viernes, 30 de marzo de 2012

Plum & Cinnamon Oat Cupcakes (Reto semanal de la magdalena: S-40)

  Pues ya se acerca la Semana Santa, y me pareció que ya llegaba un buen momento para comenzar con decoraciones de Pascua, así que he aprovechado el reto semanal de la magdalena para presentaros estos cupcakes, que le tenía yo ganas a estos moldes de bombones, y me parecieron los propios para realizar los adornos.
















  Ya sé, ya sé,..., no son dulces típicos de nuestra Semana Santa, pero ya me conocéis y no es que desprecie ni mucho menos nuestras torrijas, o los pestiños, o las monas de Pascua, me parecen buenísimos. Sin embargo a mí me pueden estos pastelitos, y sólo ese aspecto tan alegre y colorido me hace el día más agradable, sin ni siquiera tener la necesidad de probarlos, únicamente mirándolos me siento más optimista y animada.

















  Y es que sin querer, las que somos aficionadas a la cocina recibimos vibraciones de lo que cocinamos. Da igual lo cansada o triste que pueda estar, pero por ejemplo cuando preparo las tartas de cumple de los peques, no sé..., me voy reconfortando yo sola mientras horneo, diseño, modelo, decoro,..., imagino la cara de mis peques conforme voy avanzando y viendo el resultado, y ese entusiasmo y alegría se va apoderando de mí, hasta que por fin la historia de la tarta y los personajes están listos, y siento la misma ilusión que podía experimentar cuando era pequeña y esperaba yo el regalo de mi cumpleaños.


  En otras ocasiones, en cambio, somos nosotros quienes transmitimos lo que sentimos a través de nuestras recetas, y no sólo me refiero al aspecto, al menos a mí se me antoja que cuando pruebo uno de mis dulces percibo mis propios sentimientos. Aunque claro, la apariencia del plato es lo más evidente, por eso no pude evitar emocionarme cuando leí tantas impresiones y comentarios con el Rose Velvet Cake que preparé para nuestro aniversario, tuve la sensación de que percibisteis lo que quise transmitir con ella a la perfección.
















  Habrá alguien a quien le guste la cocina y no adore el libro o la película "Como agua para chocolate"???  No me digáis que no es un relato maravilloso, es increíble cómo la autora utiliza la gastronomía mejicana como metáfora de los sentimientos de la protagonista. Sí, sería un poco exagerado pensar que nuestras recetas pudieran provocar semejantes reacciones, pero al fin y al cabo también enriquecen la vida de las personas que nos rodean.
















  Eso es importante, pensar en que lo que hacemos influye en la vida de los demás, hasta los guisos y los pucheros de diario, yo disfruto una barbaridad cuando mis niños me dicen que mi comida está riquísima, o cuando me piden tal o cual plato que les encanta.


  También es inevitable cuando piensas en las personas, seguro que todos recordáis lo buenas que hacía la abuela las torrijas, o lo ricas que le salían a la tía las papas a lo pobre,..., a que os pasa??? Cualquiera que ame la cocina ha intentado emular a algún familiar que preparaba ésto o aquello de una u otra manera, y cuando se consigue el resultado que buscas te vienen multitud de recuerdos, casi siempre de momentos felices que añoras.
















  Ingredientes:

* 140 gr. de harina blanca.
* Una cucharada de levadura en polvo.
* 140 gr. de copos de avena (yo utilicé una que viene con canela y le da un toque estupendo).
* 115 gr. de azúcar moreno.
* 150 gr. de ciruelas pasas sin hueso troceadas.
* 2 huevos medianos.
* 250 cc. de suero de mantequilla.
* 6 cucharadas de aceite de girasol.
* Una cucharadita de extracto de vainilla.
















  Preparación:

- Precalentamos el horno a 200ºC y preparamos nuestro molde con las cápsulas.

- En un bol tamizamos la harina y la levadura en polvo. Después incorporamos el azúcar, la avena y las ciruelas.

- En otro bol batimos ligeramente los huevos, y a continuación agregamos el suero de mantequilla, el aceite y el extracto de vainilla.

- Hacemos un hueco en el centro de los ingredientes secos y vertemos los líquidos batidos. Mezclando un poco para que queden ligados, pero sin trabajar demasiado la masa.

- Repartimos la masa entre los moldes y horneamos alrededor de 20 minutos.

- Dejamos que enfríen durante unos 5 minutos en el molde, y, o bien las servimos calientes, o las colocamos sobre una rejilla para que se terminen de enfriar.
















  Las magdalenas han quedado deliciosas, el frosting esta vez consiste en nata montada con chocolate blanco, me hubiera gustado que quedara más montada, pero el jueves mi batidora decidió unirse a la huelga, así que tendrá que visitar el servicio técnico. Los conejitos y los huevos están hechos con un molde de Pascua y chocolate de colores. Pues espero que os guste y feliz fin de semana para todos.

6 comentarios:

  1. Me encanta esos cupcakes decorados, pero me gusta tambien el libro Como agua para Chocolate!!

    Besos, Lizy

    La Casita de las Galletas
    http://casitadelasgalletas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Me parecen fantásticas! son muy lindas Besos

    ResponderEliminar
  3. que ricos, y muy muy de Pascua. según nombras los dulces típicos de esta época del año, me va dando más y más hambre :)
    besos y feliz finde!

    ResponderEliminar
  4. Te han quedado muy lindos y propios de este tiempo, muy simpaticos,saludos de el blog pomporones

    ResponderEliminar
  5. Huishh chica te querrás creer q adoro el libro de como agua para chocolate de Laura Esquivel,!!! Esa parte en la preparan la tatta de la boda llorando de pena y todos al comerla se ponian malos! de la pena con ka q ella habia estado cocinando el pastel!, como me gustó la pasion con la que ella cocina,y más pq es en Méjico y yo soy mitad mejicana,q mi padre es de Chihuahua y muchas de las recetas yo las conozco y he cocinado alguna vez,
    Y luego tengo la otra mitad sevillana q mi madre es de Sevilla(y yo nací alli) y también tengo un buen recetario d mi abuela empezando por unas deliciosas torrijas de vino blanco bañadas en miel!!! Y sobretodo mi parte catalana pq aqyi me he criado y aqui he formado mi familia y no se q haría sin mi gastronomía catalana,y ademas casada con un lleideta tamb me he aficionado a cocinar sus "cargols a la llauna",y sus "cocas de escalivada,"y su bueniiiisima crema catalana con el Sucre cremat con mi mini soplete q adoro!!
    Asi q amo la cocina con todas sus facetas,dolo me faltó haber nacido en una cocina como la protagonista del libro!!
    Un abrazo y felicidades por tus recetas

    ResponderEliminar
  6. ¡Me encanta la avena!
    Este fin de semana largo voy a prepararlas y seguro, seguro que me enamoran.
    Por cierto ¿dónde compras la avena con canela?
    La decoración de Pascua me parece preciosa y es que a mi me valen todas las tradiciones, las nuestras y las adoptadas, la cuestión es tener una excusa para cocinar.
    Un beso

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...