaría nada de nada besos

    ResponderEliminar
  9. Acabo de descubrir tu blog, me he dado una vuelta por él, me gusta lo que publicas, con tu permiso me quedo de seguidor.
    Un saludo
    http://xoriguer48-lasrecetasdelabuelo.bl...

    ResponderEliminar
  10. qué bueno!!! y qué bonitas las fotos

    ResponderEliminar
  11. Que rica tiene que estar esta panacota, y muy bien presentadas. Un abrazp

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...