viernes, 9 de marzo de 2012

Melting Moments

  Después del pedazo de bundt del otro día pensé que sería mejor alternar con algo que no tuviera tanta molla, así que ojeando el libro de la Primrose me entraron estas galletas por los ojos, tanto, que no me quedó más remedio que prepararlas.
















  Son realmente sencillas y muy sabrosas, y el relleno le otorga un acabado inmejorable. A mis niños les encantaron ayer por la tarde y se dieron un buen lote, así que como ellos son los jueces más sinceros que existen, siempre os cuento si les han gustado o no.

  Los peques suelen ser los que nunca defraudan, y digo: "suelen ser", porque de todo hay por ahí suelto. De veras chicas, a veces flipo cuando me doy cuenta de cómo algunos niños pueden tener tanta maldad, entiendo que no es más que resultado directo de la educación que reciben en casa, sobre todo cuando conoces a los padres ves que las piezas encajan.












  Y cuando veo a los míos tan inocentones pues por un lado me da hasta coraje, porque los listillos a veces los meten en problemas por su falta de picardía. Por otro lado me alegro de que mantengan esa inocencia que sólo se puede tener a esos años, pero ya os digo, me indigna que los metan en líos.

  No es que mis hijos sean unos santos, que no lo son, sólo son niños, con sus defectos y virtudes, y nosotros, sus padres, los aceptamos y queremos, pero debemos ser conscientes de ello, e intentar por todos los medios que sus virtudes vayan a más y sus defectos a menos.

 
  Por desgracia esto no ocurre en todos los hogares, y hay madres que defenderán a sus hijos aunque sean unos verdaderos matoncillos a esos años. Otras siempre presumirán de que sus hijos son los más listos, y se ofenderán porque los hay que sacan mejores notas que los suyos. También están los mimados y consentidillos, y sus mamis serán de las que critican eso mismo en los demás.
















  Pero todo eso en el fondo no es más que falta de dedicación a los hijos. Que no os engañen con lo de pasar tiempo de calidad, la calidad no se puede concebir sin tiempo, si no que os lo digan a algunas de vosotras cuando le echáis horas a una tarta, podríais hacer algo igual de bueno dedicando la mitad de horas???? Pues si estamos hablando de un pastel, qué tiempo no necesita un hijo???


  Yo sólo os puedo decir que mi mejor inversión ha sido la reducción de jornada, estar ahí cada tarde aunque sea para que mis niños me cuenten la última payasada que ha hecho algún compi de clase, o para decirme la broma que ha gastado el profe, o cualquiera de esas cosas que ellos consideran de vital importancia. Entiendo que no siempre se puede, que cada casa tiene sus necesidades y no está el trabajo como para andarse con tonterías, pero el tiempo dedicado a los hijos es el mejor empleado.


  Pero si es haciendo las cosas lo mejor posible y un traspiés puede dar con todo al traste. No me quiero imaginar cuál será el futuro de esos niños de los que os hablo, qué será de sus vidas cuando no sean el gallito del corral? Pues les comerá el mundo, cuando al mundo hay que comérselo, como decía una canción  que he olvidado de quién era.
















  Y no hablo por hablar, recuerdo a muchos que estaban muy bien considerados en el colegio por las influencias de sus padres, incluso alguno por sus notas, y fue salir al mundo y venirse abajo. Los pies hay que tenerlos en el suelo, eso hace mucho bien, te enseña a superar  las frustraciones y los palos que siempre quedan por recibir, y a afrontar los problemas con valentía. Esa es la única manera de enfrentarse a la vida.



















 Ingredientes:

  Para las galletas:

* 200 grs. de mantequilla sin sal, suavizada.
* 190 grs. de azúcar glas, más un extra para espolvorear.
* 155 grs. de harina para repostería.
* 140 grs. de harina de maíz.
* 1/2 cucharadita de polvo para hornear.

  Para el relleno:

* 2 cucharadas de polvo para natillas.
* 100 grs. de mantequilla sin sal, a Tª ambiente.
* 150 grs. de azúcar glas, tamizada.
* 2-3 cucharaditas de agua.
















  Preparación:

- Pre- calentamos el horno a 180ºC y engrasamos las bandejas que vamos a necesitar para el horneado de las galletas.

- Para las galletas, tamizamos todos los ingredientes secos juntos en un bol.

- Añadimos la mantequilla y mezclamos bien con la batidora.

- Usando nuestras manos y dos cucharas, vamos dando forma a 24 bolitas pequeñas (como podéis ver, yo decidí hacerlas de dos tamaños).

- Colocamos las bolas en las bandejas de hornear dejando entre ellas una separación de unos 5 cm.

- Presionamos cada una de estas bolitas con un tenedor, hasta que casi doblen su tamaño.

- Y entonces hornearemos alrededro de 9 minutes, hasta que adquiera un marrón dorado clarito, como las podéis ver en la foto.

- Para el relleno, mezclaremos el polvo para natillas, la mantequilla y el azúcar glas en un bol, usando la batidora, y gradualmente le iremos añadiendo el agua, hasta alcanzar la consistencia deseada.

- Con una espátula untamos el relleno sobre la parte trasera de nuestras galletas, la unimos a otra, Y ya tenemos nuestras galletas montadas.

- Sólo nos queda espolvorearlas con azúcar glas y ya están listas.

















  Si las chicas de la Primrose las llaman "Melting Momens" (algo así como momentos para derretirse), pues debe ser por algo. Así que no dejéis de sacar un ratito para hacerlas en algún momento. Buen finde y besos para tod@s.

18 comentarios:

  1. Qué relleno más curioso, nunca lo había visto. Tienen que estar buenísimas. Me encanta que hayas hecho más grandecitas y pequeñas. Yo me pido una de las grandes! Besos

    ResponderEliminar
  2. Se ven riquisimas, un exito!. Te queria preguntar cual es ese polvo de natillas,donde la venden?como es? por favor! a ver si lo encuentro aqui en Miami. Bellas todas tus creciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mar, sólo se trata de los polvos que puedes encontrar en cualquier super para hacer natillas. Espero que te animes a hacerlas guapa. Besotes.

      Eliminar
  3. que bonitas, son a la vista parecidas a los macarons, no? besos

    ResponderEliminar
  4. muy rica receta !!! por cierto estoy de concurso te animas ??? besos

    ResponderEliminar
  5. Se ven deliciosas, intentaremos hacerlas, y sobre el comentario con el que empiezas esta entrada, estoy totalmente de acuerdo, los hijos requieren el máximo de tiempo y de calidad, para hacer de ellos personas buenas y de provecho.....saludos

    ResponderEliminar
  6. Las galletas tienen una pinta estupenda, y sobre lo otro estoy totalmente de acuerdo contigo, los niños son reflejo de lo que viven. Besos

    ResponderEliminar
  7. Me he cruzado con tu blog y con tu permiso, me quedo por aqui siguiéndote:)
    Pásate por mi blog cuando quieras: coeurdecuisine.blogspot.com
    Un saludo desde coeurdecuisine!

    ResponderEliminar
  8. Me han gustado mucho. El relleno me parece muy interesante.

    ResponderEliminar
  9. Qué pinta tienen y con ese relleno, me relamo sólo de pensar en quitarte una!!!
    Besoss

    ResponderEliminar
  10. Que ricos y tiernos se ven aparte de sanos...besos.

    ResponderEliminar
  11. Qué pinta, si se deshacen sólo con mirarlas. Y la crema me parece un complemento perfecto!!

    ResponderEliminar
  12. q buena receta!

    Ghetta
    lacocinadeile-nuestrasrecetas.blogspot.com

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...